En­tra­ña­ble com­pa­ñe­ro

La Vanguardia - Dinero - - RELATOS - Rá­fa­gas Pere Prat Ju­ra­do del Co­che del Año en Eu­ro­pa

Ca­da país ha tra­za­do el ca­mino de su par­ti­cu­lar tra­yec­to­ria vital a ba­se de las his­to­rias de sus pro­pios pro­ta­go­nis­tas. En el te­rreno de la au­to­mo­ción, los co­ches que me­jor se iden­ti­fi­can con un te­rri­to­rio son pre­ci­sa­men­te los que sir­vie­ron en su mo­men­to pa­ra po­ner a la so­cie­dad so­bre rue­das. El Ford T, que cuen­ta con el ho­nor de ha­ber si­do el pri­mer mo­de­lo fa­bri­ca­do en se­rie del mun­do, ejer­ce co­mo em­ble­ma del mo­tor en Es­ta­dos Uni­dos, igual que el Volks­wa­gen Es­ca­ra­ba­jo en Ale­ma­nia, el Fiat 500 en Ita­lia, y el Mi­ni en Gran Bre­ta­ña. Pe­ro lle­ga­dos a Es­pa­ña, el Seat 600 es el au­to­mó­vil más ca­ris­má­ti­co de to­dos los tiem­pos, un ho­nor que nin­gún otro vehícu­lo le arre­ba­ta­rá.

Na­ci­do en una épo­ca en la que se cir­cu­la­ba to­da­vía sin cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad, en unos tiem­pos en los que no exis­tían lí­mi­tes de al­cohol pa­ra con­du­cir, mu­cho an­tes de que na­cie­ran los ra­da­res en las ca­rre­te­ras, el Seat 600 ejer­ció un im­por­tan­te pa­pel co­mo eje de desa­rro­llo de una Es­pa­ña que em­pe­za­ba a po­ner dis­tan­cia res­pec­to a la ca­tás­tro­fe que ha­bía sig­ni­fi­ca­do la Gue­rra Ci­vil, em­pu­ja­da por una ge­ne­ra­ción que te­nía ga­nas de ol­vi­dar sus efec­tos. A fi­na­les de los años 50, pe­ro prin­ci­pal­men­te en la dé­ca­da de los 60, se con­vir­tió en el cen­tro de in­tere­san­tes con­ver­sa­cio­nes de ca­fé en cual­quier rin­cón del país, pues­to que era el ob­je­to de deseo de la in­men­sa ma­yo­ría de es­pa­ño­les.

Pa­ra en­ten­der lo que sig­ni­fi­ca­ba ac­ce­der a ser el pro­pie­ta­rio de esa ma­ra­vi­lla de cua­tro rue­das que na­ció en 1957, bas­ta con apun­tar que su ta­ri­fa de ven­ta tri­pli­ca­ba el sa­la­rio me­dio anual de la épo­ca en Es­pa­ña. Ima­gí­ne­se el lu­jo y el sa­cri­fi­cio eco­nó­mi­co que sig­ni­fi­ca­ba po­der lle­gar a com­prar tan en­tra­ña­ble com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras, que su­pu­so una re­vo­lu­ción en tér­mi­nos de mo­vi­li­dad. Y aun­que por el di­mi­nu­to ta­ma­ño de su ca­rro­ce­ría se­ría con­si­de­ra­do ac­tual­men­te co­mo un uti­li­ta­rio de vo­ca­ción ne­ta­men­te ur­ba­na, en sus días de glo­ria era el alia­do per­fec­to pa­ra afron­tar via­jes fa­mi­lia­res, apro­ve­chan­do has­ta el último mi­lí­me­tro cú­bi­co de es­pa­cio dis­po­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.