El ‘pet tech’, el cuidado di­gi­tal de las mas­co­tas, un sec­tor con fu­tu­ro

El acuer­do del 2016 pre­ten­de fa­ci­li­tar la mi­gra­ción des­de los cen­tros de da­tos cor­po­ra­ti­vos a la in­fra­es­truc­tu­ra cloud

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Nor­ber­to Gallego

Por sex­to año con­se­cu­ti­vo Bar­ce­lo­na aco­ge­rá, a par­tir del mar­tes 12, la edi­ción eu­ro­pea de VM­world, queen2016atra­jo unos 11.000 pro­fe­sio­na­les y clien­tes al re­cin­to de la Fi­ra. An­tes, VM­wa­re ha pa­sa­do por dos mo­men­tos me­mo­ra­bles: unos re­sul­ta­dos tri­mes­tra­les ex­cep­cio­na­les y, la se­ma­na pa­sa­da, su VM­world glo­bal en Las Ve­gas. Ha­bía gran in­te­rés en co­no­cer el desa­rro­llo ma­te­rial del acuer­do que VM­wa re­fir­mó en oc­tu­bre del 2016 con Ama­zon We­bSer­vi­ces (AWS).

La cla­ve del acuer­do es­tá en lo que ha da­do en lla­mar­se ´nu­be hí­bri­da´, una abs­trac­ción que con­ju­ga la vi­ta­li­dad de los cen­tros de da­tos cor­po­ra­ti­vos con la ten­den­cia a la mi­gra­ción de una par­te de sus car­gas de tra­ba­jo ha­cia unas in­fra­es­truc­tu­ras ges­tio­na­das por ter­ce­ros, co­no­ci­das co­mo ´nu­be pú­bli­ca´. VM­wa­re y AWS son dos fuer­zas mo­tri­ces de esa tran­si­ción.

Pa­ra es­tas fe­chas se es­pe­ra­ba más con­cre­ción de la ini­cia­ti­va co­mún, pe­ro ca­si un año des­pués só­lo se sa­be que los ser­vi­cios de VM­wa­re es­ta­rán dis­po­ni­bles in­me­dia­ta­men­te en una de las “re­gio­nes” de la in­fra­es­truc­tu­ra de AWS, la que abar­ca la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos. Su ex­ten­sión a otras zo­nas se ha­rá gra­dual­men­te, y– a me­nos que en Bar­ce­lo­na se di­ga otra co­sa– no lle­ga­ría a Eu­ro­pa has­ta el 2018. Eso sí, se han des­ve­la­do los precios, que si­guen la pau­ta ha­bi­tual de los ser­vi­cios cloud: fac­tu­ra­ción por­ca­pa­ci­dad re­ser­va­da (con­tra­tos de uno o tres años) o por ho­ra de uso.

Se tra­ta de ven­cer las du­das de mu­chas empresas, re­ti­cen­tes a mi­grar sus car­gas de tra­ba­jo–ma­yor­men­te re­si­den­tes en ca­sa pro­pia–a otras, pro­pie­dad de ter­ce­ros – en es­te ca­so AWS– ba­sa­das so­bre mo­de­los ope­ra­ti­vos dis­tin­tos y no siem­pre con la fle­xi­bi­li­dad y es­ca­la­bi­li­dad que ne­ce­si­tan aque­llas. Con la pro­pues­ta de VM­wa­re y AWS, las apli­ca­cio­nes pue­den via­jar de ida y vuel­ta sin di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas ma­yo­res y sin in­cu­rrir en cos­tes prohi­bi­ti­vos.

Di­rec­ti­vos de las dos com­pa­ñías han in­sis­ti­do en que se tra­ta de un primer pa­so de una co­la­bo­ra­ción de lar­go al­can­ce. Sin ser de­fi­ni­ti­va, se con­si­de­ra que es la fa­se cul­mi­nan­te de un vi­ra­je estratégico pa­ra am­bas, AWS –con una cuo­ta del 31% en los ser­vi­cios de in­fra­es­truc­tu­ra cloud– abra­za al fin la no­ción de nu­be hí­bri­da que siem­pre ha­bía nin­gu­nea­do; a su vez, VM­wa­re re­co­no­ce su error de ha­ber in­ten­ta­do cons­truir una nu­be pro­pia pa­ra com­pe­tir con AWS. Has­ta po­dría de­cir­se que es un ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia dic­ta­do por el arre­pen­ti­mien­to. Es pron­to pa­ra ha­blar de sus fru­tos.

Se­gún ru­mo­res, en Las Ve­gas se iba a anun­ciar otro acuer­do pa­ra el desa­rro­llo en co­mún de soft­wa­re pa­ra cen­tros de da­tos cor­po­ra­ti­vos; hu­bie­ra si­do una pri­mi­cia ab­so­lu­ta pa­ra AWS, y no pue­de des­car­tar­se, pe­ro qui­zá VM­wa­re no ha que­ri­do dar más relevancia a es­te so­cio que a otros. Pa­ra AWS, es di­fí­cil ima­gi­nar otro me­jor que VM­wa­re, con una­só­li­da im­plan­ta­ción en­los cen­tros de da­tos: su soft­wa­re ri­ge mu­chos mi­llo­nes de má­qui­nas en cien­tos de mi­les de empresas. Re­cí­pro­ca­men­te, tie­nen un ri­val co- mún, Mi­cro­soft: pre­ci­sa­men­te es­te mes pon­drá en el mer­ca­do Azu­re Stack, con el­qu ese atrin­che­ra fa­ci­li­tan­do la eje­cu­ción de apli­ca­cio­nes ba­sa­da se­nWin­dows den­tro de su pro­pia nu­be, evi­tan­do que mi­gren a la com­pe­ten­cia.

Se­gún ha de­cla­ra­do Pat Gel­sin­ger, CEO de VM­wa­re, AWS es un buen com­pa­ñe­ro de via­je, aun­que no ex­clu­si­vo, pa­ra la mi­gra­ción des­de los cen­tros de da­tos –aho­ra con­ce­bi­dos co­mo nu­bes pri­va­das– ha­cia las nu­bes hí­bri­das que van a ser el mo­de­lo de compu­tación dominante en el fu­tu­ro.

Es un he­cho que la ma­yo­ría de las empresas es­ta­ble­ci­das se to­man con cal­ma la trans­for­ma­ción desus in­fra­es­truc­tu­ras de T.I. Muy­po­cas se afe­rra­rán a muerte al mo­de­lo con­ven­cio­nal de compu­tación, pe­ro aún me­nos se­rán las que co­rran por lle­var to­das sus apli­ca­cio­nes a una nu­be pú­bli­ca.

Es­te com­por­ta­mien­to de las empresas es el sus­tra­to en el que han ger­mi­na­do dos con­vic­cio­nes: 1) la hi­bri­dez en­ten­di­da co­mo un trán­si­to lar­go, y 2) el con­cep­to mul­ti­cloud, que bus­ca evi­tar los ries­gos de caer cau­ti­vas de un pro­vee­dor. Por es­to, los ana­lis­tas va­ti­ci­nan un cre­ci­mien­to del mer­ca­do de cloud hí­bri­da de más­del 20% anual has­ta el 2021, has­ta re­pre­sen­tar enesa­fe­cha una fac­tu­ra­ción to­tal cer­ca­na a los 90.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Si AWS quie­re mor­der una ta­ja­da que hoy no es­tá a su al­can­ce, ten­drá que­dispu­tar­la co­nMi­cro­soft, Goo­gle e IBM, en­tre otros pos­tu­lan­tes: de ahí la con­ve­nien­cia pa­ra ella de apo­yar­se en VM­wa­re, con la que com­par­te mu­chos clien­tes pe­ro ca­sino com­pi­te en ser­vi­cios.

Al mis­mo tiem­po que sub­ra­ya­ba la pues­ta en mar­cha del acuer­do con Ama­zon, Gal­sin­ger te­nía cla­ro in­te­rés en des­ta­car que su ne­go­cio pro­pio pro­gre­sa al mar­gen de esa alian­za. En Las Ve­gas se co­no­ció una can­ti­dad de no­ve­da­des, es­pe­cial­men­te re­la­cio­na­das con las re­des y la se­gu­ri­dad. Se es­pe­ra que sean cen­tros de aten­ción en el VM­world de Bar­ce­lo­na.

La alian­za en­tre es­tos dos lí­de­res tie­ne un ad­ver­sa­rio co­mún: Mi­cro­soft y su nu­be Azu­re

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.