El fu­tu­ro a tra­vés de un bo­tón

Com­pen­dio de con­duc­ción au­tó­no­ma, es­te com­ple­jo pro­to­ti­po sor­pren­de por su sim­pli­ci­dad de uso

La Vanguardia - Dinero - - CONCEPT CAR - Pe­re Prat

To­dos los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les de­di­can can­ti­da­des desor­bi­ta­das de tiem­po y di­ne­ro al desa­rro­llo de tec­no­lo­gías re­la­cio­na­das con la con­duc­ción au­tó­no­ma, des­ti­na­da a pro­ta­go­ni­zar el fu­tu­ro de la mo­vi­li­dad mun­dial. Con­se­guir que un vehícu­lo sea ca­paz de dis­cu­rrir des­de un pun­to a otro sin que ha­ya na­die al vo­lan­te ha de­ja­do de ser una idea de cien­cia fic­ción, aun­que si­ga sien­do una ta­rea su­ma­men­te in­trin­ca­da. Pe­ro que una cues­tión sea di­fí­cil de lo­grar no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te que ten­ga que de­ri­var­se en una co­sa com­pli­ca­da de ma­ne­jar. Esa es la ba­se esen­cial del Volks­wa­gen Se­dric, un ela­bo­ra­do concept car que se ma­ne­ja me­dian- te un úni­co bo­tón. Volks­wa­gen ha de­ci­di­do des­mar­car­se de lo que vie­ne sien­do ha­bi­tual en el uni­ver­so de la au­to­mo­ción, que sue­le car­gar co­ches de con­cep­ción más bien con­ven­cio­nal con tec­no­lo­gías de nue­va ge­ne­ra­ción des­ti­na­das a la con­duc­ción au­tó­no­ma. En el ca­so del Se­dric, la fir­ma ale­ma­na de­ci­dió desa­rro­llar un­co­cheau­tó­no­mo des­de el pri­mer mo­men­to, fac­tor cla­ve pa­ra en­ten­der la inusi­ta­da con­fi­gu­ra­ción del pro­yec­to. De es­te mo­do, se ha lo­gra­do un vehícu­lo que acu­de a la lla­ma­da de su pro­pie­ta­rio cuan­do és­te pul­sa el bo­tón de su man­do a dis­tan­cia.

Tras ha­ber ac­ce­di­do a su ha­bi­tácu­lo, el usua­rio no se ve­rá obli­ga­do a ma­ni­pu­lar nin­gún ti­po de ins­tru­men­ta­ción, pues­to queel Se­dric es­tá pen­sa­do pa­ra fun­cio­nar por com­ple­to me­dian­te un per­fec­cio­na­do sis­te­ma que atien­de a las ór­de­nes de voz y que man­tie­ne una flui­da con­ver­sa­ción pa­ra fi­jar cual­quier de­ta­lle. En un au­to­mó­vil de ro­tun­da vo­ca­ción fun­cio­nal, se en­tien­de a la per­fec­ción que la ca­rro- ce­ría ten­ga una for­ma tan ra­di­cal­men­te vo­lu­mi­no­sa, pe­ro a la par muy po­co atrac­ti­va, pues­to que la me­jor ma­ne­ra de apro­ve­char al má­xi­mo el es­pa­cio in­te­rior es ha­cer un gui­ño muy cla­ro al sec­tor de los fur­go­nes.

El com­pen­dio elec­tró­ni­co que se en­car­ga de ges­tio­nar el sis­te­ma de con­duc­ción au­tó­no­ma del ru­ti­lan­te pro­to­ti­po crea­do por Volks­wa­gen se ri­ge por los prin­ci­pios de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Así pues, no es de ex­tra­ñar que los ma­pas de su ce­re­bro de na­ve­ga­ción se va­yan ac­tua­li­zan­do cons­tan­te­men­te, ade­más de con­si­de­rar to­da la in­for­ma­ción del trá­fi­co dis­po­ni­ble, con el fin de adap­tar­se co­mo es de­bi­do a los po­si­bles cam­bios que va­ya ex­pe­ri­men­tan­do la ru­ta.

Do­ta­do con sen­dos ele­men­tos de ca­re­na­do en­las rue­das, en­bus­ca de ofre­cer la mí­ni­ma re­sis­ten­cia ae­ro­di­ná­mi­ca y la má­xi­ma efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, el Se­dric se mue­ve sin ge­ne­rar emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes gra­cias a su sis­te­ma de pro­pul­sión eléc­tri­co. Si­len­cio­so por la na­tu­ra­le­za de su mo­tor, se pos­tu­la co­mo un ver­da­de­ro sa­lón so­bre rue­das, con el ob­je­ti­vo de con­ver­tir cual­quier tra­yec­to en una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra dis­fru­tar de la con­ver­sa­ción, la mú­si­ca, el pai­sa­je oin­clu­so del tra­ba­jo.

Per­so­na­li­za­ción Me­dian­te el di­se­ño bien adap­ta­do a ca­da una de las mar­cas, la tec­no­lo­gía del Se­dric se em­plea­rá en to­das las fir­mas del gru­po Volks­wa­gen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.