La ver­dad co­mo com­pro­mi­so

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - Mà­rius Ca­rol DI­REC­TOR

EL pe­rio­dis­mo es una pro­fe­sión de com­pro­mi­so. De com­pro­mi­so con la ver­dad. El pro­fe­sio­nal só­lo pue­de acer­car­se a ella des­de la ho­nes­ti­dad, pues­to que la ob­je­ti­vi­dad es una uto­pía. En la pe­lí­cu­la

Ba­jo el fue­go, un co­man­dan­te ni­ca­ra­güen­se le pre­gun­ta a un re­por­te­ro que in­ter­pre­ta Nick Nol­te: “¿De par­te de quién es­tá us­ted?”. Y él res­pon­de: “De na­die, yo só­lo to­mo fo­tos”. Pe­ro pron­to se da­rá cuen­ta de que te­nía ra­zón el se­na­dor Hi­ram John­son cuan­do en 1917 sen­ten­ció que la pri­me­ra víc­ti­ma de la gue­rra es la ver­dad, y su cá­ma­ra pa­sa a cons­ti­tuir la de­nun­cia de las atro­ci­da­des so­mo­cis­tas. Ni si­quie­ra la ver­dad es neu­tral, así que el pe­rio­dis­ta di­fí­cil­men­te no to­ma par­ti­do an­te lo que ven sus ojos. Las me­jo­res his­to­rias no se es­cri­ben con el or­de­na­dor, sino con el co­ra­zón.

Pen­sa­ba en to­do eso re­cor­dan­do las imá­ge­nes que di­fun­die­ron las te­le­vi­sio­nes de la pe­rio­dis­ta Pe­tra Lász­ló, del ca­nal hún­ga­ro de N1, cer­cano al par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha Job­bik, en sep­tiem­bre del año pa­sa­do. La re­por­te­ra fue fil­ma­da agre­dien­do a re­fu­gia­dos que en­tra­ban en su país des­de la fron­te­ra ser­bia. Ver­la pa­tean­do a adultos y zan­ca­di­llean­do a ni­ños con la cá­ma­ra al hom­bro era un in­sul­to no só­lo al pe­rio­dis­mo sino tam­bién a la con­di­ción hu­ma­na. Lász­ló fue des­pe­di­da y ayer fue con­de­na­da por los tri­bu­na­les de su país a tres años de li­ber­tad con­di­cio­nal. La de­fen­sa in­ten­tó su­ge­rir que ha­bía si­do víc­ti­ma de un ata­que de pá­ni­co cuan­do vio una mul­ti­tud co­rrien­do ha­cia ella. Sin em­bar­go, las imá­ge­nes re­sul­ta­ron de­ma­sia­do evi­den­tes y el tri­bu­nal no con­si­de­ró que hu­bie­ra ac­tua­do in­du­ci­da por nin­gún te­mor.

Pe­tra Lász­ló de­mos­tró una to­tal fal­ta de pie­dad an­te el do­lor ajeno y una agre­si­vi­dad en­fer­mi­za con­tra quie­nes in­ten­ta­ban es­ca­par ha­cia un fu­tu­ro me­jor. Ase­gu­ra que quie­re mar­char­se a vi­vir a Ru­sia con su fa­mi­lia, co­mo si fue­ra po­si­ble es­ca­par de las pro­pias mi­se­rias, co­mo si fue­se po­si­ble aban­do­nar por el ca­mino a los fan­tas­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.