Igle­sias y Erre­jón tra­zan pro­yec­tos an­ta­gó­ni­cos pa­ra Po­de­mos

La re­la­ción con los so­cia­lis­tas se con­vier­te en ca­ba­llo de ba­ta­lla del con­gre­so po­de­mi­ta

La Vanguardia - - PORTADA - PE­DRO VALLÍN

To­das las co­rrien­tes de Po­de­mos han pues­to so­bre la me­sa sus pro­yec­tos de re­fun­da­ción pa­ra la ci­ta de fe­bre­ro en Vis­ta­le­gre. La es­tra­te­gia de fu­tu­ro del par­ti­do pa­re­ce se­pa­rar ca­da día más a Pa­blo Igle­sias e Íñi­go Erre­jón, con los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas co­mo ár­bi­tros.

Ha­cer migas con el PSOE o com­ba­tir­lo. Es­te se­rá el eje en torno al cual se or­de­nen las sen­si­bi­li­da­des de Po­de­mos an­te la asam­blea ciu­da­da­na es­ta­tal de Vis­ta­le­gre el pró­xi­mo fe­bre­ro, que de­be re­fun­dar el par­ti­do tras un na­ci­mien­to pre­ci­pi­ta­do por un in­fer­nal ca­len­da­rio elec­to­ral. Con el lan­za­mien­to ayer del bo­rra­dor de do­cu­men­to po­lí­ti­co de los lla­ma­dos erre­jo­nis­tas, ti­tu­la­do Des­ple­gar las ve­las, y el del equi­po de Pa­blo Igle­sias, ti­tu­la­do Plan 2020, que se su­man al de los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas de Mi­guel Ur­bán pre­sen­ta­do el jue­ves, ya es­tán so­bre la me­sa las car­tas con las que las prin­ci­pa­les co­rrien­tes de Po­de­mos dispu­tarán es­pa­cios de po­der en su con­gre­so.

Con­si­de­ran­do el com­po­nen­te de so­bre­ac­tua­ción que ca­da una de las fac­cio­nes ha apli­ca­do pa­ra ha­cer pa­ten­tes una iden­ti­dad sin­gu­lar, la re­la­ción con el PSOE se re­ve­la co­mo el ver­da­de­ro ca­ba­llo de ba­ta­lla. Si Ur­bán si­tua­ba el jue­ves a los de Fe­rraz en el pun­to de mi­ra de su antagonismo po­lí­ti­co, el do­cu­men­to de los erre­jo­nis­tas ha­ce exac­ta­men­te lo con­tra­rio y pro­po­ne rec­ti­fi­car el rum­bo de las ac­tua­les re­la­cio­nes con los so­cia­lis­tas, bus­can­do con­ver­tir­los en so­cios de los pro­yec­tos de trans­for­ma­ción de Po­de­mos y obli­gán­do­los a ab­ju­rar de la res­tau­ra­ción del mo­de­lo del 78 que pro­pug­na el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy. El do­cu­men­to erre­jo­nis­ta se­ña­la que Po­de­mos no tie­ne que ele­gir en­tre ser el PCE o el PSOE por­que esas vie­jas eti­que­tas ya no ope­ran pa­ra la for­ma­ción, pe­ro es­ti­ma que uno de los erro­res de es­tos me­ses es que la ac­ción po­lí­ti­ca “se ha ca­rac­te­ri­za­do por con­fron­tar con el PSOE en los mo­men­tos y por las cues­tio­nes me­nos opor­tu­nas, y ha da­do alas a los sec­to­res más in­mo­vi­lis­tas pa­ra atrin­che­rar a su gen­te fren­te al cam­bio po­lí­ti­co”. La rectificación ne­ce­sa­ria im­pli­ca asu­mir prác­ti­cas po­lí­ti­cas con­ven­cio­na­les –en el sen­ti­do de no ex­cep­cio­na­les– y aban­do­nar el dis­cur­so de la pro­tes­ta: “Afir­ma­mos que só­lo si sa­li­mos de la ló­gi­ca del gol­pe de efec­to y de ser los en­fants te­rri­bles de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la es­ta­re­mos en con­di­cio­nes de go­ber­nar nues­tro país”. Igle­sias pre­sen­ta un do­cu­men­to po­lí­ti­co de re­tó­ri­ca erre­jo­nis­ta pa­ra im­pul­sar un pac­to de uni­dad

En cam­bio, el do­cu­men­to po­lí­ti­co pre­sen­ta­do por Pa­blo Igle­sias, pa­ra el que ase­gu­ra ha­ber re­ca­ba­do ideas de to­dos (in­clui­dos Íñi­go Erre­jón y Mi­guel Ur­bán), in­clu­so opi­nio­nes de fue­ra, co­mo la del lí­der de IU Al­ber­to Gar­zón, no di­si­mu­la un es­fuer­zo por la sín­te­sis de los prin­ci­pios po­de­mis­tas. Han des­apa­re­ci­do del dis­cur­so las co­no­ci­das ape­la­cio­nes de Igle­sias a “ca­var trin­che­ras”, o “ser re­sis­ten­cia”, “lu-

cha de cla­ses” o cua­les­quie­ra otras me­tá­fo­ras bé­li­cas y po­lí­ti­cas de las que pro­vo­ca­ban sar­pu­lli­do en­tre los adep­tos a Íñi­go Erre­jón. De he­cho, la re­tó­ri­ca del do­cu­men­to de Igle­sias es mar­ca­da­men­te erre­jo­nis­ta, con reite­ra­das alu­sio­nes a la vo­lun­tad fir­me de ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes, y es­tá lle­na de los gi­ros vo­li­ti­vos y a la vez ama­bles ha­bi­tua­les del nú­me­ro dos de Po­de­mos: “So­mos un ac­tor pro­ta­go­nis­ta que as­pi­ra a se­guir li­de­ran­do el cam­bio, pe­ro la hu­mil­dad —he­rra­mien­ta esen­cial en la nue­va po­lí­ti­ca— nos obli­ga a ser ge­ne­ro­sos con el es­pa­cio ins­ti­tu­cio­nal al­can­za­do y a acep­tar que pa­ra ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les de­be­mos se­guir su­man­do”. O es­te ar­gu­men­to es­gri­mi­do por Erre­jón a raíz de la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy y que apa­re­ce en la pro­pues­ta de Igle­sias: “El ré­gi­men ha per­di­do una de sus con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas de po­si­bi­li­dad: el re­par­to sim­bó­li­co de po­si­cio­nes y de pa­pe­les en­tre un gran par­ti­do de cen­tro­de­re­cha y un gran par­ti­do de cen­troiz­quier­da”.

Pe­ro de­trás de mu­chas de las

de­ci­sio­nes e in­vec­ti­vas que se lan­zan la­te tam­bién el com­ba­te por los pues­tos en el apa­ra­to, no en vano, se cier­ne so­bre el ac­tual equi­po, di­se­ña­do prin­ci­pal­men­te por Erre­jón ha­ce dos años, el pe­ren­to­rio adel­ga­za­mien­to de la es­truc­tu­ra es­ta­tal, por la des­cen­tra­li­za­ción y por la de­vo­lu­ción de po­der a los círcu­los.

Aun­que en el ca­so de Igle­sias es ex­plí­ci­to el de­seo de que Vis­ta­le­gre sea un con­gre­so “de uni­dad”, de ahí la mo­du­la­ción de su do­cu­men­to, es­tá por ver si los do­cu­men­tos de Íñi­go Erre­jón y Mi­guel Ur­bán son una he­rra­mien­ta pa­ra el pe­rio­do de ne­go­cia­ción que se abre has­ta el vier­nes 20, o bien son ar­mas di­se­ña­das pa­ra la con­fron­ta­ción an­te las ba­ses en el seno de la asam­blea de Vis­ta­le­gre. De lle­gar­se a la vo­ta­ción de pro­pues­tas con los ac­tua­les do­cu­men­tos, la pre­gun­ta cen­tral se­rá qué ti­po de re­la­ción quie­ren las ba­ses con el PSOE. Igle­sias, ayer, vi­si­ble­men­te có­mo­do en la po­si­ción de sín­te­sis que unos y otros le han ce­di­do, ter­cia­ba en­tre las pos­tu­ras en apa­rien­cia in­com­pa­ti­bles de Ur­bán y Erre­jón sub­ra­yan­do, en su­ce­si­vas de­cla­ra­cio­nes, que el al­cal­de an­ti­ca­pi­ta­lis­ta de Cá­diz go­bier­na con apo­yo del PSOE, mien­tras que Erre­jón con­fron­ta con los so­cia­lis­tas en el Con­gre­so siem­pre que es me­nes­ter.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

Igle­sias y Erre­jón, en un con­se­jo ciu­da­dano de Po­de­mos del pa­sa­do mes de di­ciem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.