Ca­ta­lun­ya ne­ce­si­ta el mo­de­lo ale­mán

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Ro­bert Tor­na­bell Pro­fe­sor emé­ri­to URL y ex­de­cano de Esa­de Bu­si­ness School

Di­jo Sha­kes­pea­re, “Sa­be­mos lo que so­mos, pe­ro no lo que so­mos ca­pa­ces de ha­cer”. Ca­ta­lun­ya sue­le com­pa­rar­se a Di­na­mar­ca, pe­ro no te­ne­mos sus em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les. Mi­les de tra­ba­ja­do­res da­ne­ses van a su em­pleo en Suecia cru­zan­do un puen­te y la mi­tad de la bol­sa de Es­to­col­mo per­te­ne­ce a un gru­po fa­mi­liar. Más de cien mul­ti­na­cio­na­les com­pi­ten en Rot­ter­dam, que do­mi­na to­da­vía el co­mer­cio mun­dial.

Nos con­ven­dría se­guir el mo­de­lo de Ale­ma­nia. Cuan­do ca­yó el mu­ro de Ber­lín, Der Spie­gel es­cri­bió “Ellos son los hi­jos que no tu­vi­mos”. Ca­ta­lun­ya cre­ció por­que re­ci­bió su­ce­si­vas emi­gra­cio­nes. No se­ría des­ca­be­lla­do que Ca­ta­lun­ya si­guie­ra aho­ra el mo­de­lo de Ale­ma­nia. La re­for­ma Hartz dio más im­por­tan­cia a la se­gu­ri­dad de los pues­tos de tra­ba­jo que a los sa­la­rios. Si la pro­duc­ti­vi­dad au­men­ta­ba, ba­ja­ba el cos­te uni­ta­rio y se fa­vo­re­cían las ex­por­ta­cio­nes. Cuan­do lle­gó la Gran Re­ce­sión, las em­pre­sas te­nían ex­ce­den­tes de li­qui­dez y pu­die­ron apli­car el Kur­zar­beit o “tra­ba­jo en cor­to”. No se pro­du­je­ron des­pi­dos cuan­do ca­ye­ron los pe­di­dos; el go­bierno sub­ven­cio­nó una par­te de los sa­la­rios de los que se que­da­ron en los ta­lle­res y me­jo­ra­ron su ofi­cio pa­ra cuan­do lle­ga­ra la re­cu­pe­ra­ción. Fran­cia in­ten­ta aho­ra se­guir el mo­de­lo ale­mán y con­tra­ta­rá apren­di­ces que no van a se­guir una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. SEAT pu­so en prác­ti­ca tam­bién es­te mo­de­lo y ha es­ta­do dan­do for­ma­ción a un gru­po de apren­di­ces. Al­gu­nos son ya in­ge­nie­ros.

En Ale­ma­nia, el mo­de­lo de re­for­ma que pro­pu­so Hartz dio más im­por­tan­cia a los con­ve­nios por em­pre­sa que los an­ti­guos por sec­to­res y se fa­vo­re­ció la eco­no­mía so­cial de mer­ca­do, en la que los tra­ba­ja­do­res tie­nen pues­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de sus em­pre­sas. Eso ex­pli­ca en bue­na me­di­da el pro­gre­so so­cial y la cohe­ren­cia de las po­lí­ti­cas em­pre­sa­ria­les.

Si los sa­la­rios hu­bie­ran subido, el au­men­to del con­su­mo in­terno ha­bría per­ju­di­ca­do el im­pul­so de las ex­por­ta­cio­nes. Las em­pre­sas de­di­ca­ron por­cen­ta­jes cre­cien­tes a la in­no­va­ción y el de­sa­rro­llo, den­tro y fue­ra del país. Ale­ma­nia exi­gió a los paí­ses del sur de Eu­ro­pa pla­nes de aus­te­ri­dad por­que su población en­ve­je­ce y ne­ce­si­ta acu­mu­lar aho­rros pa­ra cu­brir las pen­sio­nes del fu­tu­ro. Los ba­jos ti­pos de in­te­rés, si bien re­du­cen los cos­tes de fi­nan­cia­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, tam­bién re­cor­tan los ren­di­mien­tos de los fon­dos de pen­sio­nes que de­ben pa­gar a pla­zo fi­jo.

Ca­ta­lun­ya fue pio­ne­ra en la in­dus­tria­li­za­ción y se man­tu­vo mien­tras se an­ti­ci­pó a los cam­bios de los mer­ca­dos. Po­ten­ció el sec­tor de la ali­men­ta­ción y un gran ta­ller me­cá­ni­co tex­til se con­vir­tió en el lí­der de la in­dus­tria sa­ni­ta­ria. Des­pués del gri­to uná­ni­me “Jo no tinc por”, un nue­vo im­pul­so vi­tal pue­de ayu­dar­nos en la In­dus­tria 4.0 y la ro­bó­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.