La dic­ta­du­ra del es­trés

Alex Pang mues­tra que el des­can­so no es hol­ga­za­ne­ría y que los más crea­ti­vos sa­ben ad­mi­nis­trar­lo bien

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

El en­torno la­bo­ral es re­gre­si­vo y se con­si­de­ra el es­trés co­mo una se­ñal de com­pro­mi­so

Si de­fi­ni­mos nues­tra iden­ti­dad por nues­tro tra­ba­jo, de­di­ca­ción, efec­ti­vi­dad y dis­po­si­ción a ha­cer más de la cuen­ta, el des­can­so pue­de ser vis­to co­mo la ne­ga­ción de to­das esas co­sas: si tu tra­ba­jo es tu ser, cuan­do de­jas de tra­ba­jar, de­jas de exis­tir. De he­cho, en el mun­do ac­tual pa­ra mu­chos la ma­yor pro­duc­ti­vi­dad no es­tá sig­ni­fi­can­do me­nos ho­ras de tra­ba­jo, sino más, ade­más de no ago­tar los días de va­ca­cio­nes y, du­ran­te ellos, es­tar en­gan­cha­do­sal­co­rreo elec­tró­ni­co. Sin em­bar­go, el des­can­so no es lo con­tra­rio del tra­ba­jo, ra­zo­na el consultor de Si­li­con Va­lley Alex Pang: es su com­pa­ñe­ro y al­gu­nas de las per­so­nas más crea­ti­vas de la his­to­ria en­ten­die­ron que con las for­mas ade­cua­das de re­la­ja­ción man­te­nían vi­va su ins­pi­ra­ción, esa mis­te­rio­sa par­te de­la­men­te­que im­pul­sa el pro­ce­so crea­ti­vo. Di­cho al re­vés: el tra­ba­jo es una ne­ce­si­dad pa­ra una vi­da con sig­ni­fi­ca­do, pe­ro el res­pe­to po­rel­tra­ba­joex­ce­si­vo­re­fle­ja pe­re­za in­te­lec­tual. Me­dir el tiem­po que al­guien de­di­ca al tra­ba­jo es la for­ma más fá­cil de eva­luar su de­di­ca­ción... y es muy po­co fia­ble.

Ja­mes Wat­son des­cu­brió la es­truc­tu­ra del ADN­co­nF­ran­ci­sC­rick no só­lo en el la­bo­ra­to­rio, tam­bién en pro­lon­ga­das co­mi­das en el pub Ea­gle, pa­seos ves­per­ti­nos por los al­re­de­do­res de Cam­brid­ge y cu­rio­sean­do en tien­das de li­bros. Ype­sea pro­ta­go­ni­zar una ca­rre­ra con­tra­rre­loj con­tra las men­tes más bri­llan­tes del si­glo, no de­jó de asis­tir a con­fe­ren­cias ni de ir de va­ca­cio­nes a los Al­pes ni de ju­gar al te­nis. Un con­tem­po­rá­neo di­jo que Wat­son te­nía tiem­po pa­ra las chi­cas y el te­nis por­que era un ge­nio, pe­ro qui­zá fue­ra al re­vés, su­gie­re Pang. Qui­zá la ne­ce­si­dad de es­tar siem­pre co­nec­ta­dos y usar los fi­nes de se­ma­na pa­ra po­ner­nos al día con el tra­ba­jo no fun­cio­na tan bien co­mo pa­re­ce.

Las neu­ro­cien­cias han arro­ja­do luz so­bre el pa­pel del des­can­so en for­ta­le­cer el ce­re­bro y me­jo­rar el apren­di­za­je y la ins­pi­ra­ción. Las sies­tas re­pa­ra­do­ras, los lar­gos pa­seos, el ejer­ci­cio enér­gi­co ylas va­ca­cio­nes pro­lon­ga­das, que son al­gu- nas de las es­tra­te­gias que exa­mi­na Des­can­sa, no son in­te­rrup­cio­nes im­pro­duc­ti­vas, sino ayu­das pa­ra el tra­ba­jo de las per­so­nas crea­ti­vas.

El ce­re­bro tie­ne una ac­ti­vi­dad in­ce­san­te y des­can­san­do me­jor es po­si­ble de­jar­lo ac­tuar y to­mar no­ta cuan­do apa­re­ce al­go in­tere­san­te. Des­de Ar­quí­me­des, gran­des ideas han sur­gi­do en la ba­ñe­ra; e in­clu­so dur­mien­do el ce­re­bro ana­li­za los pro­ble­mas que tra­ta de re­sol­ver. Y el buen des­can­so es una ca­pa­ci­dad que se pue­de apren­der a me­jo­rar. Los más crea­ti­vos, se­ña­la el au­tor, no só­lo prac­ti­can sus ta­len­tos, sino tam­bién el des­can­so deliberado, que ayu­da a or­ga­ni­zar la vi­da y cal­mar­la y da es­pa­cio al sub­cons­cien­te pa­ra se­guir tra­ba­jan­do. Ade­más, mu­chas per­so­nas crea­ti­vas sue­len prac­ti­car ejer­ci­cio ago­ta­dor: man­tie­ne la agu­de­za men­tal, da ener­gía y per­mi­te co­nec­tar con el pa­sa­do. Hoy se con­si­de­ra el es­trés co­mo se­ñal de com­pro­mi­so, pe­ro, con­clu­ye, es un fe­nó­meno re­cien­te: en la ma­yor par­te de la his­to­ria, la ima­gen del lí­der era la de al­guien tran­qui­lo, el éxi­to co­men­za­ba con el au­to­do­mi­nio. El en­torno la­bo­ral ac­tual es re­gre­si­vo y de­bi­li­ta el es­pí­ri­tu. El des­can­so no es hol­ga­za­ne­ría.

XA­VIER GÓMEZ

DES­CAN­SA Alex Soo­jung-Kim Pang

Lid edi­to­rial 230 p. | Pa­pel 19,90 € |

e-book, 11,90 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.