Agus­tí Du­ran i San­pe­re

La Vanguardia - - CULTURA - Ju­lià Gui­lla­mon

Los hay que pre­su­men de te­ner un nú­me­ro ba­jo de car­net del Ba­rça: quie­re de­cir que son so­cios des­de ha­ce una eter­ni­dad. Es lo que me pa­sa a mí (que ten­go un car­net del Ba­rça del mon­tón) con el car­net del Ar­xiu His­tò­ric de la Ciu­tat de Bar­ce­lo­na. Pue­do pre­su­mir de un 10.973, que no es­tá na­da mal. Cuan­do te­nía ca­tor­ce o quin­ce años, pa­ra un tra­ba­jo del co­le­gio, con mis ami­gos Car­les Guiral y Ricard Cer­dan, nos apun­ta­mos. De­bía de ser en 1975 o 1976. La sa­la de con­sul­ta era un sa­lón lleno de mol­du­ras y tor­nea­dos, y me cau­só una gran im­pre­sión ver que la gen­te leía dia­rios de la Re­pú­bli­ca y la gue­rra con gran­des ti­tu­la­res so­bre Ma­cià, Companys y el fren­te de Ara­gón. Era un te­ma ta­bú: en ca­sa na­die de­cía ni pío y en el co­le­gio to­da­vía me­nos. Ver que aquel mun­do ha­bía exis­ti­do me re­mo­vió al­go por den­tro y a ve­ces, des­de la nue­va sa­la de con­sul­ta, mi­ran­do el tu­bi­to que sube por la pal­me­ra cen­te­na­ria pa­ra com­ba­tir la pla­ga del pi­cu­do ro­jo ( Rhyn­chop­ho­rus fe­rru­gi­neus), pien­so que gra­cias a es­te car­net 10.973 (y al di­rec­tor del co­le­gio Jau­me San­ta­ca­na que nos ani­mó a con­se­guir­lo) soy co­mo soy y me de­di­co a lo que me de­di­co.

Aho­ra mis­mo: a es­cri­bir un li­bro so­bre los años trein­ta. El otro día tu­ve una ilu­mi­na­ción retrospectiva. ¿Có­mo es po­si­ble que du­ran­te el fran­quis­mo, con el con­trol que ha­bía, los dia­rios de la Re­pú­bli­ca y de la gue­rra fue­ran de li­bre con­sul­ta? ¿Lo eren real­men­te? Se lo pe­dí a Eu­gè­nia La­lan­za, del Ar­xiu Mu­ni­ci­pal Contemporani y me pro­por­cio­nó un ex­pe­dien­te de la pri­me­ra pos­gue­rra que con­fir­mó mis sos­pe­chas. Re­sul­ta que los dia­rios de la He­me­ro­te­ca Mu­ni­ci­pal se uti­li­za­ban pa­ra ar­gu­men­tar las cau­sas con­tra per­so­nas im­pli­ca­das en la Re­pú­bli­ca, que es­ta­ban en la cár­cel o en el exi­lio. Los ju­ris­tas de la Cau­sa Ge­ne­ral so­bre la Do­mi­na­ción Ro­ja en Es­pa­ña los con­sul­ta­ban con­ti­nua­men­te. Has­ta el pun­to que pi­die­ron va­rias ve­ces lle­var­se los vo­lú­me­nes en­cua­der­na­dos. El di­rec­tor, Agus­tí Du­ran i San­pe­re, es­cri­bió una car­ta al de­le­ga­do de Cul­tu­ra del ayun­ta­mien­to, To­màs Ca­rre­ras Ar­tau, con un es­ti­lo muy fi­ni­to y un fon­do muy con­tun­den­te, di­cien­do que no po­día ser de nin­gu­na ma­ne­ra. Con un ar­gu­men­to ple­na­men­te de­mo­crá­ti­co: si la Cau­sa Ge­ne­ral se ser­vía de los dia­rios pa­ra pro­ce­sar y acu­sar, ha­bía par­ti­cu­la­res que los ne­ce­si­ta­ban pa­ra ar­gu­men­tar su de­fen­sa. ¿Se ima­gi­nan que ha­bría pa­sa­do si las co­lec­cio­nes de dia­rios de la Re­pú­bli­ca y la gue­rra se hu­bie­ran dis­per­sa­do o des­trui­do? ¿Có­mo se ha­bría es­cri­to la his­to­ria? ¿Qué sa­bría­mos de la edad de oro del pe­rio­dis­mo ca­ta­lán? Gra­cias a la ho­nes­ti­dad, el ri­gor, la pers­pi­ca­cia y la in­te­li­gen­cia de Du­ran i San­pe­re, los dia­rios se sal­va­ron.

Con las co­sas que es­tán pa­san­do es­tos días ya no ha­ce fal­ta bus­car tan­tos ejem­plos en el pa­sa­do pa­ra sa­ber có­mo fun­cio­na es­te país. Pe­ro me ape­te­cía ex­pli­car mi des­cu­bri­mien­to (y de Eu­gè­nia La­lan­za). En la fa­cul­tad de Fi­lo­lo­gía fui alumno de Eu­là­lia Du­ran, hi­ja de Du­ran i San­pe­re. Y aho­ra pien­so que si la vie­ra un día por la ca­lle, la abra­za­ría.

¿Qué ha­bría pa­sa­do si los dia­rios de la Re­pú­bli­ca se hu­bie­ran per­di­do? ¿Có­mo se ha­bría es­cri­to la his­to­ria?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.