Sim­bio­sis de lu­jo y tec­no­lo­gía

La fir­ma ja­po­ne­sa ex­hi­be las líneas maes­tras de la fi­lo­so­fía de di­se­ño que ca­rac­te­ri­za­rá sus pró­xi­mos co­ches

La Vanguardia - Dinero - - CONCEPT CAR - Pe­re Prat

El pro­to­ti­po ja­po­nés in­ten­ta in­ter­pre­tar as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la con­duc­ción au­tó­no­ma

Ge­ne­rar una fir­ma visual que per­mi­ta dis­tin­guir los au­to­mó­vi­les de una mar­ca res­pec­to a los del res­to de los fa­bri­can­tes sue­le ser una la­bor tan com­ple­ja co­mo arries­ga­da. Pe­ro en un sec­tor tan com­pe­ti­ti­vo re­sul­ta im­pres­cin­di­ble dis­po­ner de una ima­gen dis­tin­ti­va pa­ra mar­car un te­rri­to­rio co­mer­cial pro­pio pa­ra fi­de­li­zar a los in­fie­les clien­tes. Es­te im­por­tan­te tipo de pa­tri­mo­nio, que Nis­san es­tá in­ten­tan­do con­so­li­dar a tra­vés de una van­guar­dis­ta es­té­ti­ca, es la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de su fla­man­te con­cept car Vmo­tion 2.0.

La nueva fir­ma visual de la em- pre­sa ja­po­ne­sa se inau­gu­ró con la lle­ga­da de la se­gun­da ge­ne­ra­ción del Qash­qai, que sor­pren­dió por las su­ge­ren­tes for­mas de su zo­na fron­tal, pre­si­di­da por la pro­mi­nen­te V que des­cri­ben al uní­sono el ca­pó y la pa­rri­lla. Con el lan­za­mien­to de la quin­ta ge­ne­ra­ción del Mi­cra, es­ta so­lu­ción es­té­ti­ca ha evo­lu­cio­na­do pa­ra asu­mir aún más pro­ta­go­nis­mo. Con el proyecto Vmo­tion 2.0, ins­pi­ra­do en la ga­ma ac­tual y des­ti­na­do a avan­zar la esen­cia visual de sus pró­xi­mos tu­ris­mos, Nis­san pre­ten­de pro­ta­go­ni­zar los sa­lo­nes au­to­mo­vi­lís­ti­cos más im­por­tan­tes.

A di­fe­ren­cia de otros pro­to­ti­pos que ejer­cen el pa­pel de la­bo­ra­to­rios ro­dan­tes, el cho­can­te vehícu­lo de Nis­san tie­ne una mi­sión más es­té­ti­ca que fun­cio­nal. Que los res­pon­sa­bles del proyecto no ha­yan fa­ci­li­ta­do nin­gún da­to téc­ni­co so­bre su mo­to­ri­za­ción in­di­ca su ge­né­ti­ca fun­da­men­tal­men­te de­co­ra­ti­va. Pe­ro lo que no se pue­de ne­gar es que es­te co­che ha­ce ga­la de una com­bi­na­ción fue­ra de lo co­mún de ma­te­ria­les de má­xi­ma ca­te­go­ría y una vo­ca­ción tec­no­ló­gi­ca al ser­vi­cio de la con­duc­ción au­tó­no­ma.

Uno de los as­pec­tos más des­ta­ca­bles del Vmo­tion 2.0 son las som­bras que crean las for­mas muscu­lo- sas de su ca­rro­ce­ría. Al usar una pin­tu­ra es­pe­cial com­pues­ta por dis­tin­tas ca­pas que reac­cio­na n se­gún la in­ci­den­cia de los ra­yos so­la­res se crean unos in­tere­san­tes efec­tos vi­sua­les que dan vi­da a la piel del co­che, que sor­pren­de por su su­til tono co­bre. La fu­tu­ris­ta con­fi­gu­ra­ción del ha­bi­tácu­lo, sin pi­lar cen­tral y las puer­tas de aper­tu­ra opues­ta, es un pre­lu­dio pa­ra un mun­do en el que los sis­te­mas de con­duc­ción au­tó­no­ma van a ga­nar pro­ta­go­nis­mo. Si los pró­xi­mos mo­de­los del afir­ma sa­can pro­ve­cho de las ten­den­cias in­si­nua­das en el Vmo­tion 2.0, su éxi­to co­mer­cial pa­re­ce ga­ran­ti­za­do.

Con­tras­te Las gran­des su­per­fi­cies in­te­rio­res de ma­de­ra apor­tan una no­ta clá­si­ca en el en­torno fu­tu­ris­ta que ro­dea a los pa­sa­je­ros de es­te automóvil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.