Tra­ba­ja­do­res fan­tas­ma

La Vanguardia - - OPINION - Cla­ra San­chis Mi­ra

Me pre­gun­to qué sien­ten las per­so­nas que se li­mi­tan a vi­gi­lar las má­qui­nas que les ro­ban el tra­ba­jo. Ni si­quie­ra es­tá cla­ro que vi­gi­len na­da, es pro­ba­ble que las má­qui­nas es­tén per­fec­ta­men­te ca­pa­ci­ta­das pa­ra vi­gi­lar­se so­las. Son muy lis­tas. Es­tos hom­bres y mu­je­res más bien pa­re­cen acom­pa­ñar­las de­co­ra­ti­va­men­te, co­mo un bus­to o un ja­rrón, ocu­pan­do un pues­to de tra­ba­jo que ya es un me­ro si­mu­la­cro. Un lim­bo. Son los nue­vos tra­ba­ja­do­res fan­tas­ma. Es­tán por to­das par­tes, con un pie en la ca­lle. Si­len­cio­sos, im­per­té­rri­tos, co­mo si no pa­sa­ra na­da. Pa­sean­do su inuti­li­dad al­re­de­dor de las ca­jas de au­to­co­bro de los su­per­mer­ca­dos, las ca­fe­te­rías mo­der­nas, las ga­so­li­ne­ras, los pea­jes o los tor­nos de los ae­ro­puer­tos, que se ocu­pan de las co­sas que an­tes ha­cían ellos. Co­mo mu­cho, te di­cen que me­tas la tar­je­ta allí o aprie­tes el bo­tón de allá. Pe­ro se no­ta que son co­sas irre­le­van­tes que, si ellos no es­tu­vie­ran, los usua­rios aca­ba­ría­mos por re­sol­ver a so­las con la má­qui­na, co­mo ha­re­mos an­tes o des­pués. Pue­de que to­dos es­te­mos di­si­mu­lan­do un po­co pa­ra so­bre­lle­var la si­tua­ción.

En el ae­ro­puer­to, ob­ser­vo la ex­pre­sión del tra­ba­ja­dor fan­tas­ma que per­ma­ne­ce in­mó­vil fren­te a las nue­vas má­qui­nas con torno que leen el có­di­go de ba­rras de las tar­je­tas de em­bar­que. Pri­me­ro, ha­ce años, lo ha­cía él con sus ojos; com­pro­ba­ba la fe­cha del vue­lo y el nom­bre del pa­sa­je­ro. Era im­por­tan­te que mi­ra­ra bien. Los su­yos eran unos ojos ne­ce­sa­rios. Se po­día ir a dor­mir sa­bien­do que la ca­pa­ci­dad lec­to­ra de sus ojos le per­mi­tía ga­nar­se el pan. Des­pués le die­ron un lec­tor de có­di­go de ba­rras pa­ra que mi­ra­ra en su lu­gar, pe­ro al me­nos era ma­nual. Te­nía que su­je­tar­lo. Era in­dis­pen­sa­ble que el hom­bre pa­sa­ra el apa­ra­to por el pa­pel, en el si­tio jus­to y con la pre­sión ade­cua­da. Sus ma­nos eran úti­les. Po­día acos­tar­se por la no­che sa­bien­do que sus ma­nos le da­ban de co­mer.

Aho­ra ya no ha­ce na­da. Con suer­te, al­gún pa­sa­je­ro no acier­ta a po­ner el có­di­go de ba­rras en su si­tio y el tra­ba­ja­dor fan­tas­ma lo tie­ne que ayu­dar. Pe­ro lo nor­mal es que no ha­ga ab­so­lu­ta­men­te na­da. Es­tá ahí plan­ta­do, in­ser­vi­ble, inú­til; cazando mos­cas. An­te la má­qui­na. Me pre­gun­to si de vez en cuan­do tie­ne que pa­sar­le un pa­ñi­to por en­ci­ma o al­go así. Se­ría co­mo ha­cer­le la ma­ni­cu­ra al ti­po que te es­tá es­tran­gu­lan­do. Tie­ne gua­sa que es­te hom­bre sea el en­car­ga­do de cui­dar una má­qui­na que sir­ve pa­ra que al­guien que no es él ga­ne más di­ne­ro y vi­va me­jor. Pien­so si no la odia en­tre dien­tes. Tan me­tá­li­ca, per­fec­ta, su­mi­sa. Sin de­re­chos, ideas ni ju­bi­la­ción. In­cons­cien­te co­mo el gu­sano que se co­me la car­ne de la man­za­na sin que nos de­mos cuen­ta.

Te­ner que cui­dar esa má­qui­na es al­go así co­mo ha­cer­le la ma­ni­cu­ra al ti­po que te es­tá es­tran­gu­lan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.