El juez impu­ta a los pa­dres de Nadia por va­rios de­li­tos sexuales

Las ex­pli­ca­cio­nes so­bre las fo­tos de la ni­ña no con­ven­cen, pe­ro la ma­dre si­gue li­bre

La Vanguardia - - PORTADA - MAY­KA NA­VA­RRO

Tal y co­mo se desa­rro­lló ayer la jor­na­da, es pro­ba­ble que la fis­cal y el ma­gis­tra­do que in­te­rro­ga­ron a pri­me­ra ho­ra a Fer­nan­do Blan­co y a Mar­ga­ri­ta Ga­rau no lle­ga­ran a la mis­ma con­clu­sión so­bre el sig­ni­fi­ca­do de las fo­to­gra­fías en las que Nadia, la hi­ja me­nor de la pa­re­ja, apa­re­ce des­nu­da en unas, y con ellos en la mis­ma ca­ma en otras. La fis­cal no pi­dió nin­gu­na me­dia cau­te­lar pa­ra la ma­dre, que aban­do­nó La Seu d’Ur­gell más serena que cuan­do lle­gó. El juez sin em­bar­go man­tie­ne que las imá­ge­nes son de “ca­rác­ter se­xual inequí­vo­co”, que los pa­dres no apor­ta­ron nin­gu­na ex­pli­ca­ción ra­zo­na­ble so­bre la exis­ten­cia de es­tas, y por lo tan­to abre un nue­vo pro­ce­di­mien­to por los de­li­tos de ex­hi­bi­cio­nis­mo, pro­vo­ca­ción se­xual y ex­plo­ta­ción se­xual. En La Seu d’Ur­gell só­lo hay dos jue­ces de ins­truc­ción, por lo tan­to el nue­vo ca­so cae­rá en uno ellos.

La ma­ña­na arran­có gé­li­da en La Seu y en la des­an­ge­la­da pla­za que aco­ge los juz­ga­dos, ca­si un cen­te­nar de pe­rio­dis­tas aguar­da­ban la lle­ga­da de la ma­dre de Nadia. El jue­ves por la no­che la mu­jer re­gre­só a la ca­sa fa­mi­liar de Fí­gols, el úl­ti­mo ho­gar com­par­ti­do con su hi­ja y su ma­ri­do an­tes de que los Mos­sos d’Es­qua­dra los de­tu­vie­ran acu­sa­dos de ser los res­pon­sa­bles de una es­ta­fa mi­llo­na­ria en la que uti­li­za­ron a su hi­ja con fi­nes mez­qui­nos. Ellos lo nie­gan, co­mo ne­ga­ron ayer con ro­tun­di­dad y evi­den­te enojo cual­quier in­ten­ción se­xual, os­cu­ra o por­no­grá­fi­ca en las imá­ge­nes que guar­da­ban en va­rios dis­po­si­ti­vos de me­mo­ria.

Has­ta el úl­ti­mo mo­men­to Mar­ga­ri­ta no pu­do com­prar el bi­lle­te de avión pa­ra sa­lir de Ma­llor­ca, don­de re­si­de des­de que que­dó en li­ber­tad con car­gos. Ad­qui­rió só­lo el de ida, por­que no sa­bía si la fis­cal le aca­ba­ría pi­dien­do pri­sión. Tam­po­co le re­sul­tó sen­ci­llo re­unir el di­ne­ro. Su ma­dre, Ca­ta­li­na, ya no le pue­de pres­tar más y re­cor­da­ba ayer en­tre so­llo­zos en El pro­gra­ma de Ana Ro­sa que la su­ya es una fa­mi­lia “po­bre” y que aún es­tá pa­gan­do 700 eu­ros al mes del prés­ta­mo de 72.000 que so­li­ci­tó pa­ra una de las mu­chas e inexis­ten­tes ope­ra­cio­nes de su nie­ta. Mar­ga­ri­ta ven­dió un par de ani­llos pa­ra po­der via­jar.

La mu­jer se man­tu­vo serena du­ran­te su ex­pli­ca­ción. Evi­tó de­rrum­bar­se an­te el ma­gis­tra­do e in­sis­tió en que to­das esas fo­tos ha­bían si­do he­chas en un cli­ma fa­mi­liar de ca­ri­ño y amor por su hi­ja. “¿A us­ted le pa­re­cen nor­ma­les es­tas imá­ge­nes?”, le pre­gun­tó el ma­gis­tra­do. Su de­cla­ra­ción no du­ró más de me­dia ho­ra. Al fi­na­li­zar es­pe­ró en un des­pa­cho del juz­ga­do, pa­ra no coin­ci­dir con su ma­ri­do, al que los Mos­sos tras­la­da­ron a las diez de la ma­ña­na des­de la pri­sión de Po­nent, don­de es­tá des­de el pa­sa­do 9 de di­ciem­bre.

El ma­gis­tra­do no per­mi­tió al pa­dre que se le re­ti­ra­ran las es­po­sas du­ran­te la ho­ra que du­ró el in­te­rro­ga­to­rio, y tu­vo que ser ayu­da­do por su le­tra­do pa­ra co­lo­car­se las ga­fas y po­der ver las imá­ge­nes. Con vehe­men­cia y mos­tran­do por el tono su enojo por la in­ter­pre­ta­ción que tan­to los Mos­sos co­mo el juez han he­cho de las imá­ge­nes, Fer­nan­do Blan­co de­fen­dió la “to­tal inocen­cia” de es­tas. Y tu­vo que res­pon­der a la mis­ma pre­gun­ta que Mar­ga­ri­ta. “¿Us­ted cree que to­do es­to es nor­mal?”, in­sis­tió el juez.

El ma­gis­tra­do co­lo­có to­das las fo­tos, una vein­te­na, so­bre la me­sa de su des­pa­cho, im­pre­sas so­bre fo­lios. Tan­to Mar­ga­ri­ta co­mo Fer­nan­do re­cor­da­ron las fo­tos cuan­do las vie­ron. De una de la ni­ña, por ejem­plo, en la que la me­nor po­sa des­nu­da con un go­rro al sa­lir de una pis­ci­na, Fer­nan­do di­jo que ese día qui­so re­tra­tar­la por­que la pe­que­ña es­ta­ba “muy sim­pá­ti­ca”, y res­tó ca­rác­ter se­xual a la ima­gen.

La fis­cal ni si­quie­ra pre­gun­tó al pa­dre, tam­po­co lo hi­zo el le­tra­do de la Ge­ne­ra­li­tat, que ya se ha per­so­na­do en la cau­sa. Pe­ro las ex­pli­ca­cio­nes de los pa­dres no con­ven­cie­ron al ma­gis­tra­do, que in­sis­tió en el ca­rác­ter “inequí­vo­ca­men­te se­xual” de las imá­ge­nes. En cam­bio, el le­tra­do de la pa­re­ja, que tam­bién las pu­do ver an­tes de los in­te­rro­ga­to­rios, va­lo­ró que las fo­to­gra­fías son “más o me­nos nor­ma­les”, acep­tó que pu­die­ran ser ma­lin­ter­pre­ta­das, pe­ro ne­gó cual­quier mo­ti­va­ción por­no­grá­fi­ca y mu­cho me­nos de­ri­var en el ac­tual pro­ce­so pe­nal.

Un pro­ce­di­mien­to que, tras el nue­vo au­to fir­ma­do por el ma­gis­tra­do Ig­na­cio Ri­sue­ño, si­gue abier­to. El juez man­tie­ne las impu­tacio­nes pa­ra el pa­dre y la ma­dre, y al abrir un nue­vo pro­ce­di­mien­to, los Mos­sos d’Es­qua­dra se­gui­rán ade­lan­te con la in­ves­ti­ga­ción. Has­ta ayer, to­dos los dis­po­si­ti­vos in­ter­ve­ni­dos en po­der del pa­dre, en el mo­men­to de ser de­te­ni­do, se­guían en las de­pen­den­cias de los Mos­sos de in­ves­ti­ga­ción del Pi­ri­neo Oc­ci­den­tal. El ma­te­rial to­da­vía no ha via­ja­do has­ta las uni­da­des cen­tra­les, en Sa­ba­dell, pa­ra ser nue­va­men­te re­vi­sa­do por los fo­ren­ses in­for­má­ti­cos de la po­li­cía ca­ta­la­na. Tam­po­co han apor­ta­do los in­ves­ti­ga­do­res, por el mo­men­to, nue­vas imá­ge­nes com­pro­me­te­do­ras de los pa­dres o de la me­nor. Aun­que si­guen tra­ba­jan­do pa­ra de­ter­mi­nar, co­mo les pi­dió el juez al prin­ci­pio de se­ma­na, si des­de los or­de­na­do­res fa­mi­lia­res se vi­si­ta­ron pá­gi­nas pe­dó­fi­las o si hu­bo al­gún in­ter­cam­bio de ma­te­rial prohi­bi­do. Los pa­dres, evi­den­te­men­te, lo nie­gan.

Mar­ga­ri­ta re­gre­só a Ma­llor­ca, don­de se re­uni­rá el fin de se­ma­na con su hi­ja. Su ma­ri­do vol­vió a pri­sión, don­de re­dac­ta de me­mo­ria una re­co­pi­la­ción de nue­vos da­tos que ayu­de al que se­rá su nue­vo abogado en su di­fí­cil de­fen­sa.

EL MI­NIS­TE­RIO FIS­CAL La fis­cal no pi­de nin­gu­na me­di­da cau­te­lar con­tra la ma­dre, que ayer re­gre­só a Ma­llor­ca pa­ra ver a Nadia

EL IN­TE­RRO­GA­TO­RIO Los pro­ge­ni­to­res in­sis­ten con vehe­men­cia en que las imá­ge­nes son de ca­ri­ño y sin ca­rác­ter se­xual

MER­CÈ GILI

Mar­ga­ri­ta Ga­rau, en los juz­ga­dos de La Seu d’Ur­gell, ayer por la ma­ña­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.