La com­ple­ja tran­si­ción de Cis­co

Vien­do ame­na­za­do su pri­mer ne­go­cio, la ca­li­for­nia­na op­ta por una gra­dual trans­for­ma­ción del mo­de­lo de ne­go­cio

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Cuan­do, ha­ce aho­ra 26 me­ses, Char­les Chuck Robbins asu­mió el pues­to de con­se­je­ro de­le­ga­do de Cis­co Sys­tems, en re­em­pla­zo del le­gen­da­rio John Cham­bers, es­ta­ba lla­ma­do a eje­cu­tar una es­tra­te­gia de gran ca­la­do. El pro­ble­ma al que se en­fren­ta­ba la com­pa­ñía no era di­fe­ren­te del que pa­de­cen otras gran­des em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas con so­le­ra. Cis­co es una pre­cur­so­ra de in­ter­net, por­que el trá­fi­co que pa­sa por las re­des no se­ría po­si­ble sin sus equi­pos de swit­ching y rou­ting. Es­ta po­si­ción do­mi­nan­te no le con­fie­re in­mu­ni­dad an­te los cam­bios que la ro­dean. To­ca a Robbins lle­var el ti­món de una trans­for­ma­ción cu­ya me­ta pue­de re­su­mir­se en que una pro­por­ción cre­cien­te de los in­gre­sos de Cis­co sea re­cu­rren­te: pa­sar de un mo­de­lo en el que el clien­te com­pra y pa­ga de una vez, a otro ca­rac­te­ri­za­do por fór­mu­las de sus­crip­ción y pagos pe­rió­di­cos.

Los re­sul­ta­dos pu­bli­ca­dos días atrás ilus­tran la de­li­ca­de­za de la tran­si­ción. Cis­co lle­va sie­te trimestres sin cre­cer o de­cre­cien­do. Los in­gre­sos del año­fis­cal 2017 (48.000 mi­llo­nes de dó­la­res) han des­cen­di­do un2% y sus pre­vi­sio­nes apun­tan que en los pró­xi­mos tres a cin­co años van a cre­cer a una­me­diaa­nual del 1 al 3%. La­me­jor­se­ñal­de­la­nun­cio pre­di­ce que los in­gre­sos re­cu­rren­tes cre­ce­rían un 10% anual has­ta el 2020, ele­van­do gra­dual­men­te su pro­por­ción so­bre el to­tal.

La pri­me­ra reac­ción de la bol­sa ha si­do ne­ga­ti­va, pe­ro los ana­lis­tas – y tras ellos los in­ver­so­res - pa­re­cen en­ten­der las ra­zo­nes de Ro­llins. Las ba­ja­das de los dos úl­ti­mos años se de­ben, fun­da­men­tal­men­te, al des­cen­so en la fac­tu­ra­ción a ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, sec­tor cu­yas in­ver­sio­nes pa­san por una ma­la ra­cha. En con­se­cuen­cia, las ventas de hard­wa­re –a las que Cis­co de­be más del 40% de sus in­gre­sos– han su­fri­do caí­das de has­ta el 5% in­ter­anual. Sin es­te fac­tor, ar­gu­men­ta el ana­lis­ta Pie­rre Fe­rra­gu, el re­sul­ta­do glo­bal ha­bría si­do po­si­ti­vo. En cuan­to a las re­des de em­pre­sa, su co­le­ga To­ni Sac­co­nag­hi ase­gu­ra que“Cis­co es una­de­las­po­cas com­pa­ñías de T.I. que tie­nen ase­gu­ra­do un­ca­pí­tu­lo en­los pla­nes plu­ri­anua­les de in­ver­sión de sus clien­tes”. Tan­to si op­tan por la nu­be co­mo si refuerzan sus pro­pios cen­tros de da­tos, ne­ce­si­ta­rán mo­der­ni­zar sus re­des, ahí es­ta­rá Cis­co.

Aun así, és­ta ne­ce­si­ta di­ver­si­fi­car­se ha­cia el soft­wa­re y los ser­vi­cios. La es­tra­te­gia se ma­te­ria­li­za en una sos­te­ni­da po­lí­ti­ca de ad­qui­si­cio­nes: des­de que es­tá en el car­go, Rob­bins­ha­fir­ma­do­la­com­pra­de18 em­pre­sas. No fal­ta quien opi­na que de­be­ría in­ten­tar una­deen­ver­ga­du­ra, pa­ra en­gro­sar su fac­tu­ra­ción, pe­ro esa no es la in­ten­ción. Las tres o cua­tro com­pras más re­le­van­tes del bie­nio han si­do las de Jas­per (in­ter­net de las co­sas, 1.400 mi­llo­nes), Ap­pDy­na­mics (op­ti­mi­za­ción cloud, 3.700 mi­llo­nes), Vip­te­la (soft­wa­re pa­ra el cloud), Vi­te­lia (vir­tua­li­za­ción, 610 mi­llo­nes) y, la se­ma­na pa­sa­da, Spring­path (hi­per­con­ver­gen­cia 320 mi­llo­nes). Con tan­tas in­cor­po­ra­cio­nes, no se pre­ten­de cre­cer en­ta­ma­ño­si­noen­san­char los cam­pos que pue­den ace­le­rar la cap­ta­ción de­nue­vo­sin­gre­sos.

El eje de la es­tra­te­gia par­te de la ne­ce­si­dad de con­tra­rres­tar el inexo­ra­ble de­cli­ve de ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio que ha da­do vi­da a Cis­co des­de 1986, el hard­wa­re pa­ra las re­des. La idea ma­triz es re­lan­zar la com­pa­ñía co­mo un pro­vee­dor de ser­vi­cios re­la­cio­na­dos con las re­des del fu­tu­ro; por tan­to, no sa­cri­fi­ca su iden­ti­dad pri­mor­dial.

Re­cien­te­men­te, Cis­co ha pre­sen­ta­do una­nue­vao­fer­ta­de ´hard­wa­re de­fi­ni­do por soft­wa­re´ ba­sa­da en lo que de­no­mi­na “red in­tui­ti­va”. Gi­ra bá­si­ca­men­te en torno a unos al­go­rit­mos que fa­ci­li­tan la con­fi­gu­ra­ción au­to­má­ti­ca de las re­des. Di­cho lo más lla­na­men­te po­si­ble: en lu­gar de em­plear una sin­ta­xis de lí­neas de co­man­do pa­ra con­fi­gu­rar ma­nual­men­te la red, se “en­se­ña” a és­ta a re­co­no­cer las in­ten­cio­nes de su ad­mi­nis­tra­dor ya­jus­tar­se ae­llas se­gún las cir­cuns­tan­cias.

In­clu­ye una re­no­va­da fa­mi­lia de swit­ches, pe­roel ras­go más­lla­ma­ti­vo es que no ne­ce­sa­ria­men­te re­quie­re com­prar nue­vo hard­wa­re ni tam­po­co obli­ga a que sea de Cis­co. Mu­chas de sus fun­cio­nes pue­den con­tra­tar­se por sus­crip­ción de 3, 5 o 7 años de du­ra­ción y el soft­wa­re –un sis­te­ma ope­ra­ti­vo lla­ma­do Lindt– pue­de apli­car­se al hard­wa­re de la com­pe­ten­cia o de mar­cas blan­cas (es de­cir, chi­nas) que han ga­na­do te­rreno en el mer­ca­do.

Cis­co re­co­no­ce es­ta ten­den­cia de la de­man­da, que mi­gra ha­cia un hard­wa­re ge­né­ri­co ba­sa­do en soft­wa­re abier­to. Con el nue­vo es­que­ma, su ne­go­cio prin­ci­pal po­dría ver­se afec­ta­do de dos ma­ne­ras: por un la­do, el ries­go de lle­var a los clien­tes me­nos fie­les a abra­zar al­gún com­pe­ti­dor; por otro, crea­ría las con­di­cio­nes pa­ra un flu­jo de in­gre­sos re­cu­rren­tes. Cons­cien­te de la apues­ta, Robbins la sin­te­ti­za con una hi­pér­bo­le: “es­ta­mos re­de­fi­nien­do las re­des de­los pró­xi­mos 30 años”.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.