La res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de nues­tro di­ne­ro

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Xa­vier Cor­ne­lla Cas­tel Con­se­je­ro eje­cu­ti­vo y di­rec­tor ge­ne­ral de Cré­dit An­do­rrà Fi­nan­cial Group

Los cam­bios ace­le­ra­dos que es­ta­mos vi­vien­do nos lle­van, a to­dos los ni­ve­les, a con­ti­nuas mo­di­fi­ca­cio­nes de es­ce­na­rio. Pa­ra po­der adap­tar­nos y su­pe­rar­lo con éxi­to, ha­ce fal­ta un cam­bio de men­ta­li­dad. Los nue­vos re­tos pre­ci­san de nue­vas fór­mu­las, y la ban­ca pri­va­da no es aje­na a es­ta reali­dad.

En el cen­tro de es­te cam­bio es­tá emer­gien­do un nue­vo ti­po de in­ver­sor o ahorrador –es­pe­cial­men­te, en­tre las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes– in­tere­sa­do en sa­ber pa­ra qué se uti­li­za su di­ne­ro y en qué se in­vier­ten sus aho­rros. Son per­so­nas que tie­nen muy pre­sen­te la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de su di­ne­ro y a las que hay que con­ven­cer, eso sí, de que esa “res­pon­sa­bi­li­dad” no es­tá re­ñi­da con la “ren­ta­bi­li­dad”.

La ca­tar­sis del cam­bio se ba­sa­rá, por tan­to, en la sos­te­ni­bi­li­dad y en el im­pac­to de las in­ver­sio­nes. Ahí es don­de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, no só­lo por un afán de es­tra­te­gia y ren­ta­bi­li­dad co­mer­cial, de­be­mos ali­near­nos con la ciu­da­da­nía. De­be­mos tra­ba­jar con ella, no pa­ra ella.

Ca­da vez, más ciu­da­da­nos bus­can ins­ti­tu­cio­nes que les ayu­den a ca­sar sus ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras con las de una so­cie­dad más am­plia. Y en­tien­do que es ahí don­de la ban­ca pri­va­da de­be desem­pe­ñar un rol to­da­vía más de­ter­mi­nan­te. So­mos ya mu­chas las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que es­ta­mos desa­rro­llan­do un pa­pel des­ta­ca­do en la adop­ción de me­di­das pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos de la Agen­da 2030 de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de las Na­cio­nes Uni­das. Por tan­to, es­ta­mos sen­si­bi­li­za­das pa­ra con­tri­buir a re­du­cir la po­bre­za, pro­te­ger el pla­ne­ta y pro­mo­ver ini­cia­ti­vas pa­ra que to­das las per­so­nas ten­gan opor­tu­ni­da­des de pros­pe­ri­dad.

Con­cep­tos co­mo la sa­lud, la edu­ca­ción, la ri­que­za, la ener­gía, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, el con­su­mo res­pon­sa­ble o la in­no­va­ción for­man par­te de las preo­cu­pa­cio­nes de gran par­te de la ciu­da­da­nía en to­do el mun­do. La ban­ca pri­va­da no pue­de per­ma­ne­cer aje­na a di­chas as­pi­ra­cio­nes glo­ba­les y de­be se­guir un mo­de­lo de ne­go­cio sos­te­ni­ble y ofre­cer es­tra­te­gias de in­ver­sión res­pon­sa­bles y com­pa­ti­bles con es­tos con­cep­tos. En es­te sen­ti­do, el desa­rro­llo de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros sos­te­ni­bles es una reali­dad ca­da vez más ex­ten­di­da.

Un es­tu­dio re­cien­te de la es­cue­la de ne­go­cios de Har­vard apun­ta­ba que las com­pa­ñías que se en­fo­quen más ha­cia la sos­te­ni­bi­li­dad ten­drán em­plea- dos más sa­tis­fe­chos y ge­ne­ra­rán un ma­yor ren­di­mien­to. Es de­cir, se­rán más pro­duc­ti­vas. Por lo tan­to, la re­com­pen­sa de es­te cam­bio no se­rá só­lo ex­ter­na, sino tam­bién in­ter­na. Y, en el ca­so de la ban­ca pri­va­da, com­por­ta­rá un cre­ci­mien­to más sos­te­ni­ble.

Es­toy con­ven­ci­do de que un en­fo­que ha­cia un im­pac­to so­cial po­si­ti­vo por par­te de la ban­ca pri­va­da se­rá un plus pa­ra su pro­pia com­pe­ti­ti­vi­dad y ren­ta­bi­li­dad. Y tam­bién en­tien­do que, co­mo ya apun­tan al­gu­nos, si no cam­bia­mos lo que ha­ce­mos y có­mo lo ha­ce­mos, se­rán los pro­pios clien­tes los que ha­rán el cam­bio por no­so­tros. De­be­mos ha­cer una apues­ta de­ci­di­da pa­ra crear una nue­va ban­ca pri­va­da pa­ra un nue­vo mun­do. Y es­te nue­vo mun­do, no lo ol­vi­de­mos, ya es­tá ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.