Hue­vo cuán­ti­co, ga­lli­na ar­ti­fi­cial

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Jo­sep Ma­ria Gan­yet

El his­to­ria­dor, di­vul­ga­dor y productor de te­le­vi­sión bri­tá­ni­co Ja­mes Bur­ke nos na­rró en Co­ne­xio­nes (1978, BBC) la his­to­ria de la cien­cia y la tec­no­lo­gía po­nien­do el fo­co en las co­ne­xio­nes entre even­tos. La se­rie de­mos­tra­ba có­mo las co­ne­xio­nes entre des­cu­bri­mien­tos, avan­ces cien­tí­fi­cos y he­chos his­tó­ri­cos nos ha­bían lle­va­do a la tec­no­lo­gía ac­tual en una “vi­sión al­ter­na­ti­va del cam­bio”, en pa­la­bras su­yas.

La te­sis de esta vi­sión al­ter­na­ti­va es que un even­to o una in­no­va­ción del pa­sa­do pue­de de­ter­mi­nar as­pec­tos fun­da­men­ta­les de nues­tro pre­sen­te vía co­ne­xio­nes que a me­nu­do son po­co evidentes. Uno de los ejem­plos de la se­rie es el del te­lar me­cá­ni­co de Jac­quard que en 1804 fun­cio­na­ba con un sis­te­ma de tar­je­tas per­fo­ra­das de ma­de­ra que le per­mi­tía te­jer la ro­pa si­guien­do pa­tro­nes. En 1890 el in­ven­tor es­ta­dou­ni­den­se Herman Ho­lle­rith uti­li­zó un sis­te­ma de tar­je­tas per­fo­ra­das ba­sa­do en el de Jac­quard pa­ra ha­cer el cen­so. Ho­lle­rith par­ti­ci­pa­ría en 1911 en la fun­da­ción de la Com­pu­ting Ta­bu­la­ting Re­cord Com­pany que en 1924 cam­bia­ría el nom­bre por el de IBM. Hay un hi­lo de his­to­ria que va de los te­la­res de la Fran­cia de la 1.ª re­vo­lu­ción in­dus­trial has­ta el mó­vil de la 4.ª que lle­va­mos en el bol­si­llo.

Una pri­me­ra con­se­cuen­cia de esta te­sis es que los in­di­vi­duos ac­túan de acuer­do con lo que co­no­cen en su mo­men­to his­tó­ri­co y no se­gún las con­se­cuen­cias de sus ac­tos, que les son im­po­si­bles de pre­de­cir, por tan­to cual­quier pre­dic­ción del fu­tu­ro es po­co más que un ejer­ci­cio de gim­na­sia men­tal.

La se­gun­da con­se­cuen­cia del mo­de­lo de co­ne­xio­nes es que si es cier­to que el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co hu­mano es de­bi­do a las in­ter­co­ne­xio­nes entre des­cu­bri- mien­tos, avan­ces cien­tí­fi­cos y acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos, con los años sus in­ter­co­ne­xio­nes au­men­ta­rán de ma­ne­ra ex­po­nen­cial y co­mo re­sul­ta­do el nú­me­ro de avan­ces, que a su vez pro­vo­ca­rá más

in­ter­on­ne­xions (el nú­me­ro de co­ne­xio­nes de n ele­men­tos es del or­den de n al cua­dra­do). Por lo tan­to, con­cluía Bur­ke, el rit­mo del cam­bio no es cons­tan­te, sino que es ex­po­nen­cial, lo que lo ha­ce de­ma­sia­do com­ple­jo pa­ra que per­so­nas y so­cie­da­des lo po­da­mos asi­mi­lar.

Si mi­ra­mos el fo­to­gra­ma del mo­men­to que nos ha to­ca­do vi­vir, to­dos so­mos Jac­quard. Co­mo Jac­quard, nos preo­cu­pa­mos de ma­xi­mi­zar nues­tro bie­nes­tar con la tec­no­lo­gía que te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción y de ma­ne­ra de­li­be­ra­da o in­cons­cien­te apro­ve­cha­mos to­das las co­ne­xio­nes entre nue­vos de­sa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos pa­ra nues­tro be­ne­fi­cio.

Pe­ro si ve­mos la pe­lí­cu­la en­te­ra, Jac­quard que­da muy le­jos, de­trás de las in­ter­co­ne­xio­nes que to­dos los cam­bios tec­no­ló­gi­cos han ge­ne­ra­do en es­tos 200 años y pi­co. Las co­ne­xio­nes for­tui­tas o bus­ca­das entre los Ho­lle­rith, Tu­ring, Shan­non, Feyn­man, Wat­son y Crick, Kahn, Ber­ners-Lee, Brin y Musk con even­tos, cir­cuns­tan­cias y las tec­no­lo­gías de sus res­pec­ti­vos mo­men­tos, nos han lle­va­do a, entre otras, la re­vo­lu­ción ci­ber­né­ti­ca, la re­vo­lu­ción ge­né­ti­ca y la re­vo­lu­ción di­gi­tal. En tres pa­la­bras y en un dia­gra­ma de Venn: a la in­ter­sec­ción entre áto­mos, bits y ge­nes que es don­de su­ce­de la 4.ª re­vo­lu­ción in­dus­trial. Y co­mo Jac­quard, no so­mos cons­cien­tes del im­pac­to que nues­tros ac­tos ten­drán en el fu­tu­ro.

Es­te so­la­pa­mien­to de dis­ci­pli­nas apa­ren­te­men­te dis­jun­tas ha­ce que no ten­ga­mos que bus­car de­ma­sia­do le­jos pa­ra en­con­trar sus in­ter­co­ne­xio­nes. Fi­jé­mo­nos en los cam­pos de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) y la compu­tación cuán­ti­ca.

La IA es la ca­pa­ci­dad de los or­de­na­do­res de si­mu­lar el com­por­ta­mien­to hu­mano, es­pe­cial­men­te ta­reas cog­ni­ti­vas co­mo el apren­di­za­je y la re­so­lu­ción de pro­ble­mas. Tu­ring de­cía en 1950 que los or­de­na­do­res no te­nían que si­mu­lar el ce­re­bro hu­mano adul­to, sino que era más fá­cil si­mu­lar el ce­re­bro de un ni­ño y que con el tiem­po lle­ga­ra a desa­rro­llar una in­te­li­gen­cia de adul­to, co­mo ha­ce un ni­ño con un buen apren­di­za­je. Su­ce­de que el tiem­po hu­mano y el tiem­po de un or­de­na­dor son muy di­fe­ren­tes: los im­pul­sos eléc­tri­cos den­tro del ce­re­bro van a una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de unos 200 me­tros por se­gun­do, mien­tras que los bits via­jan a la ve­lo­ci­dad de la luz por la fi­bra óp­ti­ca. Pa­ra un ce­re­bro ar­ti­fi­cial que fue­ra a la ve­lo­ci­dad de la luz, nues­tra ac­ti­vi­dad le pa­re­ce­ría muy len­ta.

La compu­tación cuán­ti­ca es un pa­so más en la evo­lu­ción de los or­de­na­do­res don­de ya no ma­ni­pu­lan bits sino qu­bits. Un qu­bit (quan­tum bit), a di­fe­ren­cia de un bit que só­lo pue­de te­ner un es­ta­do de 1 o 0, pue­de te­ner los dos es­ta­dos a la vez. Sue­na un po­co ex­tra­ño, pe­ro es mar­ca de la ca­sa de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca (si crees que en­tien­des la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, es que no en­tien­des la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, de­cía Feyn­man). La con­se­cuen­cia prác­ti­ca es que mien­tras los or­de­na­do­res ac­tua­les só­lo pue­den “pen­sar” en una so­lu­ción en ca­da mo­men­to (co­mo lo ha­ce nues­tro ce­re­bro), un or­de­na­dor cuán­ti­co las pue­de pen­sar to­das a la vez. Ima­gí­ne­se un or­de­na­dor así si­mu­lan­do el ce­re­bro ar­ti­fi­cial del que ha­bla­ba an­tes.

No soy ex­per­to en nin­gu­na de las dos dis­ci­pli­nas, pe­ro he leí­do mu­cho so­bre el te­ma (Ma­nuel Fe­rran­do) y cuan­to más leo más evi­den­te me pa­re­ce la in­ter­re­la­ción entre la IA y la compu­tación cuán­ti­ca y có­mo los avan­ces en un cam­po in­flu­yen de ma­ne­ra ex­po­nen­cial en el del otro y vi­ce­ver­sa. Avan­ces en fí­si­ca pue­den ha­cer reali­dad la compu­tación cuán­ti­ca a ni­vel comercial que a la vez pue­de ha­cer reali­dad el desa­rro­llo de una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial com­pa­ra­ble o su­pe­rior a la hu­ma­na con ca­pa­ci­dad de apren­der. Y al re­vés, avan­ces en apren­di­za­je má­qui­na y apren­di­za­je pro­fun­do ba­sa­dos en sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pue­den ayu­dar a los fí­si­cos a desa­rro­llar or­de­na­do­res cuán­ti­cos.

El úl­ti­mo epi­so­dio de Co­ne­xio­nes es del 1997 y to­da­vía le fal­ta­ban al­gu­nas pa­ra ex­pli­car­nos las con­se­cuen­cias que se­gu­ro que no se­rán las que nos ima­gi­na­mos.

In­fluen­cia Avan­ces en compu­tación cuán­ti­ca pue­den ha­cer po­si­ble la IA, y avan­ces en IA, en el desa­rro­llo de or­de­na­do­res

cuán­ti­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.