Un mun­do sin efec­ti­vo don­de los pa­gos se ha­rán con el móvil

Los bi­lle­tes irán dis­mi­nu­yen­do en el pa­go de las com­pras en fa­vor de me­dios elec­tró­ni­cos o di­gi­ta­les co­mo mo­ne­das vir­tua­les y apli­ca­cio­nes

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - Ma­riano Guin­dal

Tar­da­rá aún al­gún tiem­po, pe­ro no hay du­da de que nos di­ri­gi­mos hacia aun mun­do en el que los bi­lle­tes y las mo­ne­das des­apa­re­ce­rán. El di­ne­ro se­rá un me­ro apun­te con­ta­ble, que se rea­li­za­rá a tra­vés de in­ter­net y me­dian­te un móvil in­te­li­gen­te. Pa­ra los ex­per­tos reuni­dos por La Van­guar­dia en Diá­lo­gos de fu tu roKPMG/ Ban­coS abad el les te cam­bio tec­no­ló­gi­co tie­ne más ven­ta­jas que in­con­ve­nien­tes y por eso los go­bier­nos de to­do el mun­do lo es­tán im­pul­san­do. El ob­je­ti­vo es el control del di­ne­ro ne­gro ydel blan­queo de ca­pi­ta­les pa­ra lu­char con­tra la co­rrup­ción. Ade­más, los re­gu­la­do­res quie­ren introducir ma­yor com­pe­ten­cia en­los sis­te­mas de pa­go pa­ra aba­ra­tar sus cos­tes. In­clu­so, la des­apa­ri­ción del di­ne­ro fí­si­co su­po­ne una medida sa­ni­ta­ria de pri­mer or­den, pues se es­ti­ma que en un bi­lle­te se pue­den en­con­trar has­ta 3.000 vi­rus.

Pe­ro co­mo afir­ma el director de ban­ca de par­ti­cu­la­res de Ban­co Sa­ba­dell, Al­bert Fi­gue­ras, na­da es gra­tis. “Es más se­gu­ro y có­mo­do el di­ne­ro di­gi­tal que el di­ne­ro en pa­pel, con lo que las ven­ta­jas del pri­me­ro son tan ele­va­das que aca­ba­rán im­po­nién­do­se de for­ma gra­dual”. En su opi­nión, con­vi­vi­rán du­ran­te un tiem­po los mé­to­dos tra­di­cio­na­les de pa­go con los mé­to­dos nue­vos.

El debate que se plan­tea es cuál se­rá el sis­te­ma de­pa­go­quea­ca­ba­rá im­po­nién­do­se. De mo­men­to, exis­te un gran con­sen­so en que el móvil in­te­li­gen­te po­dría ser la prin­ci­pal he­rra­mien­ta que aca­ba­rá sus­ti­tu­yen­do al di­ne­ro plás­ti­co. Pe­ro se tra­ta só­lo del prin­ci­pio de esta re­vo­lu­ción, da­do que ya se pue­den rea­li­zar pa­gos a tra­vés las re­des sociales, me­dian­te bi­lle­te­ras elec­tró­ni­cas oa­tra­vés de sis­te­mas de pa­go virtual co­moPay­pal. Sin ol­vi­dar las crip­to­mo­ne­das di­gi­ta­les co­mo bit­coin. To­das es­tas op­cio­nes son dis­rup­ti­vas y su­po­nen una ame­na­za pa­ra el sis­te­ma de pa­gos tra­di­cio- nal co­mo la ban­ca o las tar­je­tas de cré­di­to. Esta es la ra­zón por la que las vie­jas for­mas de pa­go no se han que­da­do in­mó­vi­les y han ido evo­lu­cio­nan­do.

Co­mo afir­ma, Ber­trand Sa­va, Ma­na­ging Director Sout­hern Eu­ro­pe de Vi­sa, “nos he­mos con­ver­ti­do en una fin­tech”. Con­trac­ción de las pa­la­bras in­gle­sas fi­nan­ce y tech­no­logy con la que se de­fi­ne una actividad en la cual las em­pre­sas uti­li­zan las tec­no­lo­gías de la información y la co­mu­ni­ca­ción pa­ra crear y ofre­cer ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de for­ma más efi­caz.

Los ban­cos es­tán ex­plo­ran­do el mis­mo ca­mino. Se es­tán con­vir­tien­do en par­te del proceso del cam­bio tec­no­ló­gi­co y se mues­tran dis­pues­tos a com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes con Goo­gle, Ap­ple o Fa­ce­book. No les que­da más re­me­dio. To­dos los par­ti­ci­pan­tes en el debate coin­ci­die­ron en que pa­ra

Pa­gos con tar­je­ta Un 18% del con­su­mo de los ho­ga­res en Es­pa­ña se paga con tar­je­ta. Es­to es tres ve­ces me­nos de lo que su­ce­de en Reino Uni­do,

Fran­cia o Sue­cia

so­bre­vi­vir a es­te cam­bio es fun­da­men­tal que los sis­te­mas tra­di­cio­na­les de pa­go se alíen de una for­ma u otra con las Fin­tech.

Esta es la idea fuerza de­fen­di­da por Carlos Cua­tre­ca­sas, director de Estrategia del sec­tor fi­nan­cie­ro de KPMG, “las re­glas de jue­go han cam­bia­do y la ban­ca tra­di­cio­nal tie­ne que evo­lu­cio­nar hacia el nue­vo mo­de­lo. Los ban­cos son las ins­ti­tu­cio­nes que más con­fian­za pro­por­cio­nan a sus clien­tes y és­te es su va­lor. Por tan­to, tienen que cam­biar su estrategia di­ri­gién­do­se hacia una ex­pe­rien­cia de clien­tes y aban­do­nan­do la idea de que son una fá­bri­ca de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros. Pa­ra con­se­guir­lo no les que­da más re­me­dio que tra­ba­jar jun­to a los Fin­tech, que son los que pue­den pro­por­cio­nar la agi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra adap­tar­se al cam­bio”. Tal co­mo ex­pli­ca Cua­tre­ca­sas, se tra­ta só­lo de la pun­ta del ice­berg por­que la re­gu­la­ción que nos im­pon­drá Eu­ro­pa va a ha­cer que la com­pe­ten­cia en los me­dios de pa­go sea ca­da vez ma­yor.

Pa­ra Án­gel Ni­go­rra, director ge­ne­ral de Bi­zum, que es una so­lu­ción pa­ra móvil que­per­mi­te ya hoy ha­cer pa­gos y co­bros in­me­dia­tos en­tre par­ti­cu­la­res des­de las apli­ca­cio­nes ban­ca­rias, “exis­te un am­plio con­sen­so en que el móvil in­te­li­gen­te se­rá el cen­tro de los me­dios de pa­go en un fu­tu­ro pró­xi­mo, y de ahí la orien­ta­ción de Bi­zum”. En­su opi­nión, los clien­tes asis­ten a un ver­da­de­ro “boom” de nue­vas ten­den­cias que van des­de la so­fis­ti­ca­ción de las tar­je­tas has­ta las pla­ta­for­mas sociales. “To­do ello crea una cier­ta con­fu­sión que no re­sul­ta­rá fá­cil de re­sol­ver a cor­to pla­zo. Se irá des­pe­jan­do, pe­ro no­que­da­rá un úni­co sis­te­ma de pa­go. La tecnología per­mi­te que ca­da clien­te pue­da usar en ca­da mo­men­to aquél que se adap­te me­jor a sus ne­ce­si­da­des”.

Ni­go­rra po­ne es­pe­cial énfasis en se­ña­lar que los sis­te­mas tra­di­cio­na­les de pa­go con­vi­vi­rán du­ran­te mu­chos años con los nue­vos mo­de­los. “Así lo de­mues­tra la ex­pe­rien­cia. Han pa­sa­do 70 años des­de que se in­ven­ta­ron las tar­je­tas de pa­go y és­tas han con­vi­vi­do con el efec­ti­vo”.

En es­te sen­ti­do, Jo­nat­han Ha­yes, pre­si­den­te y fun­da­dor de Di­nu­be, una so­lu­ción que per­mi­te rea­li­zar pa­gos in­me­dia­tos en tiendas fí­si­cas a tra­vés del smartp­ho­ne vin­cu­la­do con el pro­pio ban­co sin te­ner que sa­car la car­te­ra, sus­ti­tu­yen­do así el di­ne­ro de plás­ti­co a la hora de pa­gar, con­si­de­ra que “los eu­ros no van a des­apa­re­cer nun­ca, por­que po­lí­ti­ca­men­te no se va a per­mi­tir que se pier­da la so­be­ra­nía del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), pe­ro el eu­ro sí se po­dría di­gi­ta­li­zar. La re­gu­la­ción de los ser­vi­cios de pa­go per­mi­ti­rá que con­vi­van lo vie­jo y lo nue­vo. Pe­ro una co­sa te­ne­mos que te­ner cla­ra y es que las en­ti­da­des que no se ha­yan con­ver­ti­do en una plataforma tec­no­ló­gi­ca en unos años es­ta­rán muer­tas ”. Di­nu­be fue en el 2014 el pri­mer sis­te­ma de pa­go com­ple­ta­men­te di­gi­tal. Nues­tra ex­pe­rien­cia con los ban­cos nos lle­vó a la con­clu­sión que­las en­ti­da­des de cré­di­to son co­mo un ser mi­to­ló­gi­co con dos ca­be­zas. Por una par­te, la di­vi­sión de emi­sión yad­qui­ren­cia de­las tar­je­tas de cré­di­to y por otra, los que tra­ba­jan im­plan­tan­do el nue­vo sis­te­ma de pa­go in­me­dia­to des­de la cuen­ta ban­ca­ria en lí­nea con la nue­va di­rec­ti­va eu­ro­pea de pa­gos. Nues­tra pro­pues­ta es que ambos aca­ben con­ver­gien­do pa­ra po­nér­se­lo más fá­cil al consumidor a tra­vés de una plataforma ba­sa­da en la cuen­ta.

Ber­trand Sa­va ar­gu­men­ta que una em­pre­sa co­mo Vi­sa ya ha ini­cia­do su trans­for­ma­ción pa­san­do del di­ne­ro de plás­ti­co a la tecnología. “De esta ma­ne­ra nos he­mos con­ver­ti­do en par­te del proceso de trans­for­ma­ción de un sec­tor ca­da vez más­glo­bal. No­so­tros co­la­bo­ra­mos con to­do aquel que quie­ra es­tar con­no­so­tros y sea unac­tor enel sec­tor. So­mos una em­pre­sa glo­bal con más 3.000 mi­llo­nes de usuarios que tienen tar­je­ta Vi­sa. Más­de 44 mi­llo­nes de co­mer­cios acep­tan nues­tra tar­je­ta y cla­ra­men­te he­mos apos­ta­do por el pa­go sin con­tac­to ( con­tactless), que con­si­de­ra­mos el pri­mer pa­so pa­ra el pa­go a tra­vés del móvil, en el que tam­bién es­ta­mos pre­sen­tes. Lo fun­da­men­tal es que el ciu­da­dano ten­ga con­fian­za en el sis­te­ma de pa­go que va a uti­li­zar, por­que se­rá él quien eli­ja lo que más le con­ven­ce”. En es­te sen­ti­do re­cor­dó que Es­pa­ña es un país don­de exis­ten enor­mes re­ti­cen­cias, ya que so­lo un 18% del con­su­mo de los ho­ga­res en Es­pa­ña se paga con tar­je­ta. Es­to su­po­ne tres ve­ces me­nos de los que se pro­du­cen en Reino Uni­do, Fran­cia, Sue­cia o Di­na­mar­ca.

No obs­tan­te, Carlos Gon­zá­le­zCa­de­nas, chief pro­duct and tech­no­logy of­fi­cer de GoCar­dless, em­pre­sa que fa­ci­li­ta la ges­tión de los co­bros re­cu­rren­tes, con­si­de­ra que la im­plan­ta­ción de los me­dios de pa­go di­gi­ta­les va a de­pen­der de la edad y del te­rri­to­rio. En su opi­nión, de­be­mos te­ner en cuen­ta que los mi­lle­nials son­más­pro­cli­ves a la in­no­va­ción y, ade­más, que Es­pa­ña es el país con ma­yor nú­me­ro de mó­vi­les por ha­bi­tan­te de Eu­ro­pa. Co­mo siem­pre su­ce­de cuan­do hay un cam­bio pro­fun­do en la in­dus­tria, se pro­du­ce una ame­na­za pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad. Di­cho de otra ma­ne­ra, to­do de­pen­de­rá de lo que ha­ga ca­da em­pre­sa.

Tal co­mo ex­pli­ca, los pi­la­res del cam­bio que hay que te­ner en cuen­ta son cua­tro. En pri­mer lu­gar, los mó­vi­les van a ter­mi­nar con las tar­je­tas de cré­di­to, aun­que de­trás de ellos es­té una em­pre­sa de tar­je­tas. En se­gun­do lu­gar, ca­da vez se va a desa­rro­llar más la eco­no­mía de sus­crip­ción. Aho­ra las em­pre­sas ac­túan co­mo si el pa­go se rea­li­za­ra por una so­la vez y sin em­bar­go en una gran can­ti­dad de oca­sio­nes el consumidor rea­li­za pa­gos con un co­mer­cio o una plataforma de for­ma ha­bi­tual, por lo que es ne­ce­sa­rio fa­ci­li­tar­le los trá­mi­tes re­cor­dan­do sus da­tos tras ha­ber­le sus­cri­to. En ter­cer lu­gar, la re­gu­la­ción va a fa­vo­re­cer el au­men­to de la com­pe­ten­cia, por lo que se van a pro­du­cir mu­chas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio. Por último, ca­da vez se van a desa­rro­llar las crip­to­mo­ne­das si­mi­la­res a bit­coin. Co­mo afir­ma Ber­trand Sa­va, el fu­tu­ro se­rá pa­ra quien lo­gre un sis­te­ma de pa­gos fá­cil, có­mo­do y se­gu­ro.

Da­vid Gon­zá­lez, director de ven­tas deG+ D, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en me­dios de pa­gos, es contundente al se­ña­lar que el fu­tu­ro de los me­dios de pa­go va a de­pen­der de la se­gu­ri­dad de las transac­cio­nes. “Só­lo los me­dios que de pa­gos que sean se­gu­ros y ofrez­can ga­ran­tías ten­drán éxi­to. Des­pués de los úl­ti­mos ata­ques ci­ber­né­ti­cos que se han pro­du­ci­do en el ám­bi­to mun­dial, es ló­gi­co que a los usuarios les de mie­do lo des­co­no­ci­do. Por eso los ban­cos tienen una gran ven­ta­ja so­bre el res­to del sis­te­ma de pa­gos, da­do que se han ga­na­do la con­fian­za de sus clien­tes du­ran­te si­glos. Tal vez los mi­lle­nials, for­ma­dos co­no­tros pa­rá­me­tros, se in­cli­nen más hacia otros me­dios de pa­go pe­ro se­rá un cam­bio pro­gre­si­vo”.

En su opi­nión, al fi­nal el consumidor se­rá quien eli­ja. No hay que ol­vi­dar que en la di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía el clien­te es el Rey por­que dis­po­ne ca­da vez de más y me­jor información y cuen­ta con los ins­tru­men­tos tec­no­ló­gi­cos que le fa­ci­li­tan su apli­ca­ción.

Enes­te­sen­ti­do un hom­bre con la ex­pe­rien­cia de Al­bert Fi­gue­ras re­cuer­da que a ve­ces pa­gar a tra­vés del móvil re­sul­ta me­nos na­tu­ral que pa­gar con­tar­je­ta. Por­tan­to, to­do lo que pa­se va a de­pen­der de las so­lu­cio­nes que se pro­por­cio­nen a los ciu­da­da­nos. “To­dos creen que el clien­te les per­te­ne­ce, pe­ro la reali­dad es que el consumidor es li­bre y que ca­da vez exi­ge una ma­yor se­gu­ri­dad en los pa­gos que rea­li­za y más sen­ci­llez en los pro­ce­sos. Bus­car el equi­li­brio en­tre am­bas co­sas es nues­tro re­to”.

ANA JI­MÉ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.