Cual­quier co­sa dis­tin­ta es bue­na

La Vanguardia - Dinero - - LA OPINION - Jo­sep Maria Gan­yet Et­nó­gra­fo di­gi­tal

En Atra­pa­do en el

tiem­po (1993) Bill Mu­rray in­ter­pre­ta a Phil Con­nors, un has­tia­do hom­bre del tiem­po al que un 2 de fe­bre­ro le to­ca cu­brir el día de la Mar­mo­ta en Punx­su­taw­ney (Pen­sil­va­nia), don­de, se­gún la tra­di­ción, se pue­de sa­ber si lle­ga la pri­ma­ve­ra por la for­ma en que sa­le una mar­mo­ta de su ma­dri­gue­ra. Al des­per­tar­se al día si­guien­te a rit­mo de I got you, ba­be de Sonny y Cher, se da cuen­ta de que vuel­ve a ser 2 de fe­bre­ro y que se en­cuen­tra atra­pa­do en un bu­cle tem­po­ral que le obli­ga a re­pe­tir to­do lo que ha­bía he­cho el día an­te­rior. A fuer­za de vi­vir el día de la Mar­mo­ta día tras día se da cuen­ta de que sus ac­cio­nes no tie­nen con­se­cuen­cias en su fu­tu­ro (ni en el de na­die), co­mo si de una si­mu­la­ción se tra­ta­ra. Gam­be­rra­das, abu­so de al­cohol, vio­len­cia, ro­bos, con­duc­ción te­me­ra­ria e in­clu­so el sui­ci­dio son al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des de las pri­me­ras ite­ra­cio­nes del bu­cle. Al día si­guien­te siem­pre vuel­ve a so­nar I got you, ba­be en el ra­dio-des­per­ta­dor a las seis de la ma­ña­na co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do.

Atra­pa­do en el tiem­po tu­vo bue­na crí­ti­ca y un éxi­to re­la­ti­vo en su es­treno. Con los años ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en un clá­si­co y es con­si­de­ra­da co­mo una de las me­jo­res co­me­dias de la his­to­ria del ci­ne. Apar­te, la pe­lí­cu­la ha apor­ta­do a la cul­tu­ra po­pu­lar la ex­pre­sión “vi­vir el día de la mar­mo­ta” que uti­li­za­mos en re­fe­ren­cia a si­tua­cio­nes que se re­pi­ten pe­rió­di­ca­men­te o que no aca­ban de pa­sar nun­ca. En­con­tra­mos va­rios ejem­plos en los ti­tu­la­res de la ac­tua­li­dad: ten­sión nu­clear en­tre Es­ta­dos Uni­dos y un es­ta­do co­mu­nis­ta, na­zis que se ma­ni­fies­tan im­pu­ne­men­te por las ca­lles, los al­qui- le­res de las vi­vien­das que suben en Bar­ce­lo­na, un crack del Ba­rça que se mar­cha y un ata­que te­rro­ris­ta por atro­pe­llo en una ciu­dad eu­ro­pea. To­do lo ha­bía­mos vi­vi­do an­tes la­men­ta­ble­men­te.

Vi­vi­mos en una reali­dad de la mar­mo­ta co­mo si las ac­cio­nes que ha­ce­mos en el pre­sen­te no tu­vie­ran im­pac­to en el fu­tu­ro, co­mo si al día si­guien­te to­do vol­vie­ra a ce­ro co­mo en una si­mu­la­ción que es­ta­mos con­de­na­dos a re­pe­tir tal y co­mo le pa­sa­ba a Bill Mu­rray. Si vi­vi­mos en una si­mu­la­ción es una pregunta que to­dos nos he­mos he­cho de ma­ne­ra di­rec­ta (¿y si to­do el uni­ver­so no fue­ra más que una go­ta de agua en el in­te­rior de un mi­cros­co­pio de un gi­gan­te?) o que da­mos por bue­na de ma­ne­ra in­di­rec­ta (nues­tro des­tino es­tá en ma­nos de Dios). Pues bien, resulta que da­do el rit­mo de de­sa­rro­llo de las tec­no­lo­gías de la compu­tación ac­tua­les, es­ta pregunta tie­ne más sen­ti­do que nun­ca, nos in­ter­pe­la más que nun­ca y nun­ca co­mo aho­ra ha­bía­mos te­ni­do tan­tos ar­gu­men­tos pa­ra res­pon­der­la de mo­do afir­ma­ti­vo.

Nick Bos­trom es un fi­ló­so­fo sue­co es­pe­cia­li­za­do en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, fun­da­dor del Ins­ti­tu­to del Fu­tu­ro de la Hu­ma­ni­dad de Ox­ford, di­vul­ga­dor y au­tor de nu­me­ro­sos li­bros so­bre éti­ca, tec­no­lo­gía, fi­lo­so­fía e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Bos­trom es el res­pon­sa­ble, vía su li­bro Su­pe­rin­te­li­gen­cia: ca­mi­nos, pe­li­gros, es­tra­te­gias, de la pre­ven­ción que gen­te de la ta­lla de Bill Ga­tes o Elon Musk tie­nen con el im­pac­to de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad. En el 2003 Bos­trom pu­bli­có un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Are you li­ving in a com­pu­ter si­mu­la­tion?” don­de ar­gu­men­ta que si es cier­to que en un fu­tu­ro los re­cur­sos compu­tacio­na- les dis­po­ni­bles pa­ra la hu­ma­ni­dad son tan enor­mes co­mo el rit­mo de de­sa­rro­llo ex­po­nen­cial ac­tual su­gie­re, en­ton­ces ca­si se­gu­ro que lo que co­no­ce­mos co­mo reali­dad es una si­mu­la­ción he­cha por or­de­na­dor.

En su ar­tícu­lo ar­gu­men­ta que al me­nos una de las tres pro­po­si­cio­nes si­guien­tes de­be ser ver­da­de­ra: 1. Es muy pro­ba­ble que la es­pe­cie hu­ma­na se ex­tin­ga an­tes de lle­gar a un es­ta­dio lo su­fi­cien­te­men­te avan­za­do de de­sa­rro­llo; 2. Es po­co pro­ba­ble que una ci­vi­li­za­ción que se en­cuen­tre en un es­ta­dio su­fi­cien­te­men­te avan­za­do de de­sa­rro­llo es­té in­tere­sa­da en rea­li­zar si­mu­la­cio­nes de su his­to­ria (o va­ria­cio­nes); 3. Po­de­mos es­tar ca­si se­gu­ros de que vi­vi­mos en una si­mu­la­ción.

Si 1 es cier­ta, fin del de­ba­te y adiós muy bue­nas. Si 1 es fal­sa y 2 es cier­ta, fin del de­ba­te y nues­tros des­cen­dien­tes em­plea­rán el tiem­po en ta­reas más gra­ti­fi­can­tes que ha­cer vi­deo­jue­gos de sus an­te­pa­sa­dos. Pe­ro si 1 y 2 son fal­sas, en­ton­ces la es­pe­cie hu­ma­na en al­gún mo­men­to de su de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co es­ta­rá en dis­po­si­ción de rea­li­zar mu­chas, mu­chí­si­mas si­mu­la­cio­nes de su pa­sa­do, ver­sio­nes al­ter­na­ti­vas de la his­to­ria, es­ce­na­rios de “¿y si ...?” , y en­ton­ces con mu­cha pro­ba­bi­li­dad no­so­tros vi­vi­ría­mos en una de ellas. El ar­tícu­lo de Bos­trom es muy pro­fun­do y tie­ne im­pli­ca­cio­nes fí­si­cas, me­ta­fí­si­cas, fi­lo­só­fi­cas y éti­cas. Si fi­nal­men­te da­mos 3 por cier­ta, una de las con­se­cuen­cias in­me­dia­tas de vi­vir en una si­mu­la­ción es que es­ta­mos a mer­ced de su pro­gra­ma­dor; que pue­de de­ci­dir quién vi­ve y quién no, de­te­ner la si­mu­la­ción o bien re­pe­tir­la y ha­cer va­ria­cio­nes, que es exac­ta­men­te lo que le pa­sa­ba al pro­ta­go­nis­ta de Atra­pa­do en el tiem­po.

En Atra­pa­do en el tiem­po, en la ite­ra­ción fi­nal del bu­cle, Bill Mu­rray cam­bia la des­ga­na por en­tu­sias­mo y ha­ce una elo­cuen­te in­ter­ven­ción en la televisión so­bre lo que es­tá vi­vien­do. Fi­nal­men­te afron­ta la reali­dad que le ha to­ca­do vi­vir pen­san­do que sus ac­cio­nes ten­drán un im­pac­to en el fu­tu­ro a pe­sar de que su ex­pe­rien­cia de vi­vir en un per­ma­nen­te día de la Mar­mo­ta le di­ga to­do lo con­tra­rio. Fi­nal­men­te al día si­guien­te se des­pier­ta a las 6:00, vuel­ve a so­nar I got you, ba­be, pe­ro es­ta vez ya es 3 de fe­bre­ro. “Cual­quier co­sa dis­tin­ta es bue­na”, di­ce al fi­nal.

Si­mu­la­ción Si es cier­to que vi­vi­mos en una si­mu­la­ción, el tru­co pa­ra que los si­mu­la­do­res

no nos des­co­nec­ten es ha­cer co­sas in­tere­san­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.