In­sa­cia­ble de­man­da de mi­gra­ción de apli­ca­cio­nes

Mien­tras las em­pre­sas du­dan so­bre dar o no y cuán­do, el sal­to a la nu­be, F5 Net­works di­ce te­ner res­pues­ta

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Norberto Ga­lle­go

Fra­nçois Lo­coh-Do­nou, CEO de la em­pre­sa F5 Net­works des­de abril, ha de­di­ca­do los úl­ti­mos me­ses a vi­si­tar clien­tes al­re­de­dor del mun­do. De pa­so por Es­pa­ña, ac­ce­dió a una en­tre­vis­ta con Di­ne­ro. Los pri­me­ros mi­nu­tos se fue­ron en ex­pli­car la si­tua­ción del ne­go­cio de la com­pa­ñía en Eu­ro­pa don­de ob­tie­ne una quin­ta par­te de sus in­gre­sos. “La­men­to de­cir que no es­pe­ra­mos una me­jo­ría in­me­dia­ta de nues­tros re­sul­ta­dos en es­ta re­gión. Le di­ré por qué se­gui­rá flo­jo: el Bre­xit se­rá un fac­tor de in­cer­ti­dum­bre por mu­cho tiem­po, y por otro la­do la re­gu­la­ción co­mu­ni­ta­ria so­bre pro­tec­ción de da­tos (se re­fie­re a la di­rec­ti­va GDPR, pró­xi­ma a en­trar en vi­gor) es­tá con­di­cio­nan­do las de­ci­sio­nes que im­pli­can la re­si­den­cia de apli­ca­cio­nes crí­ti­cas”.

Cier­ta­men­te muy po­cos in­di­vi­duos, en­tre los mi­llo­nes deu­sua­rios de T.I, iden­ti­fi­ca­rían aF5Net­works en­tre tan­tas y tan­tas em­pre­sas que gi­ran en la ór­bi­ta de los gran­des nom­bres de la in­dus­tria, de so­bra co­no­ci­dos. Du­ran­te años, F5 com­pi­tió con Cis­co y, al re­ti­rar­se és­ta de su cam­poes­pe­cí­fi­co, se apo­de­ró de una lar­ga ba­se de clien­tes: el 65% son gran­des em­pre­sas (prác­ti­ca­men­te, to­da la ban­ca mun­dial ), el 22% ope­ra­dor es de te­le co­mu­ni­ca­cio­nes y el 13% go­bier­nos, se­gún la úl­ti­ma pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos. La fac­tu­ra­ción es más que res­pe­ta­ble (ce­rra­rá el 2017 con al­go más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res), pe­ro re­gis­tra un cre­ci­mien­to ti­bio, del 4% du­ran­te es­te año.

La con­sul­to­ra Gart­ner re­co­no­ce aF5Net­works co­mo lí­der ab­so­lu­to de su par­ce­la, que en la in­dus­tria de las T.I. se co­no­ce co­mo ADC (si­gla de ap­pli­ca­tion de­li­very con­trol). Una des­crip­ción más in­te­li­gi­ble se­ría es­ta: “Op­ti­mi­za­ción del ac­ce­so a las apli­ca­cio­nes cor­po­ra­ti­vas, de ma­ne­ra que cual­quier usua­rio en cual­quier lu­gar del mun­do pue­da ac­ce­der a ellas des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo in­te­li­gen­te”.

En la fra­se an­te­rior pue­de apre­ciar­se la re­le­van­cia de la em­pre­sa, in­clu­so pa­ra quie­nes nun­ca han oí­do ha­blar de ella. El es­que­ma de la in­for­má­ti­ca em­pre­sa­rial ha cam­bia­do: los em­plea­dos ac­ce­den a las apli­ca­cio­nes des­de fue­ra del pe­rí­me­tro del cor­ta­fue­gos y es­to su­po­ne per se un nue­vo cam­po de ac­ción pa­ra F5. El otro gran cam­bio vie­ne con los ser­vi­cios de compu­tación en la nu­be.

Co­mo to­das las com­pa­ñías de T. I. de su ge­ne­ra­ción, F5 Net­works es­tá in­mer­sa en una trans­for­ma­ción pro­vo­ca­da por los nue­vos (y dis­rup­ti­vos) mo­de­los de con­su­mo de la tec­no­lo­gía. Tra­di­cio­nal­men­te, sus in­gre­sos se han re­par­ti­do mi­tad por mi­tad en­tre pro­duc­tos y ser­vi­cios, pe­ro la cuen­ta ya noes tan sen­ci­lla: con to­dos los ma­ti­ces que se quie­ra, el ca­mino que ha to­ma­do F5 no di­fie­re esen­cial­men­te del que si­guen otras em­pre­sas del sec­tor.

“Pri­me­ro, ha­ce años, pa­sa­mos de ser una com­pa­ñía de só­lo-hard­wa­re a la fór­mu­la de hard­wa­re-más­soft­wa­re”, di­ce su CEO. Aho­ra se en­fren­ta a múl­ti­ples mo­de­los de en­tre­ga de su soft­wa­re, sin por ello sa­cri­fi­car la ba­se ins­ta­la­da de hard­wa­re.“[...] Mu­chos clien­tes si­guen fie­les a las li­cen­cias per­pe­tuas, otros se han de­can­ta­do por la sus- crip­ción o in­clu­so ha­cia el pa­go por ho­ra”. Por otro la­do, pro­si­gue, el fe­nó­meno de la nu­be –ya sean nu­bes pri­va­das, hí­bri­das o pú­bli­cas– ha lle­va­do a re­di­men­sio­nar la fa­mi­lia de pro­duc­tos de F 5 ya in­te­grar so­lu­cio­nes de se­gu­ri­dad que son una con­tri­bu­ción im­por­tan­te a su ci­fra de ne­go­cio.

“A la ve­lo­ci­dad que lle­va la eco­no­mía di­gi­tal, el nú­me­ro de apli­ca­cio­nes crí­ti­cas y de ser­vi­cios afi­nes só­lo pue­deau­men­tar”, pre­co­ni­za el CEO­de F5 Net­works.

Lo­coh-Do­nou –que has­ta el mes de enero fue di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de Cie­na, es­pe­cia­lis­ta en­re­des– ob­ser­va que las es­tra­te­gias de la nu­be son ca­da día más ma­du­ras, pe­ro jus­ta­men­te por ello mu­chos clien­tes de en­ver­ga­du­ra –men­cio­na una com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se con una car­te­ra de 4.000 apli­ca­cio­nes, al­gu­nas de ellas crí­ti­cas–se to­man con de­li­be­ra­da par­si­mo­nia dar el sal­to a la nu­be. “Es nor­mal que re­fle­xio­nen so­bre los be­ne­fi­cios de con­fiar tal o cual apli­ca­ción a un pro­vee­dor de ser­vi­cio en la nu­be; pu­die­ra ocu­rrir que se arre­pin­tie­ran y la mar­cha atrás se­ría one­ro­sa”.

Otros in­ter­lo­cu­to­res re­cien­tes han evo­ca­do el pro­ble­ma en es­ta pá­gi­na, y sus con­clu­sio­nes han si­do prác­ti­ca­men­te la mis­ma que es­gri­me F5 Net­works: la de­man­da exis­te y es cre­cien­te, por lo que la me­jor res­pues­ta es una pro­pues­ta mul­ti­nu­be, con co­nec­to­res que per­mi­tan mi­grar las apli­ca­cio­nes tan­to de ida co­mo de vuel­ta y en­tre dis­tin­tos pro­vee­do­res.

“En los tres me­ses que lle­vo en la com­pa­ñía –re­ma­ta Lo­coh-Do­nou– he po­di­do con­fir­mar que la de­man­da de mi­gra­ción de apli­ca­cio­nes es in­sa­cia­ble. Pe­ro no to­das las em­pre­sas que he vis­to es­tán en el mis­moes­ta­dio de adop­ción del mo­de­lo nu­be. Ca­da una tie­ne sus ra­zo­nes. Si se han de­ci­di­do a dar el pa­so, es una bue­na no­ti­cia pa­ra no­so­tros, por las ne­ce­si­da­des nue­vas que des­cu­bren; si se lo es­tán pen­san­do, tam­bién es bueno, por­que nos da más tiem­po pa­ra adap­tar nues­tra ofer­ta al nue­vo con­tex­to”.

.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.