La per­sis­ten­cia de las pi­rá­mi­des

Las pen­sio­nes son la ma­yor pi­rá­mi­de de Es­pa­ña: la Se­gu­ri­dad So­cial acu­mu­la un dé­fi­cit de 80.000 mi­llo­nes

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son Bar­ce­lo­na

De las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do an­ti­guo, úni­ca­men­te per­du­ra la más an­ti­gua y más gran­de de to­das, la Gran Pi­rá­mi­de de Gui­za. Abun­dan con­je­tu­ras so­bre el por­qué de su cons­truc­ción, mas en reali­dad es un enig­ma sin re­sol­ver. Lo úni­co que se sa­be con cer­te­za es que allí si­gue, desafian­te, mo­nu­men­tal.

Los egip­cios no eran los úni­cos cons­truc­to­res de pi­rá­mi­des, pues hay otras ci­vi­li­za­cio­nes que tam­bién in­vir­tie­ron in­gen­te ri­que­za, tiem­po e in­ge­nio en la edi­fi­ca­ción de es­tos mo­nu­men­tos idea­dos se di­ría que sin otro fin que el de desafiar a la muer­te.

En­vuel­tas en mis­te­rio, por mu­cho que es­tén an­cla­das en el pa­sa­do, las pi­rá­mi­des siem­pre mi­ran ha­cia el fu­tu­ro. Son má­qui­nas del tiem­po que per­mi­ten al al­ma del fa­raón ro­zar la eter­ni­dad. Pe­ro tris­te­men­te, a lo lar­go de la his­to­ria, han si­do sa­quea­dos los te­so­ros de­po­si­ta­dos jun­to a las mo­mias reales, y és­tas aho­ra lan­gui­de­cen en mu­seos.

Las pi­rá­mi­des del mun­do mo­derno tam­bién se ba­san en la fe, ya que si­guen sien­do un in­ten­to de desafiar al fu­tu­ro. Pe­ro ya no se cons­tru­yen con pie­dras sino con los aho­rros de co­di­cio­sos in­cau­tos que, in­clu­so a día de hoy, son tan nu­me­ro­sos co­mo los gra­nos de la are­na de Li­bia, que di­ría el poe­ta. Tan­to es así que, en el mun­do glo­ba­li­za­do y di­gi­ta­li­za­do, ya no que­da na­ción o pue­blo que no cuen­te con tai­ma­dos cons­truc­to­res de pi­rá­mi­des, sean o no de ins­pi­ra­ción pon­zia­na. Me­mo­ria fa­raó­ni­ca Los ale­ma­nes apren­die­ron en los años vein­te del úl­ti­mo si­glo que el pa­pel mo­ne­da pue­de con­ver­tir­se en una qui­me­ra; du­ra lec­ción que sus nie­tos no han ol­vi­da­do. De las utó­pi­cas pro­me­sas de la Unión So­vié­ti­ca que­da po­co más que la momia de Le­nin, que es­tor­ba más, si ca­be, que un ja­rrón chino. Y aho­ra nos co­rres­pon­de a no­so­tros pre­gun­tar­nos quién se ocu­pa­rá el día de ma­ña­na de la in­men­sa deu­da pi­ra­midal acu­mu­la­da a nivel mun­dial que, por mu­cho­que­cam­bie de ma­nos, no pa­ra de cre­cer.

Gran par­te de la ri­que­za de la que se ha ve­ni­do be­ne­fi­cian­do Oc­ci­den­te se ba­sa en su afán de co­mer­se el fu­tu­ro, es de­cir, el de nues­tros hi­jos, nie­tos y, muy pro­ba­ble­men­te, bis­nie­tos. Que si el bo­yan­te mer­ca­do de fu­tu­ros; que si fa­raó­ni­cas obras que hoy dan vo­tos pe­ro que se­rán pa­ga­dos por ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras, por mu­cho que no lle­ven a nin­gu­na par­te; que si las hi­po­te­cas subprime, los de­ri­va­dos fi­nan­cie­ros olas bur­bu­jas y más bur­bu­jas es­pe­cu­la­ti­vas…

¿Y por qué no? Cuán­to más des­re­gu­la­do es­té el mer­ca­do, tan­to más fá­cil lo ten­drán los es­ta­fa­do­res. El día que las co­sas se tuer­zan, em­pe­ro, los más in­ge­nuos se hun­di­rán, mien­tras que los más lis­tos de la cla­se se irán de ro­si­tas. A és­tos les es­pe­ra un re­ti­ro do­ra­do en al­gún pa­raí­so fis­cal... aca­so en Mar­te.

Aun­que pi­lla­sen y en­car­ce­la­sen a Ber­nie Ma­doff an­tes de que pu­die­se ser en­te­rra­do cual fa­raón del si­glo XXI den­tro de una sun­tuo­sa tum­ba, ha­bría que con­ce­der­le que una de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do glo­ba­li­za­do es la gran pi­rá­mi­de que él cons­tru­yó em­plean­do la ava­ri­cia de sus víc­ti­mas. Has­ta Keops que­da­ría pas­ma­do ante ta­ma­ña gran­de­za: una es­ta­fa por va­lor de 64.000 mi­llo­nes de eu­ros, que ade­más vie­ne con mal­di­ción: ya van va­rios muer­tos, en­tre ellos, los dos hi­jos de Ma­doff, quien, por su par­te, no tar­dó ni cin­co mi­nu­tos en con­ver­tir­se en el rey (o fa­raón) del pre­si­dio de But­ner (Ca­ro­li­na del Nor­te), don­de cum­ple una con­de­na de si­glo y me­dio, una mi­nu­cia en su ca­mino ha­cia la eter­ni­dad.

Ya se sa­be: en Amé­ri­ca to­do ha de ser más gran­de. No obs­tan­te, ca­be re­co­no­cer el es­fuer­zo que se ha he­cho en otras la­ti­tu­des pa­ra co­lo­car­se en­tre los gran­des cons­truc­to­res de pi­rá­mi­des mo­der­nas. Se­ría di­fí­cil su­pe­rar la que se cons­tru­yó en Al­ba­nia tras la caí­da de la dic­ta­du­ra de Hox­ha, pe­ro es que siem­pre hay al­guien en al­gún lu­gar dis­pues­to a des­va­li­jar al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de pri­mos. Las pi­rá­mi­des, en Es­pa­ña Ni que de­cir tie­ne que Es­pa­ña nun­ca ha an­da­do es­ca­sa de cons­truc­to­res de pi­rá­mi­des, co­mo los de Fó­rum Fi­la­té­li­co y Afin­sa, por no ha­blar de Ru­ma­sa y sus pos­te­rio­res en­gen­dros, Ba­nes­to, Ban­kia, las pre­fe­ren­tes y las Ca­jas de aho­rro o Go­wex, pa­ra nom­brar tan só­lo unas po­cas.

Aho­ra bien, qui­zá la más gran­de de to­das sea la que só­lo se vis­lum­bra. Se tra­ta del sis­te­ma de pen­sio­nes. El dé­fi­cit acu­mu­la­do de la Se­gu­ri­dad So­cial des­de 2012 pron­to al­can­za­rá los 80.000 mi­llo­nes de eu­ros al tiem­po que úni­ca­men­te que­dan 15.000 mi­llo­nes en el Fon­do de Re­ser­va –la lla­ma­da ”hu­cha”–, de los 50.000 que ha­bía has­ta fe­cha re­cien­te. Pe­ro que na­die se in­quie­te: el Go­bierno nos ase­gu­ra que, cuan­do ha­ga fal­ta, el Es­ta­do emi­ti­rá deu­da por va­lor de 10.000 mi­llo­nes. “Y an­cha es Cas­ti­lla”, po­día ha­ber­se aña­di­do. ¿Cuán­tos de los más acu­cian­tes pro­ble­mas ac­tua­les se­rán pos­ter­ga­dos, de­jan­do que sean las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras quie­nes se es­fuer­cen por re­sol­ver­los? Los jó­ve­nes ha­cen bien en des­con­fiar de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, ya que és­tos se es­tán hun­dien­do en el mias­ma de su pro­pia crea­ción, tal co­moa­ca­ba­de­su­ce­de­re­nF­ran­cia.

Em­ma­nuel Ma­cron es jo­ven, pe­ro lo más se­gu­ro in­ten­ta­rá, me­dian­te una se­rie de re­for­mas, sal­var los mue­bles de la Se­gu­ri­dad So­cial. Mas al­gún día se­rá pre­si­den­te uno –o una– aún más jo­ven que él, que di­rá: “Has­ta aquí he­mos lle­ga­do, es­to de las pen­sio­nes se ha aca­ba­do”. Y si no se to­man cuan­to an­tes las me­di­das ne­ce­sa­rias y, so­bre to­do, du­ra­de­ras, su­ce­de­rá lo mis­mo en Es­pa­ña e Ita­lia, ya no di­ga­mos Gre­cia… y así su­ce­si­va­men­te has­ta que nos de­mos cuen­ta de que, afa­no­sos aho­rra­do­res que so­mos con nues­tros im­pues­tos (y/o sis­te­mas pri­va­dos), he­mos ido cons­tru­yen­do la que pro­me­te ser la pi­rá­mi­de más gran­de de to­dos los tiem­pos.

De to­dos mo­dos, pa­ra en­ton­ces, Eu­ro­pa no se­rá país pa­ra vie­jos. Ni pa­ra jó­ve­nes. Tam­po­co pa­ra po­bres. Pa­ra evi­tar que es­to su­ce­da, con­vie­ne ac­tuar ya mis­mo, an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de. Por­que si no, ¿cuán­tos años o me­ses ve­ni­de­ros de pen­sio­nes pa­ga­das nos con­tem­plan? Esa es la cues­tión.

Las pi­rá­mi­des mo­der­nas ya no se ele­van con pie­dras, sino con aho­rros de co­di­cio­sos in­cau­tos ¿Cuán­tos años o me­ses ve­ni­de­ros de pen­sio­nes pa­ga­das nos con­tem­plan? Esa es la cues­tión

ERIC FEFERBERG / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.