Oro ne­gro, fu­tu­ro gris en la fa­ja del Ori­no­co

En la mal­tre­cha re­gión pe­tro­lí­fe­ra de Ve­ne­zue­la, cre­ce el mie­do a po­si­bles san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son Bar­ce­lo­na (Ve­ne­zue­la)

Ba­jo tie­rra, ya­ce un El Do­ra­do ne­gro; ca­si 300.000 mi­llo­nes de­ba­rri­les de pe­tró­leo, las re­ser­vas de cru­do más gran­des del mun­do. Pe­ro, en la su­per­fi­cie, un via­je a tra­vés de la fa­ja pe­tro­lí­fe­ra del Río Ori­no­co de Ve­ne­zue­la, des­de Bar­ce­lo­na, en el nor­te, has­ta Ciu­dad Gu­ya­na, en la ori­lla del enor­me río, cru­za un pai­sa­je de des­abas­te­ci­mien­to cró­ni­co, tra­pi­cheo opor­tu­nis­ta y preo­cu­pa­ción por el fu­tu­ro.

En el com­ple­jo pe­tro­quí­mi­co de Jo­sé , en las afue­ras de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na, so­lo se ve una lla­ma par­pa­dean­do al atar­de­cer an­te las si­lue­tas de chi­me­neas me­tá­li­cas y las vie­jas me­jo­ra­do­ras ne­ce­sa­rias pa­ra re­fi­nar el pe­sa­do cru­do de la re­gión. Que­da­ron enagua de bo­rra­jas los pla­nes de in­ver­sión en plan­tas que –con ca­pi­tal, chino, co­reano, ru­so y eu­ro­peo– ha­brían abier­to la puer­ta a una nue­va fa­se del pe­tro­so­cia­lis­mo cha­vis­ta. El co­lap­so del pre­cio del pe­tró­leo en el 2012 pa­ró en se­co la en­tra­da de di­vi­sas y pro­vo­có una re­ce­sión ca­tas­tró­fi­ca que ha des­trui­do el 30% del PIB.

La pro­duc­ción pe­tro­le­ra se ha des­plo­ma­do de 3,3 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios a dos mi­llo­nes en los úl­ti­mos diez años. Jun­to con la caí­da del pre­cio, es­to ha diez­ma­do los in­gre­sos de di­vi­sas por ex­por­ta­cio­nes, la mi­tad des­ti­na­da a EE.UU. Han caí­do un 70% en cin­co años.

Sin di­vi­sas no se pue­den fi­nan­ciar las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra mo­der­ni­zar la in­fra­es­truc­tu­ra pe­tro­lí­fe­ra y, con­cre­ta­men­te, cons­truir seis nue­vas me­jo­ra­do­ras en Jo­sé y el co­lin­dan­te Puer­to la Cruz. Ni man­te­ner tan si­quie­ra las exis­ten­tes. “Me­di­je­ron unos di­rec­ti­vos de una in­ge­nie­ra asiá­ti­ca que se re­ti­ra­ron del pro­yec­to por­que PDV­SA no les pa­ga­ba” di­jo Son, un em­pre­sa­rio co­reano afin­ca­do cer­ca de Bar­ce­lo­na que com­pra­ba pes­ca­do y ma­ris­co vi­vo pa­ra ex­por­tar­loa Asia.

Pa­ra no sus­pen­der pa­gos so­bre la enor­me deu­da de la pe­tro­le­ra es­ta­tal PDV­SA, el go­bierno se ha vis­to for­za­do a re­du­cir drás­ti­ca­men­te las im­por­ta­cio­nes de ma­te­ria s pri­mas, la raíz de la cri­sis de des­abas­te­ci­mien­to que azo­ta al país. Ha in­ten­ta­do ven­der ac­ti­vos pe­tro­le­ros tam­bién. Pe­ro, en una de esas con­tra­dic­cio­nes in­ve­ro­sí­mi­les tan fre­cuen­tes en Ve­ne­zue­la, la opo­si­ción li­be­ral con ma­yo­ría en el par­la­men­to– cu­yos ase­sor es eco­nó­mi­cos de­fien­den se­cre­ta­men­te la pri­va­ti­za­ción de­lPDVSA–b lo­queó la ven­ta de va­rios ac­ti­vos a la pe­tro­le­ra ru­sa Ros­neft. Eso fue uno­de­los mo­ti­vos de la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal de la asam­blea en abril que desató la úl­ti­ma ola de pro­tes­tas.

Des­de las elec­cio­nes del do­min­go pa­sa­do a una nue­va asam­blea cons­ti­tu­yen­te –que la opo­si­ción ca­li­fi­ca co­mo un gol­pe de Es­ta­do– se ha­bla mu­cho de po­si­bles san­cio­nes, con­cre­ta­men­te res­tric­cio­nes so­bre las im­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo ve­ne­zo­lano en Es­ta­dos Uni­dos. Si es­to ocu­rre, “una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria se con­ver­ti­rá en una ca­tás­tro­fe” , di­jo el eco­no­mis­ta ve­ne­zo­lano Fran­cis­co Ro­drí­guez de To­rino Ca­pi­tal. Los prin­ci­pa­les clien­tes de Ve­ne­zue­la en EE.UU. des­acon­se­jan las san­cio­nes tam­bién. Otra caí­da de las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo ve­ne­zo­la­na, a fin de cuen­tas, pro­vo­ca­ría con to­da se­gu­ri­dad una

JUAN CAR­LOS HER­NAN­DEZ / BLOOM­BERG

Un em­bar­go pe­tro­le­ro en Es­ta­dos Uni­dos con­ver­ti­ría la cri­sis en una ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.