El ne­go­cio de los me­ga­ya­tes

El cre­cien­te nú­me­ro de es­tos bar­cos au­men­ta la ci­fra de di­se­ña­do­res, cons­truc­to­res, as­ti­lle­ros y bró­kers

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Ja­vier Or­te­ga Fi­guei­ral

El cre­cien­te nú­me­ro de bar­cos es­ti­mu­la el mer­ca­do

Hu­bo un tiem­po en que la lle­ga­da a puer­to de al­gu­nos gran­des bar­cos de re­creo eran un acon­te­ci­mien­to, tan­top or­la pre­sen­cia del bu­que en sí co­mo por los per­so­na­jes que iban abor­do. Ge­ne­ral­men­te, eran an­ti­guos bar­cos a mo­tor re­con­ver­ti­dos en ya­tes o pre­cio­sos ve­le­ros cons­trui­dos en tiem­pos de en­tre­gue­rras, cu­yo nom­bre iba di­rec­ta­men­te li­ga­do con su pro­pie­ta­rio o pro­pie­ta­ria: El Sea Cloud era de Mar jo­rie Me­rri­weat­her, el Ch­ris­ti­na, de Ar is­tó te­le sOn as­sis, elShem arad eS ir Ber­nard Dock ero el Ta­lit­ha, ini­cial­men­te fue del pro­pie­ta­rio de la com­pa­ñía au­to­mo­vi­lís­ti­ca Pac­kard y lue­go, per­te­ne­ció a la fa­mi­lia Getty. Ya­sí, un­pu­ña­do­de bar­cos que re­co­rrían al­gu­nas zo­nas del mun­do con sus pro­pie­ta­rios e in­vi­ta­dos a bor­do. Tiem­pos de jet set, an­tes de la lle­ga­da de los jets.

El mun­do de los gran­des ya­tes, aque­llos que tie­nen es­lo­ras que su­pe­ran los 30 me­tros, cre­ció muy len­ta­men­te has­ta fi­na­les del si­glo X X, cuan­do hu­bo un enor­me boom eco­nó­mi­co que, en el mun­do de la náu­ti­ca de re­creo, se tra­du­jo en la cons­truc­ción de do­ce­nas de nue­vos ya­tes, ani­man­do la vi­da de as­ti­lle­ros his­tó­ri­cos, so­bre­to­do del nor­te de Eu­ro­pa, que ha­bían per­di­do cuo­ta de mer­ca­do en la cons­truc­ción de mer­can­tes o bu­ques de gue­rra y que los nue­vos mi­llo­na­rios chi­nos, ru­sos, ára­bes yen me­nos me­di­da de otros paí­ses, hi­cie­ron re­ver­de­cer esos ta­lle­res que fa­bri­ca­ron bar­cos ca­da vez más gran- des.

Con es­tos nue­vos bu­ques, el­ran­king de los ya­tes con ma­yo­res es­lo­ras del mun­do ha en­lo­que­ci­do en lo que lle­va­mos de si­glo: ca­da año apa­re­cen nue­vos bar­cos de re­creo que ba­ten a otros de me­di­das es­pec­ta­cu­lar es. Ac­tual­men­te, se­gún los da­tos de la mul­ti­na­cio­nal del sec­tor Cam­per & Ni­chol­sons, ya hay unos 5.000 su­per ya­tes de­más de 30 me­tros en el mer­ca­do, de los que 112 son me­ga o gi­ga ya­tes, bar­cos que tie­nen más de 75 me­tros de es­lo­ra y el grue­so de es­tos úl­ti­mos ha si­do cons­trui­do en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Des­de 2013, el ya­te más gran­de del mun­do es el Az­zam, que tie­ne 180 me­tros de es­lo­ra, tan so­lo 10 me­nos que el Abel Ma­tu­tes, el ma­yor ferry de la na­vie­ra Ba­leà­ria. Su cons­truc­ción al­can­zó los 506 mi­llo­nes de eu­ros y es pro­pie­dad del pre­si­den­te de los Emiratos Ára­bes. El se­gun­do ma­yor si­gue sien­do el Eclip­se, uno de los bar­cos de re­creo del ru­so Ro­man Abra­mo­vich, de 163 me­tros y un cos­te ori­gi­nal de 425 mi­llo­nes de eu­ros en 2009 y el ter­ce­ro, con 162 me­tros de es­lo­ra es el Du­bai, pro­pie­dad de Moha­med bin Ras­hid Al Mak­tum, Emir de Du­bái, que in­vir­tió al­go más de 340 mi­llo­nes de eu­ros en su cons­truc­ción.

To­dos es­tos bar­cos han su­pues­to un ne­go­cio re­don­do pa­ra los as­ti­lle­ros ale­ma­nes co­mo Blohm+Voss y sob re­to doLürs­sen,b aña­da en petr odó­la­res y otras va­rian­tes de dó­la­res en los úl­ti­mos tiem­pos. Y aun­que uno de los gran­des ne­go­cios es­tá en el di­se­ño y cons­truc­ción de es­tos bar­cos, de es­tos cuel­gan un buen nú­me­ro de em­pre­sas que han ido cre­cien­do al mis­mo rit­mo que la in cor­po­ra­ción de nue­vos su­per­ya­tes al mer­ca­do.

Te­nien­do en cuen­ta que los gas­tos de man­te­ni­mien­to de uno de es­tos bar­co­se­sun10% desucos­tea­la­ño, es nor­mal ver el cre­ci­mien­to de as­ti­lle­ros es­pe­cia­li­za­dos en re­con­ver­sio­nes, re­pa­ra­cio­nes y man­te­ni­mien­to. EnEs­pa­ña, hay dos gran­des es­pe­cia­lis­tas: MB92, en Bar­ce­lo­na, y As­ti­lle­ros de Ma­llor­ca, enPal­ma. La­pri­me­ra fac­tu­ró al­go más de 70 mi­llo­nes el año pa­sa­do yen sus ins­ta­la­cio­nes tra­ba­jan unos 1.000 em­plea­dos, en­tre pro­pios ysub­cont ra­tas, mien­tras que la em­pre­sa ma­llor­qui­na al­can­zó los 36 mi­llo­nes el año pa­sa­do.

Ade­más de es­tos, el mun­do de los gran­des ya­tes mue­veu nbuen­nu­me­ro­se ser­vi­cios que ofre­cen puer­tos ya es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra es­tos bar­cos co­moO­neO­cean, en Bar­ce­lo­na, Port Adriano, en Ma­llor­ca o Ma­ri­na So­vre­ne­nEi­vis­sa, es­ta úl­ti­ma de re­cien­te in­cor­po­ra­ción en Es­pa­ña, con la atracción de nue­vos em­pleos, bró­kers pro­vee­do­res de to­do ti­po y ser­vi­cios pa­ra pro­pie­ta­rios de ya­tes y so­bre to­do, sus tri­pu­lan­tes que son quie­nes vi­ven real y per­ma­nen­te­men­te a bor­do de es­tos bar­cos de re­creo que son un enor­me ne­go­cio que em­plea a unas 130.000 per­so­nas en to­do el mun­do. De acuer­do a los da­tos de Bar­ce­lo­na Clus­ter Nàu­tic, ca­da uno de es­tos gran­des me­ga­ya­tes de­ja en la ciu­dad don­de es­tá ama­rra­do 2 mi­llo­nes de eu­ros al año, en­tre gas­tos de man­te­ni­mien­to, ama­rre, pro­vi­sio­nes y otros.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.