Bar­ce­lo­na re­vien­ta

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Mi­quel Puig Eco­no­mis­ta

“Una subida im­pre­sio­nan­te. En­tre el pri­mer se­mes­tre de 2016 y el pri­me­ro de 2017, el pre­cio me­dio del me­tro cua­dra­do en Pa­rís ha sal­ta­do un 7,7% [...] Des­de el pri­mer se­mes­tre de 2009, el pre­cio ha au­men­ta­do un 45%”.

Lo que pa­sa en Pa­rís pa­sa en ma­yor o me­nor me­di­da en to­do Oc­ci­den­te: una in­fla­ción de los pre­cios en los cen­tros de las ciu­da­des más pres­ti­gio­sas. En­tre ellas, Bar­ce­lo­na, don­de los pre­cios es­tán cre­cien­do más rá­pi­da­men­te que en Pa­rís: un im­pre­sio­nan­te 30% en tan só­lo dos años.

El fe­nó­meno es mun­dial por­que las fuer­zas que lo em­pu­jan tam­bién lo son: la li­qui­dez, la de­sigual­dad y el tu­ris­mo ur­bano:

1. La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria im­ple­men­ta­da pa­ra com­ba­tir las cri­sis fi­nan­cie­ras de 2000 y de 2007 ha inun­da­do los mer­ca­dos de dó­la­res, eu­ros y to­do ti­po de di­vi­sas, lo que ha com­pri­mi­do los ren­di­mien­tos de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros. Los ges­to­res de fon­dos bus­can in­ver­sio­nes al­ter­na­ti­vas, y el in­mo­bi­lia­rio del cen­tro de las ciu­da­des más di­ná­mi­cas es atrac­ti­vo por­que es po­co arries­ga­do y por­que, a di­fe­ren­cia del res­to del in­mo­bi­lia­rio, su mer­ca­do es lí­qui­do.

2. La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y la glo­ba­li­za­ción es­tán ge­ne­ran­do la apa­ri­ción de una nue­va cla­se de pro­fe­sio­na­les con in­gre­sos al­tos, ur­ba­ni­tas y po­co vin­cu­la­dos emo­cio­nal­men­te a un em­pla­za­mien­to con­cre­to. A es­ta gen­te le gus­tan los cen­tros de ciu­da­des tec­no­ló­gi­ca­men­te di­ná­mi­cas, to­le­ran­tes con las for­mas so­cia­les po­co con­ven­cio­na­les y que ten­gan una al­ta ca­li­dad de vi­da, y Bar­ce­lo­na for­ma par­te de la lis­ta de ciu­da­des con es­tos atri­bu­tos. Es­tos pro­fe­sio­na­les pue­den pa­gar unos al­qui­le­res im­po­si­bles pa­ra los ve­ci­nos de to­da la vi­da, pe­ro que los pro­pie­ta­rios es­tán en­can­ta­dos de co­brar.

3. Fi­nal­men­te, el tu­ris­mo ma­si­vo ha des­cu­bier­to el atrac­ti­vo ar­qui­tec­tó­ni­co y cul­tu­ral de las ciu­da­des en ge­ne­ral y de cier­tas ciu­da­des en par­ti­cu­lar, por lo que el tu­ris­mo ur­bano cre­ce a gran ve­lo­ci­dad mien­tras que el de sol y pla­ya es­tá es­ta­bi­li­za­do. Los tu­ris­tas tie­nen que dor­mir, y eso exi­ge la trans­for­ma­ción de vi­vien­das prin­ci­pa­les en tu­rís­ti­cas o en ho­te­les.

Los pre­cios suben en Bar­ce­lo­na más que en Pa­rís por­que en Bar­ce­lo­na se es­tá dan­do la tor­men­ta per­fec­ta: una mar­ca muy atrac­ti­va pa­ra in­ver­so­res, pa­ra ex

pats y pa­ra tu­ris­tas, una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que, en cier­ta me­di­da, se ba­sa en una eclo­sión de start-ups tec­no­ló­gi­cas que no se lo­ca­li­zan en po­lí­go­nos del Va­llès, sino en vi­vien­das re­con­ver­ti­das en es­pa­cios de co­wor­king y, fi­nal­men­te, uno de los es­pa­cios ur­ba­nos más den­sos y más li­mi­ta­dos fí­si­ca­men­te de Eu­ro­pa: Ams­ter­dam tie­ne la mi­tad de ha­bi­tan­tes y el do­ble de su­per­fi­cie, Vie­na po­cos más ha­bi­tan­tes en una su­per­fi­cie cua­tro ve­ces ma­yor, y Ber­lín el do­ble de ha­bi­tan­tes, pe­ro en una su­per­fi­cie ocho ve­ces ma­yor.

El mar­tes, la pa­tro­nal de las vi­vien­das tu­rís­ti­cas, Apar­tur, pre­sen­tó en el Círcu­lo de Eco­no­mía un es­tu­dio que tra­ta­ba de de­mos­trar que es­ta ac­ti­vi­dad no era la cul­pa­ble del au­men­to de los al­qui­le­res: por­que só­lo ocu­pa un 1,64% del par­que de vi­vien­das y por­que –gra­cias a la di­li­gen­cia del Ayun­ta­mien­to en la per­se­cu­ción de los ile­ga­les– en 2016 su nú­me­ro se re­du­jo en más de 1.000 res­pec­to al de 2015. En reali­dad, lo que de­mos­tra­ba el es­tu­dio es que las vi­vien­das tu­rís­ti­cas no son uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra que su ac­ción sea ino­cua. Cuan­do la ofer­ta es rí­gi­da –y la de vi­vien­das en Bar­ce­lo­na lo es– cual­quier re­duc­ción de la ofer­ta dis­pa­ra los pre­cios.

Se nos di­ce que los al­qui­le­res en Bar­ce­lo­na to­da­vía son ba­jos en re­la­ción con otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas. Des­gra­cia­da­men­te, es­to no es cier­to si los con­si­de­ra­mos en tér­mi­nos del po­der ad­qui­si­ti­vo de sus ha­bi­tan­tes. Los 12,2€/m2 al mes que nos di­ce el Ayun­ta­mien­to que es el pre­cio me­dio re­pre­sen­ta un 0,36% del PIB per cá­pi­ta de la ciu­dad (40.800 €). Los equi­va­len­tes de Pa­rís (26 €) o Ams­ter­dam (19 €) re­pre­sen­tan en am­bos ca­sos el 0,33% de sus PIB per cá­pi­ta res­pec­ti­vos. Pe­ro fi­jé­mo­nos aho­ra en las zo­nas con ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo: los 16 € de Sa­rrià re­pre­sen­tan el 0,46% del PIB per cá­pi­ta, pe­ro los 34 € del 6.º y 7.º arron­dis

se­ments de Pa­rís re­pre­sen­tan el 0,44%, y los 25 € del cen­tro de Ams­ter­dam, el 0,42%. Bar­ce­lo­na ya es más ca­ra. Pe­ro lo que no tie­ne com­pa­ra­ción po­si­ble son los 16 € de la Vi­la Olím­pi­ca-Po­ble­nou y los 18 € de la Bar­ce­lo­ne­ta, que re­pre­sen­tan has­ta el 0,53% del PIB per cá­pi­ta de la ciu­dad en unos lu­ga­res don­de los ve­ci­nos es­tán le­jos de te­ner el po­der ad­qui­si­ti­vo pa­ra pa­gar­los. El re­sul­ta­do inexo­ra­ble es el des­pla­za­mien­to de es­tos ve­ci­nos.

A me­nu­do se nos di­ce que el gran pro­ble­ma de Bar­ce­lo­na es la fal­ta de vi­vien­da so­cial en al­qui­ler. Es cier­to que ca­si no la hay y que en Ams­ter­dam, en cam­bio, el 59% lo son. Tam­bién se nos di­ce que en Bar­ce­lo­na fal­ta con­trol so­bre los al­qui­le­res, y que el acor­ta­mien­to de los con­tra­tos de al­qui­ler por par­te de la LAU ha sido una ca­tás­tro­fe. Pe­ro tam­bién es cier­to que si hu­bie­ra más vi­vien­da de al­qui­ler so­cial el pro­ble­ma se­gui­ría exis­tien­do (ex­cep­to pa­ra los be­ne­fi­cia­rios) y que si los al­qui­le­res es­tu­vie­ran más cons­tre­ñi­dos aún se­ría me­nor su ofer­ta, que es pe­que­ña y que va a la ba­ja.

No to­do el mun­do pue­de vi­vir en el cen­tro de Bar­ce­lo­na, pe­ro tam­bién es cier­to que es­ta­mos po­nien­do de­ma­sia­das co­sas den­tro de la ciu­dad y que los fe­nó­me­nos que es­tán de­trás del en­ca­re­ci­mien­to de los pre­cios no só­lo no son pa­sa­je­ros, sino que se­gu­ra­men­te van a más, por lo que ba­rrios en­te­ros de Bar­ce­lo­na es­tán abo­ca­dos al sín­dro­me de Ei­vis­sa: una po­bla­ción don­de los na­ti­vos no pue­den vi­vir pe­ro sí tra­ba­jar. Si es­to no nos gus­ta, hay que de­fi­nir un mo­de­lo de ciu­dad más se­lec­ti­va con lo que me­te­mos y que pre­vea que los ve­ci­nos tam­bién ga­nen.

Por­que de lo que no hay du­da es de que el mo­de­lo ac­tual de ciu­dad glo­bal lí­der en tu­ris­mo, que em­be­le­sa a mu­chos, tie­ne de­ma­sia­das víc­ti­mas. |

Com­pa­ra­ción Los al­qui­le­res de Bar­ce­lo­na no son ba­jos res­pec­to a otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas por­que

el po­der ad­qui­si­ti­vo de sus ha­bi­tan­tes es mu­cho me­nor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.