Re­cu­pe­rar la in­dus­tria, úl­ti­ma opor­tu­ni­dad

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Car­los Ca­bre­ra

Cuan­do lle­gó la cri­sis del 2008 fue­ron mu­chos los que echa­ron en fal­ta po­der dis­po­ner de un sec­tor in­dus­trial fuer­te y com­pe­ti­ti­vo en Ca­ta­lun­ya, con ca­pa­ci­dad de res­pon­der con ma­yor efi­ca­cia y sol­ven­cia que otros sec­to­res eco­nó­mi­cos al des­cen­so de la ac­ti­vi­dad. Se vio que era ne­ce­sa­rio dis­po­ner de un equi­li­brio en­tre sec­to­res eco­nó­mi­cos. Sin em­bar­go, en­con­trar y atraer in­dus­trias trac­to­ras y re­fe­ren­tes es ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jo y di­fí­cil de­bi­do a la enor­me com­pe­ten­cia en­tre re­gio­nes, paí­ses y ad­mi­nis­tra­cio­nes. Si bien no todos los paí­ses tie­nen es­ta po­si­bi­li­dad, Ca­ta­lun­ya no tan so­lo es­tá bien po­si­cio­na­da, sino que dis­po­ne de una his­to­ria, in­fra­es­truc­tu­ras y tejido in­dus- trial, em­pre­sa­rial y so­cial ca­paz de ha­cer fren­te a cual­quier pro­yec­to.

Es cier­to que no po­de­mos ol­vi­dar el pe­so de los tó­pi­cos y la pro­pia his­to­ria que acom­pa­ña la in­dus­tria en nues­tro país, por­que for­man par­te de una per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de un sec­tor en­fren­ta­do al me­dio am­bien­te, con­flic­ti­vo en sus re­la­cio­nes con el en­torno y de di­fí­cil en­ca­je geo­grá­fi­co en mu­chos te­rri­to­rios. Pe­ro esa ima­gen de­no­ta un gran des­co­no­ci­mien­to de lo que im­pli­ca la in­dus­tria ac­tual en nues­tro país. Hoy, la in­dus­tria sig­ni­fi­ca in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo so­cial, in­no­va­ción, ex­por­ta­ción, arrai­go en el te­rri­to­rio, y es si­nó­ni­mo de ca­pa­ci­dad de res­pues­ta a los pro­ce­sos de des­lo­ca­li­za­ción, de re­ten­ción de empleo y de im­pul­so y man­te­ni­mien­to de la in­ver­sión.

En el cen­tro de Ca­ta­lun­ya, te­ne­mos el ejem­plo más re­pre­sen­ta­ti­vo de lo que pue­de su­po­ner la trans­for­ma­ción y arrai­go in­dus­trial de nues­tro país. El sec­tor mi­ne­ro de la sal y de la po­ta­sa en­ca­be­za hoy un pro­yec­to in­dus­trial úni­co en Eu­ro­pa, ba­sa­do en la in­no­va­ción, en la al­ta tec­no­lo­gía, en el com­pro­mi­so me­dioam­bien­tal y en la ple­na sos­te­ni­bi­li­dad. Un pro­yec­to que ge­ne­ra 4.000 pues­tos de tra­ba­jo, que con­lle­va una in­ver­sión pri­va­da ya rea­li­za­da de cer­ca de 400 mi­llo­nes de eu­ros y que sig­ni­fi­ca vol­ver a si­tuar a es­te país en el mapa in­ter­na­cio­nal de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Ese es el tren que te­ne­mos de­lan­te, una in­dus­tria mo­der­na, com­pro­me­ti­da con la economía cir­cu­lar y efi­cien­te.

No creo que sea el mo­men­to de de­ba­tir, si que­re­mos real­men­te apos­tar o no por el sec­tor in­dus­trial in­no­va­dor co­mo fuen­te de ri­que­za y co­mo gran mo­tor eco­nó­mi­co de nues­tra economía. Ti­tu­bear, ma­rear la per­diz y de­jar que va­yan des­apa­re­cien­do las po­cas ini­cia­ti­vas in­dus­tria­les que per­sis­ten es tan­to co­mo ge­ne­rar la crónica de una muer­te anun­cia­da.

Jus­to aho­ra, ha­ce un si­glo que es­te mis­mo pe­rió­di­co pu­bli­ca­ba el ti­tu­lar “el oro de Ca­ta­lu­ña” pa­ra re­fe­rir­se a la in­dus­tria de la sal y de la po­ta­sa. Esos re­cur­sos na­tu­ra­les im­pli­can, en el ca­so de la sal, mi­les de apli­ca­cio­nes in­dus­tria­les, y en el ca­so de la po­ta­sa, el abono na­tu­ral más de­man­da­do por la agri­cul­tu­ra en el mun­do. De es­ta for­ma, la mul­ti­na­cio­nal Az­ko No­bel ya se ha da­do cuen­ta y se ha an­ti­ci­pa­do a otras mul­ti­na­cio­na­les fir­man­do un acuer­do con la mi­ne­ría del Ba­ges pa­ra co­mer­cia­li­zar to­da la sal que se pro­duz­ca en el mu­ni­ci­pio de Sú­ria en los pró­xi­mos trein­ta años. Aho­ra so­lo que­da que esa mis­ma vi­sión de fu­tu­ro se con­vier­ta en una ac­tua­ción con­cre­ta y de­ci­di­da y que ha­ga reali­dad una opor­tu­ni­dad úni­ca e irre­pe­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.