Ga­ran­ti­zar el cre­ci­mien­to exi­ge un pac­to na­cio­nal pa­ra la in­no­va­ción

Uno de los pro­ble­mas de Es­pa­ña no só­lo es la in­su­fi­cien­cia de la in­ver­sión pú­bli­ca en I+D+i, sino tam­bién la po­ca in­ver­sión pri­va­da res­pec­to del to­tal

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - En­ric Tin­to­ré

La ne­ce­si­dad de un pac­to na­cio­nal pa­ra la in­no­va­ción se vis­lum­bra co­mo una al­ter­na­ti­va de­ci­si­va pa­ra ga­ran­ti­zar el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Tras lar­gos años de com­pe­tir con pre­cios ba­jos ha lle­ga­do el mo­men­to­en­que­de­beha­cer­lo con un ma­yor va­lor aña­di­do en los pro­duc­tos y ser­vi­cios que ge­ne­ra. Ello exi­ge in­ver­tir más en in­no­va­ción, tan­to des­de del sec­tor pú­bli­co co­mo des­de las em­pre­sas, pa­ra trans­for­mar el ac­tual mo­de­lo pro­duc­ti­vo. Es­ta es una de las apor­ta­cio­nes que han sur­gi­do en los En­cuen­tros en La Van­guar­dia so­bre la in­no­va­ción em­pre­sa­rial ce­le­bra­dos es­ta se­ma­na en Barcelona.

Los par­ti­ci­pan­tes en los En­cuen­tros enLaVan­guar­diahan­si­doCar­los Bue­sa, CEO de Ory­zon Ge­no­mics; Joa­quín Se­rra, Se­nior VP Na­tu­ra Bis­sé y em­ba­ja­dor en Es­pa­ña de la Sin­gu­la­rity Uni­versty; Aleix Valls, Di­rec­tor de Mo­bi­le World Ca­pi­tal; Mar­cos Urar­te, Ma­na­ger Di­rec­tor­dePha­ros­yDa­vi­dUr­bano, Di­rec­tor de ima­gi­nBank, jun­to con Ale­jan­dro Mar­tí­nez Bo­rrell, Pre­si­den­te de Grant Thorn­ton y Pe­re Guar­dio­la, Di­rec­tor Ge­ne­ral Co­mer­cial­deG­ru­poGo­dó, queha­nac­tua­do de an­fi­trio­nes de es­tos En­cuen­tros.

Ale­jan­dro Mar­tí­nez Bo­rrell afir­ma que fal­ta una ho­ja de ru­ta con- sen­sua­da pa­ra cen­trar y afian­zar el de­ba­te de la in­no­va­ción en Es­pa­ña. Se­ña­la que uno de los pro­ble­mas de Es­pa­ña­no­só­loes­lain­su­fi­cien­cia­de la in­ver­sión pú­bli­ca en I+D+i sino tam­bién la po­ca in­ver­sión pri­va­da res­pec­to del to­tal, muy in­fe­rior a la de paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Reino Uni­do y Fran­cia. En es­te sen­ti­do cree que las de­duc­cio­nes e in­cen­ti­vos fis­ca­les po­drían es­ti­mu­lar a las em­pre­sas a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de in­no­va­ción re­du­cien­do su cos­te. Des­ta­ca que­los re­cor­tes efec­tua­dos du­ran­te la cri­sis tie­nen un cla­ro efec­to ne­ga­ti­vo en la ca­pa­ci­dad del país pa­ra cons­truir un­nue­vo­mo­de­lo eco­nó­mi­co ba­sa­do en la in­no­va­ción co­mo ge­ne­ra­dor de va­lor aña-

Apues­ta es­tra­té­gi­ca

Sin in­no­va­ción Es­pa­ña pue­de su­frir un re­tro­ce­so eco­nó­mi­co y so­cial del que cos­ta­ría mu­cho re­cu­pe­rar­se, co­mo ya ha su­ce­di­do en

otros paí­ses

Fal­ta un mo­de­lo efi­caz pa­ra tra­du­cir el al­to ni­vel cien­tí­fi­co en em­pre­sas de éxi­to

Hay un gran ca­pi­tal hu­mano muy po­co apro­ve­cha­do y con gran po­ten­cial de desa­rro­llo

Cam­biar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es cla­ve pa­ra que en­se­ñe en cla­ve de fu­tu­ro y no de pa­sa­do

di­do. “De en­tra­da –aña­de– es fun­da­men­tal cum­plir con los ob­je­ti­vos de la Unión Eu­ro­pea de des­ti­nar el 2% del PIB a I+D+i, ya que es­ta­mos muy le­jos de lo­grar­lo”.

“Des­de Grant Thorn­ton –afir­ma– con­si­de­ra­mos que el fu­tu­ro pa­sa por in­ver­tir en sec­to­res pro­duc­ti­vos con al­to va­lor in­no­va­dor, pa­ra lo cual es ne­ce­sa­rio una só­li­da y de­ci­di­da apues­ta por la I+D+i, la eco­no­mía di­gi­tal, las nue­vas tec­no­lo­gías y el co­rrec­to desa­rro­llo de las tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción en su con­jun­to. Asi­mis­mo cree­mos que el pro­ce­so de in­no­va­ción tam­bién de­be in­no­var en sí mis­mo. La in­no­va­ción ya­no­pue­de­só­lo­pro­du­cir­se en nú­cleos ce­rra­dos co­mo la­bo­ra­to­rios, uni­ver­si­da­des, em­pre­sas y paí­ses por se­pa­ra­do, sino que de­be pa­sar a pro­du­cir­se en re­des abier­tas.. Al igual que el co­no­ci­mien­to ha tras­pa­sa­do fron­te­ras gra­cias a las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, lo mis­mo de­be ocu­rrir con la in­no­va­ción. Por esa ra­zón, es im­por­tan­te que el eco­sis­te­ma de in­no­va­ción en Es­pa­ña tam­bién sea trans­ver­sal, que po­ten­cie las re­des de co­la­bo­ra­ción en­tre uni­ver­si­da­des y em­pre­sas y que, asi­mis­mo, dis­tin­tos gru­pos de in­ves­ti­ga­ción co­la­bo­ren en­tre sí, a tra­vés de re­des de in­ves­ti­ga­ción he­te­ro­gé­neas”.

Car­los Bue­sa, CEO de Ory­zon Ge­no­mics, in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca de van­guar­dia, fun­da­da por él mis­mo ha­ce quin­ce años, afir­ma que es im­por­tan­te que en Es­pa­ña los po­lí­ti­cos in­terio­ri­cen la im­por­tan­cia de la in­no­va­ción y sean real­men­te proac­ti­vos, co­mo su­ce­de en los paí­ses más des­ta­ca­dos de Eu­ro­pa. “Es evi­den­te –se­ña­la– que sin in­no­va­ción Es­pa­ña pue­de su­frir un re­tro­ce­so eco­nó­mi­co y so­cial del que cos­ta­ría mu­cho re­cu­pe­rar­se, co­mo ya ha su­ce­di­do a otros paí­ses”.

Con­si­de­ra, de acuer­do con Ale­jan­dro Mar­tí­nez Bo­rrell, que se ha­ce ne­ce­sa­rio un pac­to na­cio­nal pa­ra la in­no­va­ción, que sea trans­ver­sal, de­fi­na ob­je­ti­vos, ten­ga su tra­duc­ción en los pre­su­pues­tos pú­bli­cos y que, ade­más, es­té blin­da­do pa­ra ase­gu­rar su con­ti­nui­dad al mar­gen de lo que su­ce­da, con ob­je­to de que no­se­vuel­vaa­re­pe­ti­rel­de­te­rio­ro­de la I+D+i que se ha pro­du­ci­do en Es­pa­ña en los úl­ti­mos años. “En es­te país –afir­ma– te­ne­mos un gran ca­pi­tal hu­mano, que es­tá in­fra­uti­li­za­do, y que su­po­ne un gran po­ten­cial de desa­rro­llo”.

Joa­quí­nSe­rra, des­de­laSin­gu­la­rity Uni­ver­sity, afir­ma que el con­jun­to del país de­be po­ner­se a pen­sar a vein­te años vis­ta y ana­li­zar dón­de que­re­mos es­tar en­ton­ces. “Hay­que ver –se­ña­la– en que so­mos bue­nos, en que po­de­mos evo­lu­cio­nar y en­fo­car­se a par­tir de ahí en ob­je­ti­vos cla­ros y nue­vos mo­de­los, con una vi­sión es­tra­té­gi­ca. Mar­cos Urar­te di­ce, al res­pec­to, que nos fal­ta un pro­yec­to de país e iden­ti­fi­car los sec­to­res en los que que­ra­mos ser fuer­tes. Chi­na, por ejem­plo, ya lo ha he­cho y se ha fi­ja­do el ob­je­ti­vo de ser lí­der en in­no­va­ción mun­dial en ocho sec­to­res.

Aleix Valls no es tan par­ti­da­rio de es­ta­ble­cer un gran pac­to pa­ra la in­no­va­ción co­mo de ir por la vía di­rec­ta y po­ner en mar­cha pro­yec­tos trac­to­res, allí dón­de fa­lla el mer­ca­do, que im­pul­sen tec­no­lo­gías fun­da­men­ta­les pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad y la in­no­va­ción.

“En Es­pa­ña –afir­ma– so­mos bue­nos con­si­guien­do di­ne­ro pa­ra trans­for­mar­lo en co­no­ci­mien­to. Lo de­mues­tra el he­cho de que la ca­li­dad cien­tí­fi­ca que hay en Es­pa­ña es ex­cep­cio­nal. Pe­ro, en cam­bio, no so­mos tan bue­nos en trans­for­mar ese co­no­ci­mien­to en di­ne­ro y con­ver­tir­lo enéxi­to­sem­pre­sa­ria­les. No te­ne­mos un mo­de­lo sis­te­ma­ti­za­do que ha­ga de es­to un pro­ce­so na­tu­ral”. Joa­quin Se­rra coin­ci­de en des­ta­car que la cla­ve de la in­no­va­ción es­tá en pa­sar de la idea al cash-flow.

Mar­cos Urar­te se­ña­la que el mo­de­lo de­ne­go­cio­tra­di­cio­nal de­be­se­guir man­te­nién­do­se mien­tras, en pa­ra­le­lo, se crean los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio di­gi­ta­les. “Es­te es un pro­ce­so que siem­pre crea con­flic­to y la cla­ve es­tá en sa­ber ges­tio­nar bien la dua­li­dad”, di­ce. Al res­pec­to Joa­quín Se­rra se­ña­la que, da­do el ac­tual es­ce­na­rio de trans­for­ma­ción ace­le­ra­da, jun­to al CEO tra­di­cio­nal se ne­ce­si­ta el CEO dis­rup­ti­vo, ca­paz de ver y pre­de­cir qué nue­vos mo­de­los de ne­go­cio pue­den sur­gir ycuá­les­va­naa­fec­ta­ra­la­pro­piaem­pre­sa. “Hay que pen­sar –di­ce– que las nue­vas­tec­no­lo­gías ofre­cen múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des de nue­vos ne­go­cios. Si tie­nes li­de­raz­go y vi­sión, lle­ga el di­ne­ro y el ta­len­to”.

La trans­for­ma­ción di­gi­tal, cla­ve pa­ra in­no­var

Ale­jan­dro Mar­tí­nez Bo­rrell ci­ta que, se­gún una encuesta rea­li­za­da por Grant Thorn­ton en­tre 2.500 em­pre­sas en 36 paí­ses, cua­tro­cien­tas de ellas en Es­pa­ña, el 95% de em­pre­sas es­pa­ño­las con­si­de­ra la re­vo­lu­ción di­gi­tal co­mo una opor­tu­ni­dad y no co­mo una ame­na­za. “Es­ta vi­sión –di­ce– es la más po­si­ti­va en­tre las gran­des eco­no­mías de la eu­ro­zo­na. Pe­ro, pe­se a ello, el 70% no ve la tec­no­lo­gía co­mo una ra­zón pa­ra in­no­var, sino que con­si­de­ran que su gran ven­ta­ja es la me­jo­ra de la efi­cien­cia y la re­duc­ción de cos­tes”.

“Des­de Grant Thorn­ton, sin em­bar­go, de­tec­ta­mos que las em­pre­sas tie­nen un al­to gra­do de ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción de pro­duc­tos, ya sea pa­ra lan­zar nue­vos, pa­ra re­po­si- cio­nar los exis­ten­tes o re­di­se­ñar­los –aña­de–. Pe­ro pen­sa­mos que tam­bién tie­nen una gran opor­tu­ni­dad en la in­no­va­ción de sus pro­ce­sos y en la trans­for­ma­ción de sus pro­pias ope­ra­cio­nes gra­cias a la irrup­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías. Ca­da vez más em­pre­sas nos pi­den ayu­da pa­ra me­jo­rar sus plan­tea­mien­tos es­tra­té­gi­cos y pa­ra la op­ti­mi­za­ción de sus pro­ce­sos de ne­go­cio. En es­te sen­ti­do no só­lo es im­por­tan­te for­mu­lar es­tra­te­gias, sino crear un mo­de­lo de in­no­va­ción que afec­te a to­da la or­ga­ni­za­ción, que sea un pro­ce­so con­ti­nuo: una me­to­do­lo­gía que cree co­no­ci­mien­to, apro­ve­che nue­vas tec­no­lo­gías o ge­ne­re más opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio”.

Aleix Valls apun­ta que la trans­for­ma­ción di­gi­tal y la in­no­va­ción van de la mano pe­ro ofre­cen opor­tu­ni­da­des dis­tin­tas. Hay­queen­ten­der bien los nue­vos pa­ra­dig­mas. Si lo di­gi­tal no im­pac­ta en la cuen­ta de re­sul­ta­dos no es trans­for­ma­ción sino que es pi­ro­tec­nia. Por ello hay que tra­ba­jar lo di­gi­tal con una vi­sión es­tra­té­gi­ca de la ca­de­na de va­lor. Ycuan­dou­na­ca­de­na­de­va­lor­se di­gi­ta­li­za bas­tan­te apa­re­cen nue­vos mo­de­los de ne­go­cio que cues­tio­nan los an­ti­guos. Pe­ro, en cual­quier ca­so, si no se ha­ce la apues­ta di­gi­tal se pue­de per­der com­pe­ti­ti­vi­dad , que­dar fue­ra del mer­ca­do y sin la ca­pa­ci­dad de in­no­var”. Ex­pli­ca tam­bién que hay que te­ner pre­sen­te que lo di­gi­tal ge­ne­ra da­tos. “En es­te sen­ti­do –afir­ma– los da­tos del usua­rio o del clien­te son los que pro­por­cio­nan la in­for­ma­ción bá­si­ca pa­ra po­der in­no­var con éxi­to”.

Da­vid Ur­ba­noa­fir­ma que la in­no­va­ción de­be ser im­pul­sa­da des­de to­dos­lo­sám­bi­tos de­laem­pre­sa, co­mo su­ce­de en Cai­xaBank. “Ser in­no­va­dor –di­ce– exi­ge ser un po­co trans­gre­sor y dis­rup­ti­vo pa­ra po­der ofre­cer co­sas di­fe­ren­tes que apor­ten va­lor y no­ve­dad a los clien­tes. Hay que acep­tar el ries­go de equi­vo­car­se. Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, lo im­por­tan­te es po­der ade­lan­tar­se a la com­pe­ten­cia”.

Da­vid Ur­bano ex­pli­ca que Cai­xaBank se ha con­so­li­da­do co­mo lí­der en la ban­ca mó­vil, con la ter­ce­ra par­te del mer­ca­do, con in­no­va­cio­nes des­ta­ca­das co­mo ima­gi­nBank. “En es­te ca­so –afir­ma– la tec­no­lo­gía ha si­do fun­da­men­tal pa­ra po­der in­no­var pe­ro te­ner en cuen­ta la ex­pe­rien­cia del usua­rio re­sul­ta bá­si­co pa­ra te­ner éxi­to”.

To­dos los par­ti­ci­pan­tes coin­ci­den con Ale­jan­dro Mar­tí­nez Bo­rell, asi­mis­mo, en que la in­no­va­ción de­be in­car­di­nar­se en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. “Lo­que­seen­se­ña de­be es­tar en cla­ve de fu­tu­ro y no de pa­sa­do” di­ce. La opi­nión ge­ne­ra­li­za­da es que, pa­ra ello, es ne­ce­sa­ria una for­ma­ción bá­si­ca bien es­truc­tu­ra­da, que for­me en com­pe­ten­cias, en nue­vas tec­no­lo­gías y en ca­pa­ci­dad de apren­der y de ana­li­zar, de ma­ne­ra que­los jó­ve­nes pue­da­nes­tar pre­pa­ra­dos pa­ra asi­mi­lar un rit­mo de nue­vos co­no­ci­mien­tos que cam­bia de­for­ma­muy­rá­pi­da. Mar­co­sU­rar­te la­men­ta que el mo­de­lo edu­ca­ti­vo ac­tual es­té orien­ta­do ha­cia la me­dio­cri­dad en lu­gar de apos­tar por la ex­ce­len­cia.

To­dos coin­ci­den tam­bién en que hay po­ca in­no­va­ción pri­va­da por­que­la di­men­sión de­las em­pre­sas es pe­que­ña y ca­re­cen de me­dios pa­ra in­no­var. “En la me­di­da que las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas crez­can –afir­ma Car­los Bue­sa– la in­no­va­ción em­pre­sa­rial des­pe­ga­rá”.

ANA JI­MÉ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.