Mi abo­ga­do es un ro­bot

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Eu­ge­nia Na­va­rro

Pa­re­ce cien­cia fic­ción, pe­ro no lo es tan­to. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el ma­ching lear­ning pi­san fuer­te en el sec­tor le­gal, don­de la con­fian­za entre per­so­nas es la cla­ve de la re­la­ción. ¿Po­drán las má­qui­nas sus­ti­tuir a los abo­ga­dos y jue­ces? Mi res­pues­ta de hu­ma­nis­ta con­ven­ci­da es que no: la jus­ti­cia es hu­ma­na y de­be­rá ser ad­mi­nis­tra­da por hu­ma­nos. Pe­ro la reali­dad no es tan con­tun­den­te. To­dos aque­llos tra­ba­jos o ser­vi­cios le­ga­les que sean es­tan­da­ri­za­bles aca­ba­rán rea­li­zán­do­los má­qui­nas, no me ca­be la me­nor du­da; pe­ro no só­lo en el sec­tor le­gal, sino en to­dos los ám­bi­tos. Se­rá cues­tión de tiem­po.

En la abo­ga­cía se in­ves­ti­ga, se bus­ca in­for­ma­ción en ba­ses de da­tos de pre­ce­den­tes, ju­ris­pru­den­cia… y en ese pun­to la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no tie­ne ri­val, pue­den pro­ce­sar mi­llo­nes de da­tos, sen­ten­cias e in­for­ma­ción. Y no só­lo eso, la in­ter­ac­ción con los ro­bots se pue­de ha­cer en el lenguaje na­tu­ral del mis­mo mo­do que con cual­quier otro ser hu­mano. Los ro­bots apren­den y me­jo­ran su co­no­ci­mien­to en un mo­de­lo de apren­di­za­je con­ti­nuo. No sé has­ta dón­de y en qué me­di­da, pe­ro es­tá cla­ro que ten­drán un im­pac­to en el sec­tor le­gal y en la jus­ti­cia, que po­drá ser más ágil y pre­ci­sa.

No ol­vi­de­mos que nues­tra jus­ti­cia es­tá des­bor­da­da, es len­ta y a hoy por hoy no tie­ne su­fi­cien­tes re­cur­sos. La uti­li­za­ción de es­te ti­po de mo­de­los po­dría lle­var a sen­ten­cias rá­pi­das y efec­ti­vas ba­sa­das en el co­no­ci­mien­to de las dic­ta­das por hu­ma­nos. Sin du­da es me­jor ese es­ce­na­rio que años con ca­sos pen­dien­tes, que lle­van al ciu­da­dano a des­con­fiar del sis­te­ma y de la pro­pia jus­ti­cia. Se­gu­ra­men­te en el equi­li­brio es­tá la so­lu­ción, la com­bi­na­ción de mo­de­los mix­tos (hu­ma­nos y má­qui­nas) y, por su­pues­to, que la re­vi­sión fi­nal sea de un juez. Pe­ro ¿cuán­to po­drían ayu­dar a la jus­ti­cia ro­bots que sin­te­ti­cen y ofrez­can po­si­bles sen­ten­cias al­ter­na­ti­vas y jus­ti­fi­ca­das? Mu­cho por desa­rro­llar, pe­ro mu­cho tam­bién que ga­nar.

Los avan­ces en es­te cam­po son ili­mi­ta­dos y eso que só­lo es­ta­mos en los ini­cios de lo que pue­den lle­gar a ser. Al­gu­nos ro­bots dis­po­nen de re­co­no­ci­mien­to de emo­cio­nes a tra­vés de las mi­cro­ex­pre­sio­nes (las que no son vo­lun­ta­rias), lenguaje cor­po­ral e in­clu­so –es­to pa­re­ce cien­cia fic­ción– se aven­tu­ran a pre­de­cir con por­cen­ta­jes de se­gu­ri­dad cuán­do una per­so­na mien­te.

Pe­ro lo mis­mo pa­sa a ni­vel per­so­nal, es­tos ro­bots po­drían re­sol­ver du­das de los ciu­da­da­nos o in­clu­so dar cier­to ti­po de ase­so­ra­mien­to. Cuan­to más ase­qui­ble sea la jus­ti­cia, ten­dre­mos una so­cie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va. Des­de lue­go no pa­ra to­do, ni ja­más po­drán sus­ti­tuir las re­la­cio­nes per­so­na­les, pe­ro la uti­li­za­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pro­vo­ca­rá que la abo­ga­cía sea más so­fis­ti­ca­da, rá­pi­da y efi­cien­te.

Bue­na ayu­da La uti­li­za­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha­rá que la abo­ga­cía, y la jus­ti­cia, sea más so­fis­ti­ca­da, rá­pi­da y efi­cien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.