Te­rra se des­pi­de tras 18 años

El his­tó­ri­co por­tal de Te­le­fó­ni­ca de­ja de es­tar ope­ra­ti­vo de for­ma de­fi­ni­ti­va en to­do el mun­do, ex­cep­to en Bra­sil

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Blan­ca Gis­pert

Y Te­rra ba­jó el te­lón. El his­tó­ri­co por­tal de in­ter­net de Te­le­fó­ni­ca se apa­gó de­fi­ni­ti­va­men­te el pa­sa­do 30 de ju­nio, tras 18 años en ac­ti­vo. Con dis­cre­ción, se des­pi­die­ron sus contenidos in­for­ma­ti­vos, el ser­vi­cio co­rreo elec­tró­ni­co y su men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. Só­lo han so­bre­vi­vi­do los ser­vi­cios mó­vi­les que to­da­vía pres­ta a dis­tin­tas ope­ra­do­ras.

Ina­dap­ta­da a la reali­dad des­de hace años, Te­le­fó­ni­ca ha de­ci­di­do des­co­nec­tar de una vez por to­das el que en los 2000 fue uno de los cin­co ma­yo­res por­ta­les del mun­do jun­to a la es­ta­dou­ni­den­se Ly­cos, que fu­sio­na­dos con­ta­ban con más de cien mi­llo­nes de usua­rios en ac­ti­vo (cla­ro que aho­ra, la ci­fra pa­re­ce irri­so­ria com­pa­ra­da con los ca­si 2.000 mi­llo­nes de usua­rios que tie­ne hoy Goo­gle).

Así, Te­le­fó­ni­ca co­mu­ni­có que Te­rra se va de for­ma de­fi­ni­ti­va en Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Co­lom­bia y Pe­rú pe­ro que se­gui­rá ope­ran­do en Bra­sil con nor­ma­li­dad (en el 2016 to­da­vía te­nía 38 mi­llo­nes de usua­rios). Tam­bién ex­pli­có que aho­ra quie­re re­for­zar su en­fo­que en pro­duc­tos di­gi­ta­les mó­vi­les co­mo Gol Mo­vis­tar, Ber­litz, Soy Lu­na Stic­ker Ga­me y otros, que dis­tri­bu­ye a más de cincuenta ope­ra­do­res mó­vi­les.

Su des­apa­ri­ción te­nía que lle­gar. “Des­deha­ce años, Te­rra era un por­tal re­si­dual, es­tan­ca­do en un mo­de­lo ob­so­le­to que só­lo triun­fó a prin­ci­pios de los años 2000, cuan­do se con­si­de­ra­ba el por­tal con contenidos de in­for­ma­ción y en­tre­te­ni­mien­to co­mo úni­ca for­ma de ac­ce­der a in­ter­net”, ex­pli­ca En­ri­queDans, pro- fe­sor de IE Bu­si­ness School, que vi­vió de cer­ca la evo­lu­ción de Te­rra.

“Es­tos úl­ti­mos años, la fi­lial ha se­gui­do apos­tan­do por el pro­ta­go­nis­mo del or­de­na­dor co­moa­pa­ra­to cen­tral pa­ra ac­ce­der a in­ter­net, una op­ción to­tal­men­te des­fa­sa­da en la ac­tua­li­dad, cuan­do los usua­rios ya con­su­men más in­ter­net con mó­vi­les y ta­ble­tas que con or­de­na­dor y cuan­do, ade­más, los in­ter­nau­tas ya no usan por­ta­les de in­ter­net (co­mo Te­rra o Yahoo), sino bus­ca­do­res de in­for­ma­ción o di­rec­ta­men­te, re­des so­cia­les”, ex­pli­ca En­ri­que San Juan, ex­per­to en re­des so­cia­les. Por su par­te, Dans ex­pli­ca que el mo­ti­vo del des­fa­se de Te­rra no se de­be a una es­ca­sez de re­cur­sos, sino a una fal­ta de in­ten­ción y es­tra­te­gia de su ma­triz, Te­le­fó­ni­ca, a la que du­ran­te es­te tiem­po só­lo le ha in­tere­sa­do el co­ra­zón de su ne­go­cio: las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (y no la web).

Tam­po­co Te­rra ha sido un mo­de­lo co­mo com­pa­ñía. Mar­ca­da por una es­tre­pi­to­sa sa­li­da a bol­sa, en la que sus ac­cio­nes pa­sa­ron de va­ler 150 eu­ros a 3 eu­ros, una ma­la di­rec­ción y su es­ca­sa ren­ta­bi­li­dad, el pres­ti­gio que tu­vo a prin­ci­pios de los 2000 se fue di­lu­yen­do con el tiem­po, has­ta la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do Te­rra des­apa­re­ció de­fi­ni­ti­va­men­te.

CH­RIS­TIAN PETERSEN / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.