“Fran­cia es la gran per­de­do­ra del acuer­do con Irán”

Re­né Na­ba, es­pe­cia­lis­ta fran­cés en Orien­te Me­dio

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - Pa­rís. Co­rres­pon­sal RAFAEL POCH

Per­di­da en una po­lí­ti­ca ex­te­rior ca­da vez más errá­ti­ca, Fran­cia es tam­bién la gran per­de­do­ra del acuer­do nu­clear al­can­za­do con Irán, di­ce Re­né Na­ba, gran co­no­ce­dor fran­cés de Orien­te Me­dio y au­tor de una do­ce­na de li­bros. Úl­ti­ma mues­tra: ayer lle­gó a Tehe­rán el vi­ce­can­ci­ller ale­mán, Sigmar Ga­briel, en bus­ca de ju­go­sos pedidos que se res­ta­rán a Pa­rís. Diez años co­rres­pon­sal en Beirut (1969-1979) y otros diez res­pon­sa­ble del mun­do ára­be-mu­sul­mán en el ser­vi­cio di­plo­má­ti­co de la agen­cia Afp, Na­ba re­cuer­da que el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res fran­cés, Lau­rent Fa­bius, ha si­do el úni­co en elo­giar el “buen tra­ba­jo” rea­li­za­do en Si­ria por Ya­bat Al Nus­ra, la fran­qui­cia lo­cal de Al Qae­da.

¿Cual era el in­te­rés de Es­ta­dos Uni­dos por lle­gar a un acuer­do con Irán? El de­cla­ra­do es pre­ve­nir la pro­li­fe­ra­ción nu­clear en la zo­na. No se sos­tie­ne, por­que los oc­ci­den­ta­les no so­lo son los prin­ci­pa­les con­ta­mi­na­do­res ató­mi­cos del pla­ne­ta, tan­to por ser los úni­cos que han usa­do la bom­ba en Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki co­mo por sus prue­bas a cie­lo abier­to en Nue­vo Mé­xi­co y Ar­ge­lia, sino tam­bién por su ayu­da a la nu­clea­ri­za­ción de Is­rael, la Su­dá­fri­ca del apart­heid, In­dia y Pa­kis­tán. El se­gun­do in­te­rés, ocul­to, es im­pe­dir que al­guien se do­te del ar­ma ató­mi­ca sin el aval y la tec­no­lo­gía oc­ci­den­ta­les, de for­ma que sea eter­na­men­te de­pen­dien­te y con­tro­la­do. Es una po­si­ción cons­tan­te des­de el hundimiento de la URSS. Si Irán, que es­tá fue­ra de la es­fe­ra de in­fluen­cia oc­ci­den­tal y so­bre to­do es ri­val de Ara­bia Sau­dí, prin­ci­pal so­cio ára­be de Es­ta­dos Uni­dos, ac­ce­die­ra a la bom­ba sin acuer­do oc­ci­den­tal, re­du­ci­ría a la na­da el va­lor di­sua­si­vo de la es­tra­te­gia oc­ci­den­tal. En ter­cer lu­gar, el he­cho de que Irán ac­ce­da al ran­go de “po­ten­cia ca­si nu­clear” rom­pe el mo­no­po­lio de te­nen­cia del ar­ma nu­clear que os­ten­tan los su­níes (Pa­kis­tán) en el mun­do mu­sul­mán. Ade­más, Irán po­dría ser­vir de cier­to con­tra­pe­so a Is­rael y Ara­bia Sau­dí…

¿Có­mo? Es­con­di­do en­tre las se­gu­ri­da­des que les for­mu­la a am­bos, es­te acuer­do su­po­ne un to­que de aten­ción in­di­rec­to pa­ra los dos per­tur­ba­do­res de la re­gión, Is­rael y Ara­bia Sau­dí, en­ca­mi­na­do a re­du­cir su ca­pa­ci­dad de chan­ta­je. En pri­mer lu­gar se re­du­ce la ca­pa­ci­dad de ha­cer da­ño de am­bos, dis­mi­nu­yen­do su mar­gen de ma­nio­bra. Que Es­ta­dos Uni­dos sea alia­do de los dos prin­ci­pa­les es­ta­dos gam­be­rros de la zo­na es al­go que mar­chi­ta el cré­di­to mo­ral y el li­de­raz­go de EE.UU., cu­ya ex­tra­or­di­na­ria to­le­ran­cia con am­bos lo des­pres­ti­gia. Un arre­glo con Irán so­bre el mo­de­lo de la re­con­ci­lia­ción con Viet­nam se­ría una pre­sión in­di­rec­ta so­bre esas dos teo­cra­cias que son Ara­bia Sau­dí e Is­rael pa­ra ali­near­las más con las nor­mas in­ter­na­cio­na­les. Y en se­gun­do lu­gar, cier­ta dis­ten­sión en­tre Irán y el blo­que atlan­tis­ta po­dría fa­vo­re­cer una con­ver­gen­cia en los pun­tos can­den­tes de la ac- tua­li­dad re­gio­nal: con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co, una even­tual es­ta­bi­li­za­ción en Si­ria, pre­lu­dio de ne­go­cia­cio­nes, et­cé­te­ra.

¿Có­mo va­lo­ra la ca­li­dad de los ne­go­cia­do­res ira­níes? Se for­ma­ron en uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas, so­bre to­do el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Ja­vad Za­rif, y Ali Sa­lehi, fí­si­co nu­clear del MIT, la uni­ver­si­dad cien­tí­fi­ca más im­por­tan­te del mun­do. Su pre­pa­ra­ción va de la mano de una ar­do­ro­sa obli­ga­ción de ser­vir a su país y una fe­roz vo­lun­tad de in­de­pen­den­cia. Va­le la pe­na com­pa- rar esa ca­li­dad con la de los zom­bis me­diá­ti­cos ára­bes de la mal lla­ma­da “pri­ma­ve­ra ára­be”, co­mo Bour­ha­ne Gha­liou­ne, pri­mer pre­si­den­te de la opo­si­ción si­ria offs­ho­re, o su por­ta­voz Basma Kod­ma­ni, tí­te­res de la ad­mi­nis­tra­ción fran­ce­sa, de la que es­ta­ban a suel­do, pa­ra di­ri­gir la re­vo­lu­ción en Si­ria.

¿Por qué Fran­cia es tan be­li­ge­ran­te en Si­ria e Irán? En sus dos ver­sio­nes, neo­gau­llis­ta y so­cia­lis­ta, Fran­cia ac­túa co­mo mer­ce­na­ria de las pe­tro­mo­nar­quías apo­yan­do in­con­di­cio­nal­men­te has­ta sus más lo­cas po­si­cio­nes, co­mo en Li­bia y Si­ria, ma­ni­fies­ta­men­te pe­li­gro­sas pa­ra la se­gu­ri­dad de Fran­cia. Ade­más de ha­ber si­do be­li­ge­ran­te en la gue­rra de Iraq con­tra Irán (1980-

1988), de ser una de las gran­des con­ta­mi­na­do­ras ató­mi­cas del mun­do, y de su­mi­nis­trar equi­po nu­clear al ré­gi­men del apart­heid, a Is­rael y al Irán del sha a tra­vés del con­sor­cio Eu­ro­dif, aho­ra re­sul­ta que es la gran per­de­do­ra de la re­dis­tri­bu­ción de fuer­zas re­gio­nal, pe­se a lo que di­ce Lau­rent Fa­bius. Re­ci­bien­do ayer do­min­go al vi­ce­can­ci­ller ale­mán, Sigmar Ga­briel, que ha lle­ga­do a Tehe­rán en la pri­me­ra vi­si­ta de una de­le­ga­ción oc­ci­den­tal lle­na de pro­yec­tos, cin­co días des­pués de la fir­ma del acuer­do, Irán le lan­za a Fa­bius un men­sa­je inequí­vo­co pa­ra que cal­me sus ar­do­res.

¿Qué se sa­be de la ayu­da fran­ce­sa a Ya­bat Al Nus­ra, la fran­qui­cia de Al Qae­da en Si­ria, de­nun­cia­da por dipu­tados de la de­re­cha en Pa­rís? Sien­do el je­rar­ca de la iz­quier­da con más di­plo­mas uni­ver­si­ta­rios, Lau­rent Fa­bius ha si­do tam­bién el úni­co mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de una po­ten­cia oc­ci­den­tal en elo­giar a Ya­bat Al Nus­ra en Si­ria. Su fra­se, “Ya­bat Al Nus­ra ha­ce un buen tra­ba­jo en Si­ria” ha pa­sa­do a la pos­te­ri­dad y pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo una luz ver­de a la yihad. Eso da mu­cho que pen­sar en Fran­cia, es­pe­cial­men­te en­tre los sim­pa­ti­zan­tes de Char­lie Heb­do por­que la ma­sa­cre de su re­dac­ción fue en­car­ga­da por Al Qae­da. Fran­cia pa­ga muy ca­ro ese ti­po de li­ge­re­zas.

El 14 de ju­lio, Ho­llan­de di­jo que el acuer­do con Irán es im­por­tan­te, “por­que si Tehe­rán ac­ce­de a la bom­ba ató­mi­ca tam­bién Is­rael y Ara­bia Sau­dí que­rrán ac­ce­der”. ¿Des­co­no­ce el pre­si­den­te que Is­rael dis­po­ne de un ar­se­nal nu­clear des­de los años se­sen­ta, la­bor en la que Fran­cia ayu­dó? Por lo vis­to a Ho­llan­de no se le ha pa­sa­do la re­sa­ca del vino be­bi­do en la co­ci­na de Be­nia­min Ne­tan­yahu, el di­ri­gen­te más xe­nó­fo­bo de la his­to­ria de Is­rael. Su­pon­go que lo men­cio­nó pa­ra no dar la im­pre­sión de ser so­lo el in­tér­pre­te de los mie­dos de Ara­bia Sau­dí, in­cu­ba­dor ab­so­lu­to del yiha­dis­mo pla­ne­ta­rio y por ello in­de­fen­di­ble an­te am­plios sec­to­res de la opi­nión pú­bli­ca fran­ce­sa. Me­ter­los en el mis­mo sa­co que Is­rael, “úni­ca de­mo­cra­cia de Orien­te Me­dio” y “cen­ti­ne­la del mun­do li­bre an­te la bar­ba­rie ára­be-mu­sul­ma­na”, per­mi­te que los te­les­pec­ta­do­res se tra­guen me­jor esa cu­le­bra.

Re­né Na­ba des­ta­ca que el vi­ce­can­ci­ller ale­mán Ga­briel lle­ga­ra ayer a Tehe­rán en bus­ca de con­tra­tos

ARCHIVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.