Di­ver­sión de do­ble ca­ra

Ele­gan­cia y con­fort con el te­cho abier­to; de­por­ti­vi­dad y pres­ta­cio­nes al ai­re li­bre con el ca­brio bi­pla­za SLC

La Vanguardia - Dinero - - PRUEBA - Da­niel Bal­cells

El des­ca­po­ta­ble an­tes co­no­ci­do co­mo SLK triun­fó de for­ma arro­lla­do­ra a me­dia­dos de los 90 y du­ran­te los pri­me­ros años 2000. Era la épo­ca de es­plen­dor de los te­chos du­ros re­trác­ti­les, de los que el pe­que­ño ca­brio de Mer­ce­des se con­vir­tió en pre­cur­sor y me­jor em­ba­ja­dor. Su po­pu­la­ri­dad se re­sin­tió en la se­gun­da ge­ne­ra­ción, aun­que se man­tu­vo, pe­ro de­ca­yó de for­ma no­ta­ble en la su­ce­si­vas. Pe­se a to­do, la fir­ma de la es­tre­lla lo man­tie­ne en ca­tá­lo­go –re­bau­ti­za­do co­mo SLC pa­ra ajus­tar­se a la nue­va no­men­cla­tu­ra de mo­de­los– con una ver­sión ga­so­li­na de 184 CV­yo­tra dié­sel de 204, am­bas de 4 ci­lin­dros. Ade­más, des­de el año pa­sa­do, la di­vi­sión AMG fir­ma por su par­te una va­rian­te más pres­ta­cio­nal de ren­di­mien­to po­ten­cia­do de­no­mi­na­da SLC 43 AMG. Al­ta­men­te sofisticado y me­cá­ni­ca­men­te muy po­de­ro­so, el roads­ter alemán se con­vier­te en­ton­ces en una efi­caz he­rra­mien­ta mul­tiu­sos ca­paz de pro­por­cio­nar sen­sa­cio­nes de con­duc­ción pro­pias de un de­por­ti­vo ra­di­cal, al tiem­po que mi­ma con su­til de­li­ca­de­za a sus dos ocu­pan­tes en un am­bien­te re­fi­na­do y lu­jo­so con un al­to ni­vel de con­fort.

Im­pe­tuo­so o re­po­sa­do

Equi­pa­do con un mo­tor V6 de 3 li­tros desa­rro­lla 367 CV con 520 Nm de par má­xi­mo entre 2.000 y 4.200 vuel­tas. Se­me­jan­te em­pu­je en el tren tra­se­ro pa­ra un pe­que­ño pe­ro muscu­loso y atlé­ti­co cuer­po de só­lo 4,14 m de lar­go, 1,81 de an­cho y 1,30 de al­to que arro­ja so­bre la bás­cu­la unos li­via­nos 1.595 kg da una idea de las dia­blu­ras di­ná­mi­cas que es­te tra­vie­so bi­pla­za pue­de co­me­ter... Ace­le­ra de 0 a 100 en 4,7 se­gun­dos y tie­ne una pun­ta au­to­li­mi­ta­da a 250 km/h, aun­que más que una pa­ta­da ra­bio­sa y bru­tal (que tam­bién la pue­de te­ner con el mo­do Sport+), su en­tre­ga de po­ten­cia bro­ta de for­ma cons­tan­te, con­tun­den­te y con­ti­nua­da co­mo es ha­bi­tual en mo­to­res lle­nos y gor­dos co­mo es­te 6 en V.

No­ta­ble­men­te ágil y di­ná­mi­co en sus mo­vi­mien­tos, apro­ve­cha bien sus con­te­ni­das di­men­sio­nes en ca­rre­te­ras ser­pen­tean­tes, aun­que la ri­gi­dez de su cha­sis, la es­truc­tu­ra de su te­cho me­tá­li­co es­ca­mo­tea­ble y una pues­ta a pun­to de la sus­pen­sión al­go con­ser­va­do­ra de­no­tan su do­ble fun­cio­na­li­dad de­por­ti­vi­dad-co­mo­di­dad.

Lo que pa­ra unos es una ven­ta­ja (po­der con­tar con “dos co­ches en uno”), pa­ra otros es una des­ven­ta­ja. Sea co­mo sea, el ren­di­mien­to me­cá­ni­co es muy al­to y su com­por­ta­mien­to, óp­ti­mo, aun­que su cam­bio au­to­má­ti­co 9G-Tro­nic de 9 re­la­cio­nes tam­po­co sea el me­jor alia­do pa­ra una con­duc­ción de­por­ti­va ex­tre­ma. Esta ca­ja no re­du­ce con la ra­pi­dez desea­da, en oca­sio­nes las re­cu­pe­ra­cio­nes pre­ci­san ba­jar va­rias ve­lo­ci­da­des de gol­pe y al lle­gar rá­pi­do a una cur­va es di­fí­cil sa­ber en qué mar­cha va y con cuál afron­tar­la.

Don­de el SLC bor­da su pa­pel es co­mo ca­brio, ro­dan­do abier­to de for­ma pau­sa­da y tran­qui­la, sin­tien­do la bri­sa y la me­lo­día so­no­ra de su bloque, o co­mo cu­pé, có­mo­da­men­te ais­la­dos tér­mi­ca y acús­ti­ca­men­te gra­cias al te­cho du­ro re­trác­til.

La aper­tu­ra del te­cho de cris­tal se pue­de ac­cio­nar con el vehícu­lo en mar­cha has­ta 40 km/h

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.