Mi­ni Coo­per D Ca­brio

Atrae por igual a hom­bres y mu­je­res y es un ca­pri­cho pa­ra ma­du­ros

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Da­niel Bal­cells

Su con­duc­ción es un ejer­ci­cio de agi­li­dad y vi­ve­za de mo­vi­mien­tos con una di­rec­ción pre­ci­sa y di­rec­ta

Gus­ta por igual a hom­bres, mu­je­res y ni­ños. Es an­he­la­do por los con­duc­to­res más jó­ve­nes pe­ro tam­bién ejer­ce de eli­xir de ju­ven­tud pa­ra au­to­mo­vi­lis­tas sé­nior. Ca­pri­cho pa­ra ma­du­ros, ex­pre­sión de iden­ti­dad pa­ra sin­gles o sim­ple icono so­bre rue­das mo­der­ni­za­do, el Mi­ni Ca­brio es un clá­si­co eterno. Na­die, ni si­quie­ra aque­llos que no tie­nen in­te­rés por los co­ches, pue­den re­sis­tir­se a sus en­can­tos. A to­do el mun­do le re­sul­ta atrac­ti­vo por su in­na­ta sim­pa­tía, su apa­rien­cia bon­da­do­sa y su ama­ble di­se­ño. No hay du­da: es to­do un se­duc­tor.

Exi­to­so y pres­ti­gio­so, re­gis­tra ma­yo­res ven­tas en las ver­sio­nes al­tas de ga­so­li­na, por su re­co­no­ci­do di­na­mis­mo y sus pres­ta­cio­nes de­por­ti­vas. Sin em­bar­go, exis­ten com­bi­na­cio­nes me­cá­ni­cas que reivin­di­can su uti­li­dad, prac­ti­ci­dad y co­mo­di­dad. Es el ca­so de la me­cá­ni­ca 1.5 tur­bo­dié­sel del Coo­per D en­sa­ya­do, aso­cia­da en es­ta oca­sión a un cam­bio au­to­má­ti­co de seis ve­lo­ci­da­des que pro­por­cio­na más con­fort y efi­cien­cia.

Desa­rro­lla 116 CV, una ci­fra de po­ten­cia que pa­re­ce in­clu­so su­pe­rior gra­cias a las no­ta­bles fa­cul­ta­des atlé­ti­cas de su cha­sis. Su vo­lun­ta­rio­so mo­tor de tres ci­lin­dros res­pon­de con su­ma ra­pi­dez, no es pre­ci­sa exi­gen­cia al­gu­na so­bre el ace­le­ra­dor pa­ra sen­tir el de­ci­di­do em­pu­je de es­te blo­que de ga­só­leo. La ra­pi­dez de res­pues­ta y la in­me­dia­tez de sus reac­cio­nes son tí­pi­ca­men­te Mi­ni . Su con­duc­ción es un ejer­ci­cio con­ti­nuo de agi­li­dad y vi­ve­za de mo­vi­mien­tos, con una di­rec­ción pre­ci­sa y di­rec­ta, un cen­tro de gra­ve­dad ba­jo y una sus­pen­sión bas­tan­te fir­me, pe­ro sin lle­gar a re­sul­tar se­ca co­mo en otras ver­sio­nes más de­por­ti­vas. El cam­bio pro­por­cio­na tran­si­cio­nes sua­ves con na­tu­ra­li­dad aun­que se echan en fal­ta las le­vas en el vo­lan­te pa­ra lo­grar una ex­pe­rien­cia de uso aún más segura y pla­cen­te­ra.

Sea co­mo sea, y más allá de la so­no­ri­dad de es­te blo­que, cir­cu­lar con el te­cho des­ple­ga­do es un ver­da­de­ro pla­cer pa­ra los sen­ti­dos. El pro­ce­so de aper­tu­ra y cie­rre de la ca­po­ta se com­ple­ta en 18 se­gun­dos y se pue­de ha­cer con el co­che en mo­vi­mien­to has­ta una ve­lo­ci­dad de 30 km/h. Y des­de el pun­to de vis­ta prác­ti­co, el nue­vo Mi­ni Ca­brio tam­bién me­jo­ra su ca­pa­ci­dad: 160 li­tros con el te­cho re­ple­ga­do y 215 cuan­do es­tá ce­rra­do, 45 li­tros más que an­tes.

Per­so­na­li­za­ción in­fi­ni­ta

Par­te del se­cre­to de Mi­ni ra­di­ca en sus in­abar­ca­bles po­si­bi­li­da­des de con­fi­gu­ra­ción, aun­que la con­se­cuen­cia de ello sea, a me­nu­do, una fac­tu­ra fi­nal exa­ge­ra­da­men­te al­ta. Es­ta uni­dad en con­cre­to lu­cía va­rias de las no­ve­da­des que la mar­ca ha in­cor­po­ra­do a la nue­va ver­sión des­ca­po­ta­ble, co­mo la ca­po­ta con di­se­ño Union Jack, un ex­tra fac­tu­ra­do a 650 eu­ros, las inefa­bles ban­das blan­cas en el ca­pó, por 125 eu­ros, las llan­tas de 17” Prop­pe­ller Spo­ke en dos to­nos (1.300 eu­ros), o la bo­ni­ta la pin­tu­ra me­ta­li­za­da Bri­tish Ra­cing Green, a 500 eu­ros. En el in­te­rior, los asien­tos de­por­ti­vos en cue­ro Ches­ter Malt Brown (2.000 eu­ros), el vo­lan­te de­por­ti­vo John Coo­per Works jun­to con una lar­ga lis­ta de de­ta­lles de­co­ra­ti­vos, aca­ba­do, se­gu­ri­dad y tec­no­ló­gi­cos ha­cían que el pre­cio de es­ta uni­dad ro­za­ra los 40.000 eu­ros.

VA­LO­RA­CIÓN

FI­CHA TÉC­NI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.