Mie­do y an­sie­dad

La Vanguardia - - OPINIÓN - Ra­fael Bis­que­rra R. BIS­QUE­RRA, di­rec­tor del pos­gra­do en Educación Emo­cio­nal y Bie­nes­tar de la UB

En las por­ta­das de los dia­rios del 29 de enero se leía “Jor­di Pu­jol no re­gu­la­ri­zó el di­ne­ro por mie­do”. El Dic­cio­na­ri de Llen­gua Ca­ta­la­na del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Ca­ta­lans di­ce que el mie­do es el azo­ra­mien­to del áni­mo, es­pe­cial­men­te sú­bi­to y fuer­te, en pre­sen­cia de un pe­li­gro real o ima­gi­na­rio.

Aquí se me­te en el mis­mo sa­co un pe­li­gro real o ima­gi­na­rio. Y es­ta con­fu­sión pue­de te­ner con­se­cuen­cias gra­ves como en el ca­so que nos ocu­pa. En­tre los es­tu­dio­sos de las emo­cio­nes el mie­do se en­tien­de como la emo­ción que se ex­pe­ri­men­ta an­te un pe­li­gro real e in­mi­nen­te que se vi­ve como arro­lla­dor y po­ne en pe­li­gro la sa­lud y la pro­pia vida o la de otras per­so­nas. Mien- tras que la an­sie­dad es ima­gi­na­ria, re­sul­ta­do del pen­sa­mien­to so­bre po­si­bles pe­li­gros. La dis­tin­ción es im­por­tan­te, pues la res­pues­ta que dar es dis­tin­ta. An­te el mie­do hay que huir pa­ra evi­tar el pe­li­gro. Só­lo tie­ne sen­ti­do en­fren­tar­se pa­ra sal­var la vida de otras per­so­nas o la pro­pia si no hay más re­me­dio. La an­sie­dad hay que afron­tar­la.

En el len­gua­je co­lo­quial no se dis­tin­gue, y de­ci­mos mie­do cuan­do es­ta­mos ha­blan­do de an­sie­dad. Pa­sa en “mie­do a los exá­me­nes”, “mie­do a la crí­ti­ca”, “mie­do es­cé­ni­co”, “mie­do a ha­cer el ri­dícu­lo”. En es­tos ca­sos no se po­ne en pe­li­gro la pro­pia vida, por tan­to no es mie­do sino an­sie­dad. Y la res­pues­ta no es huir, sino afron­tar la si­tua­ción. La an­sie­dad nos pue­de ofus­car el mie­do. Pa­sa, por ejem­plo, en ado­les­cen­tes que es­tán en un gru­po don­de se crea un cli­ma fa­vo­ra­ble pa­ra adop­tar com­por­ta­mien­tos de ries­go (in­dis­ci­pli­na, vio­len­cia, van­da­lis­mo, con­su­mo de dro­gas). En es­tos ca­sos pue­de pe­sar más la an­sie­dad so­cial a no ser acep­ta­do por el gru­po que el mie­do a las con­se­cuen­cias. En per­so­nas con com­pe­ten­cias emo­cio­na­les ten­dría que ser al re­vés.

Pu­jol ten­dría que ha­ber ·afron­ta­do” la si­tua­ción, como res­pues­ta pro­pia de la an­sie­dad, en lu­gar del com­por­ta­mien­to de evi­ta­ción pro­pio del mie­do. Si es­ta con­fu­sión ha pa­sa­do a tan al­to man­da­ta­rio, ¿qué no de­be pa­sar en el res­to de los mor­ta­les? Si Pu­jol hu­bie­ra he­cho un cur­so de educación emo­cio­nal, qui­zás no ha­bría co­me­ti­do es­te error. Se­gu­ra­men­te es­ta afir­ma­ción pa­re­ce­rá exa­ge­ra­da a los lec­to­res. El mo­ti­vo es re­cla­mar una educación emo­cio­nal ge­ne­ra­li­za­da en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo; pe­ro tam­bién en las per­so­nas adul­tas y los po­lí­ti­cos. Con­tri­bui­ría a evi­tar erro­res que se pro­du­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.