De red so­cial a ope­ra­dor mó­vil

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Blanca Gispert

Tras años en de­cli­ve, Tuen­ti se apa­ga para con­ver­tir­se en una marca de ba­jo cos­te de Te­le­fó­ni­ca Tuen­ti ha di­cho adiós para siem­pre. Ha­ce un par de se­ma­nas dio a sus usua­rios el ultimátum para des­car­gar­se en un ar­chi­vo todas las fo­tos que an­ta­ño col­ga­ron en la red y esta se­ma­na, su pro­pie­ta­ria, Te­le­fó­ni­ca, in­te­gró la ma­triz de com­pa­ñía en su fi­lial Te­le­fó­ni­ca Mó­vi­les.

Esta red so­cial es­pa­ño­la lle­va­ba des­va­ne­cién­do­se desde ha­ce años, a me­di­da que Fa­ce­book y más tar­de, Instagram le fue­ron arre­ba­tan­do todo su pú­bli­co. Fun­da­da el año 2006 por cua­tro em­pren­de­do­res Zaryn Den­tzel, Fé­lix Ruiz, Joa­quín Ayu­so, Kenny Bentley y Ade­ye­mi Aja, la red so­cial lle­gó a ser la más po­pu­lar de Es­pa­ña en­tre los años 2009 y 2012, con más de 15 mi­llo­nes de usua­rios, 6 de ellos úni­cos al mes.

¿Qué pro­pi­ció su de­cli­ve? En­ri­que San Juan, ex­per­to en re­des so­cia­les, cuen­ta que su fra­ca­so es­ta­ba anun­cia­do desde sus ini­cios. “Tuen­ti fue una ré­pli­ca de Fa­ce­book adap­ta­da al mer­ca­do es­pa­ñol, es­pe­cial­men­te ado­les­cen­te. La com­pa­ñía no te­nía plan es­tra­té­gi­co de ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal, tam­po­co in­ten­ción de apor­tar un va­lor di­fe­ren­cial al de Fa­ce­book ni vo­lun­tad de cap­tar a un usua­rio más adul­to. Así que la pre­sen­cia glo­bal que te­nía es­te gi­gan­te de Es­ta­dos Uni­dos así como su trans­ver­sa­li­dad en el pú­bli­co aca­ba­ron por arre­ba­tar­le todo el pro­ta­go­nis­mo pau­la­ti­na­men­te”.

Tam­po­co su­po re­flo­tar a la red so­cial Te­le­fó­ni­ca, que en el año 2010, ad­qui­rió el 85% de la pla­ta­for­ma por 70 mi­llo­nes de eu­ros. Aun­que sí lo in- ten­tó. Por un lado, im­pul­só la tran­si­ción de la pla­ta­for­ma al te­lé­fono mó­vil, con la apli­ca­ción Tuen­ti Mó­vil, que tam­bién lan­zó a va­rios paí­ses de Su­da­mé­ri­ca. Y por otro lado, creó un ope­ra­dor de te­le­fo­nía mó­vil vir­tual usan­do el nom­bre de Tuen­ti. Fue una apues­ta por la di­ver­si­fi­ca­ción de ser­vi­cios, más cer­ca­na al ne­go­cio cen­tral de Te­le­fó­ni­ca. Con el nue­vo ser­vi­cio de ope­ra­do­ra mó­vil, que con­ver­tía a Tuen­ti en la se­gun­da marca de Te­le­fó­ni­ca, la com­pa­ñía pre­ten­día cap­tar al pú­bli­co jo­ven, con ta­ri­fas de ba­jo cos­te y en­fo­ca­das a la co­ne­xión y los da­tos mó­vi­les, tan­to en Es­pa­ña como en Su­da­mé­ri­ca, en paí­ses como Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Ecua­dor o Guatemala.

La que has­ta esta se­ma­na era una fi­lial de Te­le­fó­ni­ca tie­ne ac­tual­men­te al­re­de­dor de 255.000 clien­tes de mó­vil só­lo en Es­pa­ña, de los que 135.000 eran usua­rios de con­tra­to. Es­tas úl­ti­mas son ci­fras ale­ja­das a la épo­ca en la que Tuen­ti era una red so­cial de éxi­to. Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos man­tie­nen fir­me la apues­ta de Te­le­fó­ni­ca para con­ser­var la marca Tuen­ti, que para al­gu­nos trans­mi­te ju­ven­tud y para otros pa­re­ce es­tar ob­so­le­ta.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.