In­ver­tir en los fun­da­men­ta­les

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Ro­bert Tor­na­bell

¿Por qué un pi­so am­plio del pa­seo de Grà­cia va­le 40 ve­ces el al­qui­ler de un año? Pri­me­ro, por­que al­guien es­tá dis­pues­to a pa­gar­lo. Pe­ro por en­ci­ma de to­do por­que to­dos los ac­ti­vos ga­na­ron va­lor cuan­do los ban­cos cen­tra­les ba­ja­ron los ti­pos de in­te­rés. Los que to­ma­ron hi­po­te­cas a ti­po va­ria­ble tu­vie­ron cuo­tas men­sua­les ca­da vez más ba­jas. Y las ac­cio­nes e in­clu­so la deu­da so­be­ra­na subie­ron tan­to que los que com­pra­ron la me­jor deu­da –bo­nos a 10 años de Ale­ma­nia– en vez de co­brar in­tere­ses los tu­vie­ron que pa­gar.

Ar­gen­ti­na, que su­frió en el año 2001 la peor quie­bra que se re­cuer­da, pa­gó deu­da, qui­tas y la in­fla­ción, por­que es­ta lo pa­ga to­do (pe­ro a cos­ta de los ju­bi­la­dos y de los que no te­nían sa­la­rios va­ria­bles). Y aho­ra Ar­gen­ti­na emi­te deu­da so­be­ra­na a 100 años, pe­ro al 7,9% anual; al­gu­nos creen que si tie­ne otras cri­sis, que­da mar­gen pa­ra re­cu­pe­rar el capital y ga­nar al­go. ¿Han per­di­do el sen­ti­do de la reali­dad los in­ver­so­res? Des­de 2008, Es­ta­dos Uni­dos inun­dó el mun­do de dó­la­res, que po­dían com­prar­se a un cuar­ti­llo. Y lue­go el BCE hi­zo lo mis­mo cuan­do vio que Ja­pón no que­ría ser el úl­ti­mo en ven­der gan­gas.

Du­ran­te años, los ban­cos cen­tra­les mar­ca­ron el rit­mo y las bol­sas bai­la­ron al que más con­ve­nía a los que im­pri­men bi­lle­tes. Los ac­ti­vos, ya fue­ran edi­fi­cios, ac­cio­nes o deu­da so­be­ra­na es­tu­vie­ron fuer­te­men­te co­rre­la­cio­na­dos, es de­cir, va­ria­ron de for­ma con­jun­ta. Si las ac­cio­nes subían, los edi­fi­cios del pa­seo de Grà­cia au­men­ta­ban de va­lor y tam­bién más tar­de los del res­to de Barcelona.

Lo ma­lo de los sue­ños es que no son pa­ra to­dos, du­ran po­co y a me­nu­do pue­den ser pe­sa­di­llas. En la bol­sa to­dos des­cu­brie­ron que mien­tras unas ac­cio­nes subían otras per­dían va­lor y las com­pa­ñías de se­gu­ros que bus­ca­ban deu­da so­be­ra­na en vez de co­brar in­tere­ses los te­nían que pa­gar. El ban­co cen­tral de Es­ta­dos Uni­dos nos abrió los ojos y nos di­jo que to­do lo que va­le cues­ta. En el cuar­to trimestre de 2016 y el pri­me­ro de 2017 los ban­cos ame­ri­ca­nos ga­na­ron más que nun­ca, por­que las hi­po­te­cas las ven­die­ron por en­ci­ma del 5% anual. De re­pen­te, to­dos los ac­ti­vos de­ja­ron de es­tar co­rre­la­cio­na­dos, es de­cir, ya no va­ria­ron de ma­ne­ra con­jun­ta.

Es­ta­mos an­te un nue­vo mer­ca­do y las opor­tu­ni­da­des só­lo se en­cuen­tran bus­can­do va­lor. Di­ga­mos adiós a la co­mo­di­dad de in­ver­tir por cla­ses de ac­ti­vos si­mi­la­res, por­que aho­ra lo que va­le es lo sin­gu­lar y dis­tin­to. En­tra­mos en la era de la di­ver­gen­cia de los pre­cios y só­lo va­le lo que se jus­ti­fi­que por los fun­da­men­ta­les, y por eso las ac­cio­nes pue­den re­va­lo­ri­zar­se aun­que ba­je el pre­cio de la deu­da pú­bli­ca. Di­fí­cil ofi­cio el de ges­tio­nar car­te­ras de in­ver­sión, pe­ro los fon­dos de in­ver­sión co­lec­ti­va no de­jan de au­men­tar.

Nue­vo mer­ca­do Di­ga­mos adiós a la co­mo­di­dad de in­ver­tir por cla­ses de ac­ti­vos si­mi­la­res, por­que aho­ra lo que va­le es lo sin­gu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.