Un re­bel­de con cau­sa

Sur­gi­do de la na­da, en só­lo un par de me­ses Corbyn ha con­se­gui­do re­su­ci­tar a la iz­quier­da in­gle­sa

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - RAFAEL RA­MOS Lon­dres. Co­rres­pon­sal

Pue­de de­cir­se que ayer, en con­jun­to, fue un buen día pa­ra Je­remy Corbyn. Con­quis­tó el li­de­raz­go del La­bour y el Ar­se­nal (su equi­po) ga­nó 2-0 al Sto­ke City. A fin de ce­le­brar­lo fue al pub con un gru­po de ac­ti­vis­tas jó­ve­nes, y pa­ra ce­nar su es­po­sa me­xi­ca­na le pre­pa­ró hu­mus, que es su co­mi­da favorita.

Del nue­vo ído­lo de la iz­quier­da in­gle­sa se sa­be que no con­du­ce y va siem­pre en bi­ci­cle­ta. Que es vegetariano. Que no be­be al­cohol. Que lle­va 32 años en el Par­la­men­to pe­ro nin­gún co­le­ga del par­ti­do le ha ofre­ci­do ja­más una po­si­ción eje­cu­ti­va. Que cin­co ve­ces ha ga­na­do el pre­mio a la me­jor bar­ba de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, y en más de una oca­sión se le ha de­cla­ra­do el dipu­tado peor ves­ti­do de West­mins­ter. Que su her­mano es as­tro­fí­si­co y me­teo­ró­lo­go. Que al­qui­la un huer­to y ha­ce su pro­pia mer­me­la­da ¡Ah! Y, de ideas in­mu­ta­bles, si­gue sien­do un mar­xis­ta con­ven­ci­do.

Je­remy Corbyn na­ció ha­ce 66 años en el con­da­do in­glés de Wil­ts­hi­re, hi­jo de un in­ge­nie­ro y una pro­fe­so­ra de ma­te­má­ti­cas. Es­tu- dian­te dis­cre­to pe­ro idea­lis­ta con­ven­ci­do, no con­si­guió li­cen­ciar­se por la mo­des­ta Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Lon­dres, pe­ro en cam­bio se fue a Ja­mai­ca pa­ra tra­ba­jar en pro­yec­tos so­cia­les. Nun­ca ha te­ni­do un tra­ba­jo fue­ra de la po­lí­ti­ca (de con­ce­jal por Ha­rin­gey pa­só a re­pre­sen­tan­te por Is­ling­ton Nor­te), ex­cep­to en dos bre­ves pe­rio­dos en que es­tu­vo em­plea­do por los sin­di­ca­tos. Es un re­bel­de por de­fi­ni­ción, tan­to que ha vo­ta­do más de 500 ve­ces en con­tra de la dis­ci­pli­na de par­ti­do. Fue uno de los lí­de­res de la coa­li­ción con­tra la gue­rra de Iraq.

Es mo­de­ra­da­men­te eu­ro­es­cép­ti­co por­que pien­sa que la UE fa­vo­re­ce a los em­pre­sa­rios a ex­pen­sas de

los tra­ba­ja­do­res. Pro­po­ne des­man­te­lar el ar­se­nal nu­clear bri­tá­ni­co y no re­no­var la flo­ta de mi­si­les Tri­dent. Can­ce­lar la ven­ta de ar­mas a Ara­bia Sau­dí. Desa­rro­llar una po­lí­ti­ca ex­te­rior equi­dis­tan­te en­tre Was­hing­ton y Mos­cú. Sa­lir de la OTAN. Re­na­cio­na­li­zar los fe­rro­ca­rri­les y las com­pa­ñías de gas y elec­tri­ci­dad. Su­bir los im­pues­tos a los ri­cos y las mul­ti­na­cio­na­les. Tie­ne bue­nas re­la­cio­nes con el Sinn Fein ir­lan­dés, con Ha­mas y Hiz­bu­lah. No se le ocu­rre nin­gún es­ce­na­rio que jus­ti­fi­que la in­ter­ven­ción mi­li­tar del Reino Unido en el ex­te­rior.

La me­xi­ca­na Lau­ra Al­vá­rez (im­por­ta­do­ra de ca­fé y en­tu­sias­ta del co­mer­cio jus­to) es su ter­ce­ra mu­jer, ha­bien­do es­ta­do ca­sa­do an­tes con la in­gle­sa Ja­ne Chap­man y con la chi­le­na Clau­dia Brac­chit­ta, con quien tu­vo tres hi­jos. La educación de Ben, uno de ellos, fue mo­ti­vo de di­vor­cio, por­que ella que­ría que fue­ra a la es­cue­la pri­va­da y él a la pú­bli­ca. El chi­co ha lle­va­do las re­la­cio­nes con la prensa du­ran­te la cam­pa­ña.

Corbyn lo­gró la úl­ti­ma fir­ma pa­ra la de­sig­na­ción a diez se­gun­dos del pla­zo pe­ro pue­de cam­biar la his­to­ria. Sus de­trac­to­res creen que el La­bour ha to­ma­do la decisión más es­tram­bó­ti­ca des­de que Ca­lí­gu­la hi­zo se­na­dor a su ca­ba­llo.

Ha desafia­do más de 500 ve­ces la dis­ci­pli­na de par­ti­do, y nin­gún lí­der la­bo­ris­ta le ha ofre­ci­do un pues­to

BEN STANSALL / AFP

Vegetariano, abs­te­mio, no con­du­ce, se mue­ve en bi­ci y al­qui­la un huer­to pa­ra cul­ti­var sus ver­du­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.