De­ma­sia­da con­fian­za en los ban­cos cen­tra­les

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Da­vid Ma­cià Di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Crè­dit An­do­rrà As­set Ma­na­ge­ment

¿Sa­ben de qué es­tá he­cho el di­ne­ro? Ni de metal, ni de pa­pel, ni de ce­ros y unos (aun­que más del 90% de todo el di­ne­ro del mun­do sean solo apun­tes in­for­má­ti­cos). Es­tá he­cho de con­fian­za. Ne­ce­si­ta­mos al­go que fa­ci­li­te el in­ter­cam­bio de bie­nes y ser­vi­cios y nos per­mi­ta com­pa- rar el va­lor de las cosas. Pue­den ser eu­ros, dó­la­res o ru­pias hoy como an­ta­ño fue­ron ses­ter­cios, si­clos de pla­ta, pie­les o con­chas ma­ri­nas. Alo lar­go de la historia se ha usa­do de todo. Pe­ro siem­pre ha si­do una me­ra con­ven­ción so­cial. Lo acep­ta­re­mos úni­ca­men­te mien­tras crea­mos que nos lo van a acep­tar a no­so­tros.

Un­po­co de pers­pec­ti­va y una piz­ca de sen­ti­do co­mún sue­len ser bue­nos in­gre­dien­tes para for­mar- se una opi­nión. Los bit­coins, por ejem­plo, cu­yo va­lor se ha mul­ti­pli­ca­do por 1.000 en solo 6 años, no pa­re­cen muy ade­cua­dos ni como di­vi­sa ni como in­ver­sión. Por un lado, una mo­ne­da tan ines­ta­ble es po­co desea­ble. Re­sul­ta­ría un tan­to in­có­mo­do te­ner que con­sul­tar la co­ti­za­ción du­ran­te una ce­na ro­mán­ti­ca para ver si nos po­de­mos per­mi­tir o no un buen pos­tre. Los go­bier­nos po­drían tam­bién, sim­ple­men­te, prohi­bir su uso si lle­gan a ser una ame­na­za (para re­cau­dar im­pues­tos, por ejem­plo). Yaun­que no fue­ra así, si un día el dó­lar cae en desuso, cosa har­to im­pro­ba­ble, el sus­ti­tu­to pue­de ser cual­quier otra crip­to­mo­ne­da aún por in­ven­tar, o el oro, o las con­chas ma­ri­nas otra vez. Como in­ver­sión, de­be­ría­mos ser tam­bién cau­te­lo­sos. La historia no se re­pi­te, pe­ro sue­le ri­mar, como de­cía Mark Twain, y so­bran los ejem­plos, como el in­ten­so epi­so­dio de pa­sión de los ho­lan­de­ses por los tu­li­pa­nes en el si­glo XVII, una de las pri­me­ras bur­bu­jas fi­nan­cie­ras do­cu­men­ta­das: los pre­cios subie­ron sin des­can­so du­ran­te dé­ca­das has­ta lle­gar a ni­ve­les es­tra­tos­fé­ri­cos. Lo hi­cie­ran por co­di­cia (es un ver­da­de­ro fas­ti­dio ser el úni­co que no se en­ri­que­ce) o por mie­do a la mo­ne­da ofi­cial (Paí­ses Ba­jos es­tu­vie­ron en gue­rra con Es­pa­ña du­ran­te la primera mi­tad del si­glo), in­ver­tir en tu­li­pa­nes ter­mi­nó por ser muy ma­la idea: en 1637 el pre­cio se de­rrum­bó abrup­ta­men­te para co­ti­zar a la par que las ce­bo­llas. No de­be de ser un ejem­plo tan des­ca­be­lla­do: mien­tras re­vi­so por úl­ti­ma vez es­te ar­tícu­lo an­tes de en­viar­lo, veo que lo aca­ba de usar tam­bién Ja­mie Di­mon, pre­si­den­te de JP Mor­gan.

Tal vez los bit­coins re­fle­jen sim­ple­men­te el mie­do a los po­ten­cia­les efec­tos ad­ver­sos de la agre­si­va in­ter­ven­ción de los ban­cos cen­tra­les para con­te­ner la úl­ti­ma cri­sis. Adi­fe­ren­cia de sus pro­pias mo­ne­das, no pue­den crear bit- coins a pla­cer. Las con­se­cuen­cias de sus ac­cio­nes han si­do re­la­ti­va­men­te es­ca­sas para la eco­no­mía real. Son los ban­cos de to­da la vi­da quie­nes de ver­dad crean el di­ne­ro me­dian­te la con­ce­sión de cré­di­to, al­go en lo que no pa­re­cen muy pró­di­gos úl­ti­ma­men­te. Muy­dis­tin­to es el ca­so de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, que han desa­rro­lla­do una preo­cu­pan­te adic­ción a las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias. Una fra­se de Drag­hi o Ye­llen pue­de sal­var o hun­dir los mer­ca­dos. Los ba­jos ti­pos de in­te­rés dis­tor­sio­nan to­da la to­ma de de­ci­sio­nes (¿han pen­sa­do qué sig­ni­fi­ca te­ner ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos? Los ti­pos de in­te­rés no son más que el pre­cio del di­ne­ro; ¿se ima­gi­nan ir a un con­ce­sio­na­rio y que les pa­ga­sen a us­te­des por que­dar­se un co­che?). El di­ne­ro es­tá he­cho de con­fian­za. Tal vez ha­ya­mos pues­to de­ma­sia­da en los ban­cos cen­tra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.