Cre­cen los de­pó­si­tos y las plan­tas de re­ci­cla­je

En vis­ta del po­ten­cial del sec­tor, cre­ce el nú­me­ro de de­pó­si­tos de re­co­gi­da y de plan­tas de re­ci­cla­je

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Lo­re­na Fa­rràs Pérez

El año pa­sa­do se ge­ne­ra­ron en Ca­ta­lun­ya 2,7 millones de toneladas de re­si­duos de la cons­truc­ción. Una ci­fra que dis­ta mu­cho de los 11 millones del 2006, en ple­na bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, pe­ro que si­gue su­po­nien­do un pro­ble­ma pa­ra el me­dio am­bien­te y un des­per­di­cio de re­cur­sos, ya que es­tos re­si­duos, de­bi­da­men­te tra­ta­dos, pue­den con­ver­tir­se de nue­vo en ma­te­ria pri­me­ra pa­ra la cons­truc­ción en for­ma de ári­dos re­ci­cla­dos.

Ca­si la mi­tad de es­tos re­si­duos (el 48%) fue­ron re­ci­cla­dos el año pa­sa­do, se­gún da­tos de la Agèn­cia de Residus de Ca­ta­lun­ya , y el ob­je­ti­vo es que es­te por­cen­ta­je sea del 75% en el 2020. La agen­cia se ha fi­ja­do tam­bién co­mo me­ta que en los pro­yec­tos de obra pú­bli­ca y pri­va­da se uti­li­ce un mí­ni­mo del 5% de ári­dos re­ci­cla­dos en re­la­ción al to­tal. Unos ob­je­ti­vos que el sec­tor ve más que via­bles.

En vis­ta de es­te po­ten­cial de cre­ci­mien­to, en los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do el nú­me­ro de de­pó­si­tos de re­co­gi­da, plan­tas de re­ci­cla­je, plan­tas de trans­va­se y plan­tas de se­lec­ción, que ya son 146 en Ca­ta­lun­ya. En es­tas plan­tas se re­cu­pe­ran pro­duc­tos co­mo fé­rri­cos, plás­ti­cos, ma­de­ras... y ma­te­ria­les ce­rá­mi­cos y de hor­mi­gón que una vez tri­tu­ra­dos y tra­ta­dos se pue­den vol­ver a uti­li­zar en nue­vas cons­truc­cio­nes, evi­tan­do la ex­trac­ción de ári­dos na­tu­ra­les, con la con­se­cuen­te re­duc­ción de im­pac­to am­bien­tal y con­su­mo de ener­gía.

Na­da de es­to se­ría po­si­ble sin “la gran in­ver­sión en tec­no­lo­gía rea­li­za­da por el sec­tor, que le per­mi­te ob­te­ner ári­dos de ca­li­dad”, afir­ma Josep Ma­ria Tost, di­rec- tor de la Agèn­cia de Residus de Ca­ta­lun­ya. Sin em­bar­go, Tost re­co­no­ce que el bajo pre­cio de los ári­dos na­tu­ra­les es un freno a la ho­ra de im­pul­sar el con­su­mo de los ári­dos re­ci­cla­dos. Pa­ra ello, Tost plan­tea la im­plan­ta­ción de un sis­te­ma de fis­ca­li­dad que gra- ve el con­su­mo de ma­te­rias pri­mas vír­ge­nes.

La pro­li­fe­ra­ción de plan­tas y de­pó­si­tos ha au­men­ta­do la com­pe­ten­cia en el sec­tor. “Los es­com­bros lim­pios y de ca­li­dad se han con­ver­ti­do en una ma­te­ria muy va­lo­ra­da por­que hay mu­chos de­pó­si­tos y plan­tas en la ac­tua­li­dad”, ex­pli­ca Al­bert Ca­ñet, presidente de la As­so­cia­ció Ca­ta­la­na de Ges­tors de Residus de la Cons­truc­ció i la De­mo­li­ció y co­pro­pie­ta­rio de Germans Ca­ñet Xir­gu. “El re­ci­cla­je de los es­com­bros más su­cios, en cam­bio, es un pro­ce­so más com­ple­jo y la­bo­rio­so, así que es más cos­to­so y me­nos ren­ta­ble”, se la­men­ta Ca­ñet. Ade­más, las em­pre­sas del sec­tor de­ben ha­cer fren­te a la com­pe­ten­cia des­leal de los ope­ra­do­res ile­ga­les.

Los re­si­duos de cons­truc­ción, con un 30% del to­tal y tras los ur­ba­nos, son el se­gun­do re­si­duo en vo­lu­men y pe­so en la Unión Eu­ro­pea y su ges­tión es un cla­ro ejem­plo de eco­no­mía cir­cu­lar, aque­lla en la que se mi­ni­mi­zan los re­si­duos y la ex­trac­ción de ma­te­rias pri­mas.

ALEX GAR­CIA / AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.