La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial abre el ca­mino ha­cia los su­per­hom­bres

Las per­so­nas co­nec­ta­das a sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, los cí­borg, ten­drán gran­des po­ten­cia­li­da­des

La Vanguardia - Dinero - - FO­ROS - En­ric Tin­to­ré

Las nue­vas fron­te­ras de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial han si­do ana­li­za­das en los En­cuen­tros en La Van­guar­dia ce­le­bra­dos con BB­VA es­ta se­ma­na con la pre­sen­cia de dos des­ta­ca­dos cien­tí­fi­cos en la ma­te­ria a ni­vel mun­dial, el bri­tá­ni­co Ke­vin War­wick y el es­pa­ñol Ra­món Ló­pez de Mán­ta­ras. Enu­nac­to que tu­vo lu­gar en Esa­de Fo­rum, or­ga­ni­za­do por La Van­guar­dia y BB­VA Ope­nMind, am­bos cien­tí­fi­cos, coau­to­res del li­bro El pró­xi­mo pa­so: la vi­da ex­po­nen­cial, edi­ta­do por BB­VA Ope­nMind, ex­pu­sie­ron sus re­fle­xio­nes an­te va­rios cen­te­na­res de asis­ten­tes.

De los dos pro­fe­so­res, el que fue más le­jos fue Ke­vin War­wick al plan­tear un es­ce­na­rio cien­tí­fi­co más am­bi­cio­so pe­ro a la vez in­quie- tan­te. Pro­nos­ti­có que en el fu­tu­ro cer­cano la co­ne­xión del ce­re­bro con sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial po­drá dar lu­gar a la crea­ción de una nue­va ra­za, for­ma­da por cí­borgs, que­se­rían per­so­nas má­se­vo­lu­cio­na­das y con más po­ten­cia­li­da­des que una per­so­na nor­mal. Ad­mi­tió, en es­te sen­ti­do, que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial rom­pe to­das las re­glas co­no­ci­das has­ta aho­ra y que pue­de dar­nos, asi­mis­mo, to­do ti­po de­po­si­bi­li­da­des. “To­do­de­pen­de­rá –di­jo- de los lí­mi­tes que la so­cie­dad quie­ra es­ta­ble­cer”.

El di­rec­tor te­rri­to­rial de BBVAen Ca­ta­lun­ya, Xa­vier Lli­na­res, ex­pu­so el in­te­rés del ban­co, or­ga­ni­za­dor con La Van­guar­dia de la ci­ta­da jor­na­da, por po­ten­ciar la re­fle­xión so­bre los cam­bios im­pre­sio­nan­tes que es­tán trans­for­man­do la so­cie- dad y que, de una u otra for­ma, nos aca­ba­ran afec­ta­do a to­dos, co­mo es el ca­so del big da­ta, la di­gi­ta­li­za­ción, la ro­bó­ti­ca y la pro­pia in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Es­ta es la ra­zón por la que el BB­VA creó tam­bién la co­mu­ni­da­don­li­neO­pe­nMind co­ne­lob­je­ti­vo de di­fun­dir los nue­vos avan­ces en el ám­bi­to de la tec­no­lo­gía, la cien­cia, la cul­tu­ra, la eco­no­mía, el me­dio am­bien­te y los ne­go­cios.

Hi­zo re­fe­ren­cia Xa­vier Lli­na­res al ci­ta­do li­bro, El pró­xi­mo pa­so: la vi­da ex­po­nen­cial, que in­clu­ye ar­tícu­los de die­ci­ocho pres­ti­gio­sos au­to­res so­bre las tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les que es­tán trans­for­man­do el mun­do y plan­tean­do his­to­rias muy re­le­van­tes pa­ra la es­pe­cie hu­ma­na. El li­bro re­fle­xio­na so­bre el po­ten­cial de la tec­no­lo­gía y sus im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas, so­cia­les y éti­cas. “Es una obra apa­sio­nan­te”, ase­gu­ró.

“La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial –aña­dió Xa­vier Lli­na­res– es un con­cep­to que ca­da vez más for­ma­rá par­te de la reali­dad y su­po­ne re­tos y opor­tu­ni­da­des aún des­co­no­ci­das. La in­cor­po­ra­ción de es­ta po­de­ro­sa tec­no­lo­gía es­tá bo­rran­do los lí­mi­tes en­tre lo fí­si­co, lo di­gi­tal y lo bio­ló­gi­co. Hay que es­tar abier­to a nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra in­no­var en to­dos los sec­to­res so­cia­les y eco­nó­mi­cos, y tam­bién en la ban­ca”.

El pro­fe­sor War­wick, en su con­fe­ren­cia, ex­pli­có que ac­tual­men­te ya se dis­po­ne de la tec­no­lo­gía que per­mi­te co­nec­tar el ce­re­bro con di­ver­sos sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y, a tra­vés de ellos, con va­rios ce­re­bros en­tre sí. “Es al­go –di­jo­que ya se po­dría ha­cer aho­ra”. Aña­dió que to­dos po­dría­mos fun­cio­nar me­jor si se vin­cu­la­sen nues­tros ce­re­bros a sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Ci­tó, por ejem­plo, que eso per­mi­ti­ría dis­po­ner de mu­cha más me­mo­ria­yac­ce­soau­na­mul­ti­tud­de co­no­ci­mien­tos. “El ce­re­bro –di­jo tam­bién– es muy fle­xi­ble y tie­ne gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción pa­ra re­ci­bir re­fuer­zos”.

War­wick, que es pro­fe­sor emé­ri­to en­las uni­ver­si­da­des deRea­dingy Co­ventry, in­ves­ti­ga­dor es­pe­cia­li­za­do en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, sis­te­mas bio­mé­di­cos, ro­bó­ti­ca y cí­borgs, ha ex­pe­ri­men­ta­do en sí mis­mo las in­ter­co­ne­xio­nes ce­re­bra­les con un or­de­na­dor. En­tre otros mu­chos ex­pe­ri­men­tos, co­nec­ta­ron su ce­re­bro con la tec­no­lo­gía de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a tra­vés de cien elec­tro­dos que le im­plan­ta­ron en el bra­zo iz­quier­do. “Me co­nec­ta­ron al or­de­na­dor y, a tra­vés de in­ter­net, se am­plió mi cuer­po. Pu­di­mos man­dar

se­ña­les eléc­tri­cas en­tre sis­te­mas ner­vio­sos. Con­se­guí mo­ver un bra­zo ro­bó­ti­co ins­ta­la­do a cin­co mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Mo­vía mi mano en Nue­va York y al mis­mo tiem­po mo­vía tam­bién la mano de un ro­bot en In­gla­te­rra. Y al re­vés tam­bién re­ci­bía sen­sa­cio­nes. Una co­ne­xión si­mi­lar se es­ta­ble­ció con mi es­po­sa cuan­do le ins­ta­la­ron sen­so­res en uno de los bra­zos, co­mo a mí. En es­te ca­so in­clu­so nos trans­mi­ti­mos emo­cio­nes. Fue la pri­me­ra vez que dos per­so­nas se co­mu­ni­ca­ron elec­tró­ni­ca­men­te de ce­re­bro a ce­re­bro”.

War­wick pien­sa que cuan­do se con­si­gan co­nec­tar de for­ma per­fec­ta las se­ña­les ce­re­bra­les con sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, ade­más de am­pliar la po­ten­cia ce­re­bral de las per­so­nas y de po­der co­mu­ni­car­se men­tal­men­te a tra­vés de in­ter­net, se­ría po­si­ble in­clu­so que se pu­die­ran te­ner las par­tes del cuer­po en di­fe­ren­tes lu­ga­res di­ri­gi­das di­gi­tal­men­te. “Po­dría­mos te­ner nues­tro ce­re­bro en Bar­ce­lo­na y di­ver­sas par­tes del cuer­po en otras ciu­da­des o con­ti­nen­tes, ya que re­ci­bi­ría­mos in­for­ma­ción de for­ma di­gi­tal. Las po­si­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción en­tre ce­re­bro y or­de­na­dor son enor­mes”.

Ac­tual­men­te, War­wick y su equi­po in­ves­ti­gan la po­si­bi­li­dad de que ce­re­bros bio­ló­gi­cos, crea­dos a par­tir de cé­lu­las neu­ro­na­les de ra­tas, pue­dan con­tro­lar ro­bots mó­vi­les, con lo que se abri­ría otra re­vo­lu­ción en el ám­bi­to de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Los pri­me­ros ex­pe­ri­men­tos de­mues­tran que es­tos ro­bots pue­de­na­pren­der por sí mis­mo­sa­me­di­da que em­pie­zan a fun­cio­nar con el me­ca­nis­mo de prue­ba y error.

La es­ti­mu­la­ción del ce­re­bro a tra­vés de co­ne­xio­nes con sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha em­pe­za­do, asi­mis­mo, a uti­li­zar­se en plan ex­pe­ri­men­tal pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des co­mo el Par­kin­son, la epi­lep­sia o las de­pre­sio­nes clí­ni­cas pro­fun­das.

Ex­pli­có el pro­fe­sor bri­tá­ni­co que la men­te hu­ma­na pien­sa en tres di­men­sio­nes mien­tras que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial lo ha­ce en cien­tos de di­men­sio­nes. Al mar­gen de los cí­borgs, ofre­ce in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des pa­ra múl­ti­ples sec­to­res, ya que pue­de to­mar de­ci­sio­nes más rá­pi­da­men­te que la men­te hu­ma­na. Sec­to­res co­mo la me­di­ci­na, las fi­nan­zas, la ener­gía, la in­dus­tria mi­li­tar y la au­to­mo­ción, con los vehícu­los au­tó­no­mos, se be­ne­fi­cian ya am­plia­men­te de la apli­ca­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Se ha lo­gra­do tam­bién, co­mo ha de­mos­tra­do War­wick con el test de Tu­ring, que las má­qui­nas se co­mu­ni­quen co­mo hu­ma­nos y que sea di­fí­cil dis­tin­guir cuán­do ha­bla uno u otro.

El doc­tor Ra­món Ló­pez de Mán- ta­ras, in­ves­ti­ga­dor del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción en In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IIIA), ex­pli­có que las nue­vas ten­den­cias de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tán orien­ta­das a que las má­qui­nas­pue­da­na­pren­dery­ser más crea­ti­vas, gra­cias al ac­ce­so a la compu­tación de al­tas pres­ta­cio­nes y a la ma­yor can­ti­dad de da­tos que pue­den pro­ce­sar. Ex­pli­có que, por el mo­men­to, es­ta­mos aún le­jos de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ho­mo­lo­ga­ble con la hu­ma­na, ya que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ac­tual es de­ti­po es­pe­cí­fi­co. Pe­ro en es­te úl­ti­mo ám­bi­to del pen­sa­mien­to­es­pe­cí­fi­co, en­mu­chos ca­sos, su­per­aa­lahu­ma­na, co­mo­de­mues­tran las má­qui­nas que jue­gan me­jor al aje­drez o rea­li­zan otro ti­po de ac­ti­vi­da­des. La in­te­li­gen­cia ar­ti- fi­cial es­pe­cí­fi­ca tie­ne una gran ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer pa­tro­nes, y ello es muy útil, por ejem­plo, pa­ra ace­le­rar diag­nós­ti­cos mé­di­cos. “Pe­ro el mun­do real –di­jo el pro­fe­sor– es mu­cho más com­ple­jo que el me­ro re­co­no­ci­mien­to de pa­tro­nes”.

Pe­se a to­do, el pro­fe­sor Ló­pez de Mán­ta­ras des­ta­có que ya se han lo­gra­do sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial crea­ti­vos, tan­to en pin­tu­ra co­mo en mú­si­ca, aun­que es­tos sis­te­mas no sa­ben eva­luar lo que crean ni su uti­li­dad. Ex­pli­ca que se han crea­do sis­te­mas ca­pa­ces de pin­tar igual que Rem­brandt o de leer y to­car par­ti­tu­ras de mú­si­ca in­clu­so con va­ria­cio­nes pro­pias. Imi­tan la pin­tu­ra o la ma­ne­ra de to­car de los hu­ma­nos so­bre la ba­se de una lar­ga se­rie de pa­tro­nes in­cor­po­ra­dos a sus pro­gra­mas.

“El gran pa­so fu­tu­ro de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial –aña­dió el pro­fe­sor– se­rá do­tar de sen­ti­do co­mún a las má­qui­nas, pa­ra que pien­sen co­mo­los hu­ma­nos, y pa­ra ello aún fal­ta mu­cho­tiem­po. No­creo­quee­nun pla­zo de vein­te años po­da­mos lle­gar a ver­lo”.

En cual­quier ca­so, Ló­pez de Mán­ta­ras ad­vir­tió que el prin­ci­pal ries­go que se pue­de co­me­ter, por más desa­rro­lla­do que es­té un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, es que su gra­do de au­to­no­mía sea tan ele­va­do que de­je a las per­so­nas fue­ra del bu­cle de de­ci­sión. “Hay que ir con mu­cho cui­da­do –in­sis­tió– en dar a las má­qui­nas ca­pa­ci­dad de au­to­no­mía to­tal. Han de ser ca­pa­ces de ren­dir cuen­tas y de ex­pli­car por qué to­man una de­ci­sión”.

El pro­pio pro­fe­sor War­wick di­jo que hay que en­ten­der bien la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. “Per­ci­be el mun­do real de for­ma di­fe­ren­te que los hu­ma­nos y de for­ma mu­cho más rá­pi­da, y eso pue­de con­ver­tir­se en un pe­li­gro po­ten­cial”.

Otro pe­li­gro, pues­to de ma­ni­fies­to en el co­lo­quio que mo­de­ró En­ric Sie­rra, es el pa­ro que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y los ro­bots pro­vo­ca­rán al sus­ti­tuir a las per­so­nas, aun­que am­bos pro­fe­so­res di­je­ron que se crea­rán más em­pleos en nue­vas áreas. Clau­su­ró el ac­to el di­rec­tor de La

Van­guar­dia, Mà­rius Ca­rol, quien re­cor­dó una anéc­do­ta. “Cuan­do vino a ver­nos el pre­si­den­te del BB­VA, Fran­cis­co Gon­zá­lez, al edi­tor del dia­rio, Ja­vier Go­dó, y a mí –di­jo–, no nos ha­bló de eco­no­mía y de fi­nan­zas, co­mo es­pe­ras de un ban­que­ro, sino que so­bre to­do nos ha­bló de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, de al­go­rit­mos y de big da­ta, co­mo to­do un ex­per­to en cien­cia y tec­no­lo­gía. Cuan­do le pre­gun­ta­mos por qué el BB­VA ha­cía una apues­ta tan in­ten­sa por la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, nos di­jo que­si no­lo ha­cía la ban­ca lo ha­ría Goo­gle, que tie­ne los da­tos y el ca­pi­tal su­fi­cien­te pa­ra con­ver­tir­se en un gran ban­co glo­bal”.

Mà­rius Ca­rol ex­pli­có que, efec­ti­va­men­te, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial lle­ga ato­dos­los sec­to­res, in­clui­da la pren­sa. Pu­so co­mo ejem­plo –ade­más de las má­qui­nas tra­duc­to­ras que uti­li­zan al­gu­nos dia­rios, co­mo

La Van­guar­dia– la re­vis­ta For­bes, que creó un ro­bot pa­ra es­cri­bir tuits, y The Was­hing­ton Post, que em­pleó ro­bots pa­ra re­dac­tar no­ti­cias en los Jue­gos Olím­pi­cos de Río. Di­jo, asi­mis­mo, queha­ce­dos­me­ses la agen­cia de no­ti­cias chi­na pre­sen­tó un an­droi­de que en­tre­vis­tó a un pe­rio­dis­ta ex­per­to en tec­no­lo­gía.

Ke­vin War­wick, pro­fe­sor emé­ri­to de las uni­ver­si­da­des de Rea­ding y Co­ventry Re­for­zar el ce­re­bro “El ce­re­bro es muy fle­xi­ble y tie­ne gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción pa­ra re­ci­bir re­fuer­zos. Los hu­ma­nos te­ne­mos li­mi­ta­cio­nes que po­de­mos com­ple­men­tar con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial”

Xa­vier Lli­na­res, di­rec­tor te­rri­to­rial de BB­VA en Ca­ta­lun­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.