Tur­quía, a prue­ba de gol­pes

En la úl­ti­ma dé­ca­da la eco­no­mía tur­ca se ha con­so­li­da­do co­mo un gigante ex­por­ta­dor que as­pi­ra a re­pe­tir el mi­la­gro de Co­rea del Sur

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jor­di Joan Ba­ños Es­tam­bul

Son mu­chos los que iden­ti­fi­can Es­tam­bul con el Gran Ba­zar o el Ba­zar de las Es­pe­cias. Sin em­bar­go, los quin­ce mi­llo­nes de es­tam­bu­líes ha­ce años que die­ron la es­pal­da a esos tem­plos del tu­ris­mo en fa­vor de asép­ti­cos cen­tros co­mer­cia­les –co­mo el que fue­ra el ma­yor de Eu­ro­pa, Ce­vahir- don­de las lán­gui­das bo­ca­na­das del nar­gui­le han si­do de­rro­ta­das por la agi­ta­ción del con­su­mo. En el dis­tri­to fi­nan­cie­ro de Le­vent se le­van­tan va­rios, a ve­ces pa­red con pa­red, a la som­bra de al­gu­nos de los edi­fi­cios más al­tos de Eu­ro­pa. Por­que aquí la fie­bre cons­truc­to­ra nun­ca lle­gó a en­friar­se, mien­tras que el mo­tor eco­nó­mi­co –tras un me­dio­cre 2016- vuel­ve a ace­le­rar, de­mos­tran­do que Tur­quía es un vehícu­lo a prue­ba de gol­pes.

Al­gu­nos com­ple­jos co­mer­cia­les, co­mo el si­nuo­so y se­mi­abier­to Kan­yon, son has­ta her­mo­sos. Y si se es­gri­me que to­do de­pen­de del co­lor de la pan­ta­lla en que se mi­ra, hay mu­chas po­si­bi­li­da­des de que es­ta sea tur­ca, co­mo ca­si to­do lo que bri­lla en sus tien­das de elec­tro­do­més­ti­cos. Las ru­ti­lan­tes hi­le­ras de te­le­vi­so­res sin­to­ni­zan con los lo­gros de su eco­no­mía: ca­si to­dos son de fac­tu­ra na­cio­nal. Ves­tel se abre ca­mino en de­ce­nas de mer­ca­dos ba­jo va­rios nom­bres, pe­ro so­bre to­do fa­bri­ca pa­ra pri­me­ras mar­cas ex­tran­je­ras. Has­ta quin­ce mi­llo­nes de te­le­vi­so­res al año sa­len de su fac­to­ría en Ma­ni­sa, el 80% con des­tino a Eu­ro­pa.

Tur­quía no so­lo con­si­gue ven­der te­le­vi­so­res a los alemanes –tam­bién Grun­dig es pro­pie­dad de la tur­ca Be­ko- sino tam­bién ne­ve­ras a los sue­cos. Y en­ci­ma lle­na mu­chas pan­ta­llas con sus pro­pias te­le­no­ve­las, pa­ra las pa­rri­llas la­ti­noa­me­ri­ca­nas o in­dias.

An­tes in­clu­so que el te­le­vi­sor, el co­che es icono de los lo­gros y re­tos del mo­de­lo tur­co. El año pa­sa­do se pro­du­je­ron en Tur­quía más de un mi­llón y me­dio de vehícu­los y un mi­llón de es­tos fue­ron co­ches, au­to­bu­ses y ca­mio­nes pa­ra la ex­por­ta­ción. Una em­pre­sa del sec­tor, Ford Oto­san –una alian­za con el gru­po Koç­se ha con­ver­ti­do en el primer ex­por­ta­dor tur­co. Una sub­si­dia­ria de Koç, To­fas, man­tie­ne otro tra­to pa­ra la pro­duc­ción de Fiat. Co­sas del ca­pi­ta­lis­mo tur­co, no me­nos de­fi­ni­do­ras que la so­cie­dad for­ma­da por Renault y el fon­do de pen­sio­nes del ejér­ci­to.

El plan Ma­ke in India de Na­ren­dra Mo­di pre­ten­de eso, pe­ro a Tur­quía lo que le gus­ta­ría es de­jar de ser un país de in­gre­sos me­dios pa­ra con­ver­tir­se en Co­rea del Sur. Es cierto que gra­cias a su po­si­ción geo­grá­fi­ca y sus ba­jos sa­la­rios, el Ma­de in Tur­key com­pi­te en Eu­ro­pa, Áfri­ca y Orien­te Me­dio con el Ma­de in Chi­na. Pe­ro a me­nu­do Tur-

El país ex­por­ta co­ches, te­le­vi­so­res, pe­ro el tex­til es to­da­vía el 20% de sus ventas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.