De Wall Street a Do­lar To­day

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

sus­pen­sión pa­gos so­bre mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de deu­da de PDV­SA con con­se­cuen­cias desas­tro­sas pa­ra di ver­sos fon­dos enWall Street que han ren­ta­bi­li­za­do los dis­pa­ra­dos ti­pos de in­te­rés que Ve­ne­zue­la de­be pa­gar por en­deu­dar­se. La ad­mi­nis­tra­ción Trump ya ha ame­na­za­do con san­cio­na­ra ban­cos co­mo Gold­man Sachs con­tra­ta­dos por PDV­SA pa­ra co­lo­car deu­da y han pues­to en una lis­ta ne­gra al di­rec­ti­vo de PDV­SA, Si­mon Zer­pa, el in­ter­lo­cu­tor de los fon­dos.

Aun­que es­té dis­pues­to a agra­var la cri­sis de des­abas­te­ci­mien­to en Ve­ne­zue­la, es­tá por ver si Trump quie­re in­cor­diar más a Wall Street o a mul­ti­na­cio­na­les pe­tro­le­ras co­mo Che­vron, Va­le­ro Energy y Phi­llips 66 que per­fo­ran en la fa­ja del Ori­no­co. Es más, pri­var­se del pe­tró­leo del ter­cer país su­mi­nis­tra­dor de EE.UU. pro­vo­ca­ría subidas del pre­cio en las ga­so­li­ne­ras es­ta­dou­ni­den­ses.

Al igual que en Ca­ra­cas y Was­hing­ton, to­do es es­per­pen­to en la fa­ja del Ori­no­co. Joel, el ge­ren­te de una ga­so­li­ne­ra en Ciu­dad Gua­ya­na ya com­pa­gi­na la ven­ta de ga­so­li­na con la com­pra ilí­ci­ta de di­vi­sas. Ofre­ce 4.000 bo­lí­va­res por dó­lar, ca­si el do­ble de lo que se pa­ga­ba so­lo dos se­ma­nas an­tes. Pe­ro lo más ex­tra­ño es lo que di­ce de su ga­so­li­ne­ra. “La ga­so­li­na es ca­si gra­tui­ta en Ve­ne­zue­la; a mí me pa­ga el go­bierno por ven­der­la”, di­ce. Se­gún un cálcu­lo he­cho aquel día, un li­tro de ga­so­li­na va­lía 0,02 eu­ros.

Has­ta los ex­per­tos pe­tro­le­ros cha­vis­tas co­mo Da­vid Par­va­si­ni de la Uni­ver­si­dad bo­li­va­ria­na de Ca­ra­cas han re­co­men­da­do un pre­cio más al­to a me­dio pla­zo. Pe­ro, en es­tos mo­men­tos, na­die de­fen­de­ría qui­tar la sub­ven­ción pe­tro­le­ra por su inevi­ta­ble im­pac­to so­bre los pre­cios ya dis­pa­ra­do s de los ali­men­tos. Los pre­cios re­gu­la­dos per­mi­ten com­prar muy po­co de­bi­do a la es­ca­sez de bie­nes esen­cia­les im­por­ta­dos, arroz, pas­ta, pan, de­ter­gen­te, me­di­ca­men­tos.

Hay co­las en to­das par­tes en las ciu­da­des de la ori­lla del Ori­no­co. En las pa­na­de­rías. En los su­per­mer­ca­dos . En la ca­rre­te­ra ha­cia la fron­te­ra con Bra­sil, has­ta hay co­las en las ga­so­li­ne­ras. ¿Por qué si la ga­so­li­na es lo úni­co que abun­da en es­ta que­bra­da pe­troe­co­no­mía? “Mu­cha gen­te aquí vi­ve del con­tra­ban­do de ga­so­li­na; ga­nas más ven­dien­do un de­pó­si­to lleno de ga­so­li­na por reales bra­si­le­ños que una se­ma­na de tra­ba­jo si te pa­gan en bo­lí­va­res”, di­ce Nel­son, so­cio de una em­pre­sa que or­ga­ni­za via­jes de ci­ru­gía es­té­ti­ca a Ciu­dad Gu­ya­na pa­ra mu­je­res bra­si­le­ñas.

To­dos se que­jan de que la ex­pro­pia­ción es­ta­tal de las plan­tas de alu­mi­nio, las mi­nas, y los fa­bri­can­tes de ali­men­tos, y su ges­tión por mi­li­ta­res, ha hun­di­do la pro­duc­ción. Pe­ro, en otra pa­ra­do­ja muy ve­ne- zo­la­na, la nue­va ame­na­za de ex­pro­pia­ción vie­ne de Es­ta­dos Uni­dos. Si Ve­ne­zue­la sus­pen­de pa­gos, se­gu­ra­men­te se em­bar­ga­rán­los ac­ti­vos de PDV­SA en EE.UU., con­cre­ta­men­te la red de ga­so­li­ne­ras Cit­go que Ma­du­ro aca­ba de ven­der a Ros­neft. An­te el pe­li­gro de per­der sus ga­so­li­ne­ras, la pe­tro­le­ra ru­sa ha ne­go­cia­do cam­biar­las por unos cam­pos en la fa­ja del Ori­no­co. Así es la mal­di­ción de Ve­ne­zue­la: ba­jo la ame­na­za de un em­bar­go en Was­hing­ton, se ve for­za­do a ven­der sus re­ser­vas a Mos­cú.

Pe­se a ser cons­cien­te del pe­li­gro de la de­pen­den­cia del pe­tró­leo pa­ra el 95% de los in­gre­sos de di­vi­sas, Hu­go Chá­vez ja­más lo­gró di­ver­si­fi­car la eco­no­mía. El cha­vis­mo fue la víc­ti­ma desupro­pio éxi­to tras lo­grar su­bir el pre­cio del cru­do me­dian­te una há­bil di­plo­ma­cia pe­tro­le­ra en la OPEP en el 2000-2001. For­zó a las mul­ti­na­cio­na­les a pa­gar más al es­ta­do ve­ne­zo­lano en for­ma de ro­yal­ties y ga­ran­ti­zó que PDV­SA tu­vie­ra el 60% del ca­pi­tal en la ex­plo­ta­ción de la fa­ja del Ori­no­co. Fun­cio­nó de ma­ra­vi­lla du­ran­te un de­ce­nio. Ex­xon –que ha­bía cons­trui­do la pri­me­ra me­jo­ra­do­ra en la fa­ja– se mar­chó ba­jo ór­de­nes de su con­se­je­ro de­le­ga­do Rex Ti­ller­son, aho­ra se­cre­ta­rio de es­ta­do de Trump. Pe­ro el res­to –Che­vron, To­tal, BP– se que­da­ron y las eu­ro­peas, chi­nas y ru­sas pron­to se su­ma­ron.

Fue­ron años de bo­nan­za. Pe­ro Chá vez no pre­pa­ró la eco­no­mía pa­ra el fin del boom .“Hay que re­du­cir la de­pen­den­cia de las ma­te­rias pri­mas si es po­si­ble y, en cual­quier ca­so, en tiem­pos de bo­nan­za hay que crear fon­dos de contingencia pa­ra amor­ti­guar el ci­clo ba­jis­ta”, di­jo Car­los Végh del Ban­co Mun­dial. Ve­ne­zue­la no lo hi­zo.

Qui­zás un buen com­ple­men­to de la in­dus­tria pe­tro­le­ra ha­bría si­do la del au­to­mó­vil. Pe­ro la cri­sis ha he­cho es­tra­gos en el sec­tor. Mu­chas mul­ti­na­cio­na­les co­mo Ge­ne­ral Mo­tors se han re­ti­ra­do. La plan­ta de Mit su bis­hi en Bar­ce­lo­na es­tá ce­rra­da des­de ha­ce cua­tro años. Mien­tras, los cien­tos de ta­lle­res en Bar­ce­lo­na no pue­den tra­ba­jar por­que no hay re­pues­tos. “El 90% de los re­pues­tos se im­por­tan de Co­lom­bia y pa­ra ob­te­ner­los te­ne­mos que com­prar dó­la­res en el mer­ca­do ne­gro. Pe­ro el dó­lar pa­ra­le­lo es­tá ya en a 5.000 bo­lí­va­res fren­te a 800 ha­ce tres años; no po­de­mos com­prar na­da”, di­ce Wil­mar Ron­dón, ge­ren­te de un ta­ller en Bar­ce­lo­na. En un pue­blo cer­ca de la fron­te­ra bra­si­le­ña en las mon­ta­ñas de la Gran Sa­ba­na, un hom­bre in­dí­ge­na re­cor­ta­ba una lá­mi­na de car­tu­li­na pa­ra­sus­ti­tuir una pie­za des­gas­ta­da en el mo­tor de un vie­jo Jeep. “Fui a Boa Vis­ta (Bra­sil) pa­ra com­prar­la pe­ro los pre­cios es­tán por las nu­bes”, se la­men­ta.

¿Quién es el cul­pa­ble de es­ta de­pre­cia­ción ver­ti­gi­no­sa del bo­lí­var, ori­gen de tan­tos pro­ble­mas en es­te mal­tre­cho país? Por su­pues­to, tie­ne mu­cho que ver con el co­lap­so de los in­gre­sos pe­tro­le­ros y la ges­tión inep­ta de un go­bierno que se per­ci­be ya co­mo­co­rrup­to ca­si por to­dos. “Yo vo­té a Hu­go Chá­vez pe­ro se equi­vo­có con las per­so­nas que pu­so a su la­do, es gen­te más co­rrup­ta que­los dean­tes”, di­jo Ron­dón.“Es­ta es la peor cri­sis que he­mos pa­sa­do”, aña­de.

Pe­ro, se sa­be tam­bién en Bar­ce­lo­na que el otro mo­ti­vo de la caí­da cons­tan­te de la di­vi­sa se en­cuen­tra al otro la­do del Caribe. Do­la­rTo­day, la pá­gi­na web­crea­daha­ce diez años por un ve­ne­zo­lano ex­pa­tria­do en el sur de EE.UU. y ges­tio­na­da en Mia­mi, fi­ja el pre­cio de co­ti­za­ción del bo­lí­var ca­da día. Y ca­da día cae más. “No sé quién in­ven­tó la vai­na pe­ro es una es­tra­te­gia pa­ra hun­dir la eco­no­mía y per­ju­di­car­la po­bla­ción ”, di­ce Ron­dón que, co­mo mu­chos en Bar­ce­lo­na, te­me lo peor .“Si no hay diá­lo­go nos va­mos a aca­bar ma­tan­do en Ve­ne­zue­la por una bol­sa de ha­ri­na”.

Chá­vez no re­du­jo la de­pen­den­cia del cru­do e in­fra­va­lo­ró el im­pac­to de la caí­da del pre­cio La web Do­la­rTo­day fi­ja el cam­bio del mer­ca­do ne­gro y agra­va la in­fla­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.