Chi­na ad­vier­te a EE.UU. del pe­li­gro de cho­que mi­li­tar

Las ame­na­zas por el ac­ce­so a las is­las del mar del Sur in­dig­nan a Pe­kín El pre­si­den­te elec­to en­tie­rra la di­plo­ma­cia con el gi­gan­te asiá­ti­co La nue­va ad­mi­nis­tra­ción ya pre­pa­ra un con­tac­to con Pu­tin

La Vanguardia - - PORTADA - ISIDRE AMBRÓS Hong Kong. Co­rres­pon­sal

A Chi­na no le gus­ta el fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Es­ta­do ele­gi­do por el pre­si­den­te elec­to de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, y así lo ha he­cho sa­ber. La pren­sa ofi­cial del gi­gan­te asiá­ti­co res­pon­dió ayer con du­re­za a las de­cla­ra­cio­nes que Rex Ti­ller­son hi­zo el miér­co­les an­te el Se­na­do so­bre Chi­na y ad­vir­tió del pe­li­gro de una con­fron­ta­ción ar­ma­da en­tre las dos po­ten­cias en ca­so de que se lle­ga­ran a apli­car sus ideas. Una po­si­ción mu­cho más du­ra que la ofi­cial mos­tra­da la vís­pe­ra por el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, que ad­mi­tió desacuer­dos pe­ro mos­tró su con­fian­za en que las di­fe­ren­cias no afec­ten a la coope­ra­ción en­tre Was­hing­ton y Pe­kín.

Las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas uti­li­za­ron ayer a su pren­sa ofi­cial pa­ra mos­trar el al­to gra­do de irri­ta­ción que han pro­vo­ca­do las de­cla­ra­cio­nes de Ti­ller­son de im­pe­dir que Chi­na ac­ce­da a las is­las ar­ti­fi­cia­les que ha cons­trui­do y ar­ma­do en el mar de Chi­na Me­ri­dio­nal. El dia­rio na­cio­na­lis­ta Glo-

bal Ti­mes, li­ga­do al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, afir­mó en su editorial que la úni­ca for­ma de apli­car es­te blo­queo se­ría a tra­vés de una gue­rra. El Chi­na Daily, por su par­te, tras ca­li­fi­car de “po­co rea­lis­tas” los co­men­ta­rios de Ti­ller­son, sub­ra­yó que po­drían desem­bo­car en una “con­fron­ta­ción de­vas­ta­do­ra” en­tre las dos po­ten­cias.

La con­tun­den­cia con que han res­pon­di­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ofi­cia­les chinos era de es­pe­rar, tras las co­me­di­das pa­la­bras de la vís­pe­ra del por­ta­voz de Ex­te­rio­res, Lu Kang. Es la fór­mu­la ha­bi­tual uti­li­za­da por Pe­kín pa­ra ex­pre­sar sus opi­nio­nes más du­ras so­bre asun­tos di­plo­má­ti­cos. El jue­ves Lu se li­mi­tó a se­ña­lar que Chi­na te­nía de­re­cho a rea­li­zar “ac­ti­vi­da­des nor­ma­les” en su pro­pio te­rri­to­rio en el mar de Chi­na Me­ri­dio­nal, pe­ro era no­to­rio que los co­men­ta­rios de Ti­ller­son ha­bían cau­sa­do una gran irri­ta­ción y que Pe­kín no se ca­lla­ría.

Y es que el hom­bre de­sig­na­do por Trump pa­ra di­ri­gir su po­lí­ti­ca ex­te­rior ha­bía he­cho el miér­co­les unas du­ras de­cla­ra­cio­nes con­tra Chi­na. En su in­ter­ven­ción an­te el Se­na­do com­pa­ró la cons­truc­ción chi­na de las is­las ar­ti­fi­cia­les en el mar de Chi­na Me­ri­dio­nal con la ane­xión ru­sa de Cri­mea. Y ase­gu­ró que cuan­do Trump ha­ya asu­mi­do la pre­si­den­cia “va­mos a en­viar una se­ñal cla­ra a Chi­na pa­ra dar­le a en­ten­der que las cons­truc­cio­nes en las is­las de­ben ce­sar y que su ac­ce­so a es­tas is­las no se­rá per­mi­ti­do”, di­jo Ti­ller­son.

Es­tas de­cla­ra­cio­nes han agra­va­do las dis­cre­pan­cias en­tre Was­hing­ton y Pe­kín en torno al ar­chi­pié­la­go de las Spratly, cu­ya so­be­ra­nía dispu­tan Chi­na, Viet­nam, Fi­li­pi­nas, Bru­nei, Ma­la­sia y Tai­wán. Has­ta aho­ra, Oba­ma se ha­bía li­mi­ta­do a reivin­di­car la li­ber­tad de na­ve­ga­ción y a en­viar a sus bu­ques a sur­car por es­tas con­flic­ti­vas aguas, pe­ro nun­ca se atre­vió a ame­na­zar a Chi­na con blo­quear el ac­ce­so.

El Glo­bal Ti­mes ca­li­fi­có de

El dia­rio ‘Glo­bal Ti­mes’ in­clu­so alu­de a la po­ten­cia nu­clear de Chi­na an­te las ame­na­zas de EE.UU.

“sor­pren­den­tes” es­tas de­cla­ra­cio­nes y ad­vir­tió que “a me­nos que Was­hing­ton ten­ga pre­vis­to em­pren­der una gue­rra a gran es­ca­la en el mar de Chi­na Me­ri­dio­nal, cual­quier otro mé­to­do pa­ra evi­tar el ac­ce­so chino a es­tas is­las se­rá es­tú­pi­do”. Re­cor­dó, en es­te sen­ti­do, que Chi­na es una po­ten­cia nu­clear y se­ña­ló que “Ti­ller­son ha­ría bien en po­ner­se al día en estrategias nu­clea­res si quie­re que una po­ten­cia nu­clear se re­ti­re de sus pro­pios te­rri­to­rios”.

Chi­na Daily tam­bién des­ca­li­fi­có las afir­ma­cio­nes de Ti­ller­son. Se­ña­ló que eran “una mez­cla de in­ge­nui­dad, mio­pía, pre­jui­cios y fan­ta­sías po­lí­ti­cas po­co rea­lis­tas” y plan­teó: “¿Có­mo pue­de EE.UU. ne­gar el ac­ce­so de Chi­na a sus pro­pios te­rri­to­rios sin in­ci­tar a res­pues­tas de­fen­si­vas le­gí­ti­mas?”. No obs­tan­te, a pe­sar de es­tas de­fen­sas en­cen­di­das de los in­tere­ses na­cio­na­les, am­bos dia­rios, y por tan­to Pe­kín, se pre­gun­ta­ban has­ta qué pun­to es­tas opi­nio­nes en con­tra de Chi­na se tra­du­ci­rán en he­chos en la nue­va po­lí­ti­ca ex­te­rior de EE.UU.

REUTERS

Bu­ques chinos du­ran­te los tra­ba­jos de cons­truc­ción de una is­la ar­ti­fi­cial en el ar­chi­pié­la­go de las dispu­tadas is­las Spratly

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.