Fernando Trías de Bes

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fernando Trías de Bes Es­cri­tor y eco­no­mis­ta. Pro­fe­sor aso­cia­do de Esa­de

Ci­vis­mo, mo­ro­si­dad y co­rrup­ción

En Sui­za... Las nor­mas no es­tán pa­ra sal­tar­las, la pi­ca­res­ca es de­li­to, es­tá mal vis­ta y pro­du­ce re­cha­zo so­cial; el ci­vis­mo es la nue­va ri­que­za

Es­te ve­rano he vi­si­ta­do Sui­za, país en el que nun­ca ha­bía es­ta­do. Les po­drá re­sul­tar po­co ri­gu­ro­so el co­men­ta­rio, pe­ro pien­so que los pe­que­ños de­ta­lles son los sín­to­mas cer­te­ros de cual­quier diag­nós­ti­co.

He re­gre­sa­do de la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca con es­pe­ran­zas re­no­va­das en la con­di­ción hu­ma­na. Sí, a buen se­gu­ro que al pe­que­ño país de la neu­tra­li­dad bé­li­ca se le pue­den acha­car prác­ti­cas ban­ca­rias y fis­ca­les ven­ta­jo­sas, pe­ro lo que mein­te­re­sa tie­ne po­co que ver con ello. No ha­bía vis­to un gra­do de ci­vis­mo y res­pe­to por el mo­bi­lia­rio de tal ca­li­bre. Pue­blos y ciu­da­des sin un pa­pel en el sue­lo; es­ta­cio­nes en­te­ras en las que era im­po­si­ble en­con­trar una co­li­lla. Pa­pe­le­ras con bol­si­tas pa­ra los desechos de los ca­nes y, por su­pues­to, nin­gu­na de­po­si­ción en las ca­lles. En los res­tau­ran­tes, ho­te­les y lu­ga­res pú­bli­cos acep­tan a los pe­rros en­can­ta­dos por­que sus due­ños son cí­vi­cos y, en con­se­cuen­cia, las mas­co­tas se es­tán bien edu­ca­das. To­do ello re­dun­da en unas ne­ce­si­da­des mí­ni­mas de re­co­gi­da de por­que­ría, me­nos gas­to pú­bli­co pa­ra con­ser­va­ción de los mu­ni­ci­pios y me­nos ar­bi­trios lo­ca­les.

La anéc­do­ta: mi ho­tel es­ta­ba al la­do de una es­ta­ción de tren. Pa­sean­do por la no­che por la mis­ma, des­cu­brí un pa­ra­guas ol­vi­da­do por al­guien, apo­ya­do en una pa­red. Pre­gun­té al je­fe de es­ta­ción y me di­jo que al­guien lo ha­bía ol­vi­da­do, así que lo de­ja­ban apo­ya­do en una co­lum­na, bien vi­si­ble, pa­ra cuan­do re­gre­sa­ra a por él. En mu­chos lu­ga­res de Eu­ro­pa ese pa­ra­guas no du­ra ni cin­co mi­nu­tos. Era nue­vo y gran­de, de bue­na ca­li­dad. Ala ma­ña­na si­guien­te, por cu­rio­si­dad, me­pa­sé de nue­vo por la es­ta­ción. Ahí es­ta­ba el pa­ra­guas. Vol­ví a pre­gun­tar. Ya pa­sa­rá su due­ño, me­res­pon­die­ron. En un re­fu­gio a mi­tad de mon­ta­ña, ha­bía una ne­ve­ra con re­fri­ge­rios. No ha­bía vi­gi­lan­te ni de­pen­dien­te. Los pre­cios de ca­da be­bi­da es­ta­ban es­cri­tos en un pa­pel y la gen­te abo­na­ba lo que se in­di­ca­ba. Na­die se lle­va­ba el di­ne­ro de­po­si­ta­do.

Me­di­rán que esas co­sas son so­lo anéc­do­tas. Pe­ro al re­gre­sar he con­sul­ta­do da­tos re­ve­la­do­res. Sui­za es uno de los paí­ses con me­nor mo­ro­si­dad del mun­do, con me­nos ni­vel de co­rrup­ción real y per­ci­bi­da, y pa­ra quien pien­se que es un país de ca­pi­ta­lis­tas in­so­li­da­rios, go­za de uno de los ma­yo­res ni­ve­les de sa­la­rio mí­ni­mo. El re­tra­so me­dio en pla­zos de pa­go es tam­bién uno de los más ba­jos del mun­do. En el 2012, se ce­le­bró un re­fe­rén­dum pa­ra au­men­tar los días de va­ca­cio­nes de cua­tro a seis se­ma­nas. En to­dos los can­to­nes se re­cha­zó la pro­pues­ta.

En al­gu­na oca­sión he ex­pli­ca­do la teo­ría de los cris­ta­les ro­tos, que de­mues­tra que cuan­do al­guien se de­ge­ne­ra y co­rrom­pe, la ma­la pra­xis se aca­ba di­se­mi­nan­do en­tre la gen­te. En Sui­za, no hay cris­ta­les ro­tos. Ypor eso el país se man­tie­ne así de cí­vi­co. Las nor­mas no es­tán pa­ra sal­tar­las, la pi­ca­res­ca es de­li­to, es­tá mal vis­ta y pro­du­ce re­cha­zo so­cial. El tru­co es sen­ci­llo: si adop­ta­mos nor­mas, las cum­pli­mos to­dos. Sin ex­cep­ción. La edu­ca­ción y el ci­vis­mo es la nue­va ri­que­za de las na­cio­nes. No me ca­be du­da al­gu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.