El mun­do res­pi­ra

La pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca para Eu­ro­pa, Es­pa­ña y Ca­ta­lun­ya es in­fi­ni­ta­men­te mejor que ha­ce 10 años a pe­sar de los pro­ble­mas po­lí­ti­cos

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Mariano Guin­dal Ma­drid

Los ár­bo­les a ve­ces no nos de­jan ver el bos­que y es­ta­mos en una de es­tas si­tua­cio­nes. La cris­pa­ción crea­da en torno al re­fe­rén­dum de Ca­ta­lun­ya ha crea­do el sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo de que nos en­con­tra­mos en una si­tua­ción lí­mi­te. Na­da­tan le­jos de la reali­dad. Sin du­da se tra­ta de un gra­ve pro­ble­ma po­lí­ti­co que más pron­to que tar­de ter­mi­na­rá en­cau­zán­do­se, como ha ocu­rri­do con Eus­ka­di. Y se­rá en­ton­ces cuan­do se va­lo­re la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en la que nos en­con­tra­mos y se pue­da abrir un nue­vo ca­mino. No es lo mis­mo abor­dar la re­for­ma del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción te­rri­to­rial en me­dio de una re­ce­sión que ha­cer­lo en pleno ci­clo ex­pan­si­vo.

De­be­mos to­mar como re­fe­ren­cia la si­tua­ción de ha­ce diez años cuan­do es­ta­lla­ron las “hi­po­te­cas ba­su­ra” o “sub­pri­me”, un mo­men­to que no tie­ne na­da que ver con el ac­tual. En sep­tiem­bre de 2007 el mun­do­pa­re­cía que iba a es­ta­llar. Eso sí que era una cri­sis con ma­yús­cu­las, un “crack” que ame­na­za­ba con ter­mi­nar con el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta. El fin del mun­do, tal y como lo ha­bía­mos co­no­ci­do has­ta en­ton­ces. Y efec­ti­va­men­te, las con­se­cuen­cias fue­ron muy se­rias: fue el ini­cio de la ma­yor re­ce­sión en 80 años. Sin em­bar­go, todo lo que pa­só des­pués aún sien- do muy do­lo­ro­so, na­da tu­vo que ver con el ca­tas­tro­fis­mo que nos ha­bían ven­di­do. Ni la UE­des­a­pa­re­ció; ni el eu­ro que­bró; ni los paí­ses del sur de Eu­ro­pa, los de­nos­ta­dos PIGS –Por­tu­gal, Ita­lia, Gre­cia y Es­pa­ña– fue­ron ex­pul­sa­dos de la mo­ne­da úni­ca.

Una dé­ca­da des­pués del es­ta­lli­do de la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra la si­tua­ción eco­nó­mi­ca a ni­vel mun­dial es ra­zo­na­ble­men­te bue­na en com­pa­ra­ción con lo que ha­bía. Si en­ton­ces al­guien nos hu­bie­se di­cho que íba­mos a es­tar como es­ta­mos aho­ra mis­mo le ha­brían ta­cha­do de lo­co. Pe­ro lo cier­to es que la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na lle­va cre­cien­do de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da desde ju­lio del 2009. Es­de­cir, cer­ca de­cien­me­ses, lo que le con­vier­te és­te en uno de los ci­clos ex­pan­si­vos más largos de su historia. Tal vez el cre­ci­mien­to no es­té sien­do tan in­ten­so como en el pa­sa­do, pe­ro no es­tá na­da mal, so­bre­to­do si te­ne­mos en cuen­ta que su ta­sa de des­em­pleo es­tá en el 4,3%, es de­cir pleno em­pleo.

Pe­ro si po­ne­mos la vis­ta en Asia, se pue­de de­cir otro tan­to de lo mis­mo. Chi­na pa­re­ce ha­ber co­rre­gi­do sus pro­ble­mas y ha ale­ja­do el ries­go de es­ta­lli­do de su bur­bu­ja. Ja­pón cre­ce des­pués de una tre­men­da re­ce­sión y empieza a res­pi­rar. Ibe­roa­mé­ri­ca, con ex­cep­ción de Ve­ne­zue­la, cre­ce a buen rit­mo y es­tá re­sol­vien­do pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les. Las pers­pec­ti­vas glo­ba­les son bue­nas, aun­que se pue­da dis­cu­tir si el co­mer­cio mun­dial se des­ace­le­ra al­gu­nas dé­ci­mas arri­ba o aba­jo.

¿Y Eu­ro­pa? En Eu­ro­pa las cosas van bien. Gre­cia sa­le ade­lan­te a tran­cas y ba­rran­cas y las pers­pec­ti­vas son de cla­ra re­cu­pe­ra­ción a pe- sar del Bre­xit. Sin du­da el re­fe­rén­dum in­glés es un pro­ble­ma que se irá en­ca­jan­do de una u otra for­ma, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que ya ha de­ja­do de ser una ame­na­za al pro­yec­to eu­ro­peo. Pe­ro ¿cuál es la si­tua­ción real de Es­pa­ña? La ver­dad es que a pe­sar de la in es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, la eco­no­mía cre­ce por ter­cer año con­se­cu­ti­vo a un rit­mo su­pe­rior al 3% y es­tán crean­do más de 500.000 em­pleos anua­les. Para el pró­xi­mo año, las ex­pec­ta­ti­vas son si­mi­la­res, dé­ci­ma arri­ba o aba­jo. In­fla­ción y dé­fi­cit es­tán con­tro­la­dos y la pri­ma de ries­go es­tá ba­jo mí­ni­mos. Y en Ca­ta­lun­ya, se di­ga lo que se di­ga, la si­tua­ción es si­mi­lar. Como reza el di­cho po­pu­lar: “Las pe­nas con pan son me­nos pe­nas”.

PE­DRO MADUEÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.