Los orí­ge­nes del cam­bio

¿Cuál es el des­tino al que lle­va el ca­mino que si­gue Trump? No se­ría ex­tra­ño que pen­sa­se en una nue­va ‘edad do­ra­da’

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - Juan-Jo­sé Ló­pez Bur­niol

Pa­ra en­ten­der la vic­to­ria de Trump es más útil, co­mo ha­ce Juan Jo­sé Ló­pez-Bur­niol, es­cu­dri­ñar en la his­to­ria de EE.UU. que en los gro­se­ros men­sa­jes de Twit­ter del nue­vo lí­der del mun­do li­bre: “¿Cuál es el des­tino al que lle­va el ca­mino que si­gue Trump? No se­ría ex­tra­ño que Trump pen­sa­se en una nue­va edad do­ra­da, co­mo la que abar­có des­de el fi­nal de la gue­rra de Se­ce­sión has­ta la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la del ca­pi­ta­lis­mo pu­ro y du­ro”.

Ale­xis de Toc­que­vi­lle di­jo de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa que fue “tan inevi­ta­ble y a la vez tan pro­fun­da­men­te im­pre­vi­si­ble”. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de la re­vo­lu­ción con­ser­va­do­ra que ha cam­bia­do a Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te el úl­ti­mo me­dio si­glo. Ha­ce cin­cuen­ta años, Es­ta­dos Uni­dos no re­co­no­cía una ex­plí­ci­ta ideo­lo­gía con­ser­va­do­ra. La pa­la­bra con­ser­va­dor es­ta­ba au­sen­te del lé­xi­co po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se, ex­cep­to co­mo in­sul­to, usa­do por los de­mó­cra­tas du­ran­te la De­pre­sión y re­cha­za­do con fuer­za por re­pu­bli­ca­nos co­mo el pre­si­den­te Hoo­ver, quien de­cía ser “un au­tén­ti­co li­be­ral”. Los lí­de­res de men­ta­li­dad con­ser­va­do­ra –que ob­via­men­te los ha ha­bi­do siem­pre– pre­fe­rían ser lla­ma­dos “ra­di­ca­les” o “in­di­vi­dua­lis­tas”. Cuan­do el ge­ne­ral Ei­sen­ho­wer ac­ce­dió a la pre­si­den­cia en 1953, la de­re­cha es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ba ba­jo mí­ni­mos. Sus prin­ci­pios bá­si­cos –lais­sez fai­re en el in­te­rior y ais­la­cio­nis­mo en el ex­te­rior– ha­bían si­do cues­tio­na­dos por la Gran De­pre­sión y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­ta­ba en ma­nos del es­ta­blish­ment aris­to­crá­ti­co del nor­des­te –el par­ti­do de Henry Ca­bot Lod­ge, Nel­son Roc­ke­fe­ller y Pres­cott Bush (pa­dre y abue­lo de los dos pre­si­den­tes Bush)–. “Sin du­da, es­tos son los años de los li­be­ra­les”, es­cri­bió Gal­braith en los se­sen­ta.

Fue­ron aque­llos los años de la “Gran So­cie­dad” del pre­si­den­te John­son (que abo­ga­ba por la crea­ción de un Es­ta­do de bienestar se­gún el mo­de­lo eu­ro­peo), de los in­ten­tos de res­trin­gir el uso de las ar­mas de fue­go, de pros­cri­bir las eje­cu­cio­nes, de erra­di­car la dis­cri­mi­na­ción ra­cial y de ayu­dar a las minorías. Las éli­tes li­be­ra­les de Bos­ton y Nue­va York cre­ye­ron ga­na­da la par­ti­da. Pe­ro no era así. El pri­mer gri­to en con­tra sur­gió con la cam­pa­ña a la pre­si­den­cia –en 1964– del se­na­dor Gold­wa­ter, que lo era por Ari­zo­na. Es cier­to que per­dió an­te John­son por la ma­yor di­fe­ren­cia de la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na, pe­ro la se­mi­lla es­ta­ba echa­da. Gold­wa­ter ejer­ció una gran in­fluen­cia en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, pro­vo­can­do el des­pla­za­mien­to de su cen­tro de po­der al oes­te del país. De he­cho, fue él quien pri­me­ro de­fi­nió el re­pu­bli­ca­nis­mo co­mo una fi­lo­so­fía an­ti­gu­ber­na­men­tal: “Me dan más mie­do –de­cía– Was­hing­ton y el Go­bierno cen­tra­li­za­do que Mos­cú”. Ya sa­be us­ted, lec­tor, quien pien­sa hoy lo mis­mo.

El otro fac­tor que ha con­tri­bui­do a la de­ri­va con­ser­va­do­ra (qui­zá se­ría me­jor de­cir po­pu­lis­ta) del Par­ti­do Re­pu­bli­cano lo in­tu­yó cert ra­men­te el ins­tin­to po­lí­ti­co del pre­si­den­te de­mó­cra­ta John­son –for­ja­do en Te­xas–, cuan­do di­jo en 1964, al fir­mar la ley de De­re­chos Ci­vi­les, que “hoy es­ta­mos per­dien­do al Sur pa­ra cin­cuen­ta años”. Y, en efec­to, es­tos de­mó­cra­tas del sur trai­cio­na­dos vo­ta­ron al re­pu­bli­cano Ni­xon en 1968 y 1972, así co­mo a los tam­bién re­pu­bli­ca­nos Rea­gan y Bush (pa­dre e hi­jo) en una se­cuen­cia que es bien co­no­ci­da. No obs­tan­te, se­ría in­jus­to ol­vi­dar que fue un de­mó­cra­ta, el pre­si­den­te Clin­ton –se­gún Go­re Vidal, el más in­te­li­gen­te de to­dos los pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos des­de Fran­klin De­lano Roo­se­velt–, quien de­cla­ró “el fi­nal del Es­ta­do de bienestar tal y co­mo lo co­no­ce­mos”, así co­mo “el fi­nal del Big go­vern­ment (in­ter­ven­cio­nis­ta)”, y quien no só­lo de­fen­dió la pe­na de muer­te sino que re­gre­só a Ar­kan­sas, du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 1992, pa­ra ra­ti­fi­car co­mo go­ber­na­dor la eje­cu­ción de un en­fer­mo men­tal ne­gro, Ricky Ray Rec­tor. La re­cien­te elec­ción del can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump no es, por tan­to, una sor­pre­sa, pe­se a que no su­pi­mos pre­ver­la. Era, vol­vien­do a Toc­que­vi­lle, “tan im­pre­vi­si­ble co­mo inevi­ta­ble”. Pro­tec­cio­nis­mo y ais­la­cio­nis­mo. “Ma­ke Ame­ri­ca great again”. No­so­tros. Yo. Así ha si­do co­mo el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha pa­sa­do de pa­tri­cio a po­pu­lis­ta. To­dos los ca­mi­nos tie­nen un des­tino al que inexo­ra­ble­men­te se lle­ga si no se de­ja de an­dar. ¿Cuál es el des­tino al que lle­va el ca­mino que si­gue Trump? No se­ría ex­tra­ño que Trump pen­sa­se en una nue­va edad do­ra­da, co­mo la que abar­có des­de el fi­nal de la gue­rra de Se­ce­sión has­ta la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la del ca­pi­ta­lis­mo pu­ro y du­ro. Por­que es cier­to que el con­ser­va­du­ris­mo ame­ri­cano se de­fi­ne más por los va­lo­res que por la po­si­ción de cla­se, has­ta el pun­to de que el me­jor ín­di­ce pa­ra sa­ber si un es­ta­dou­ni­den­se blan­co vo­ta a los re­pu­bli­ca­nos no es su ni­vel de ren­ta sino la fre­cuen­cia con que acu­de a la Igle­sia. Pe­ro una co­sa son los va­lo­res de los ciu­da­da­nos y otra muy dis­tin­ta los in­tere­ses de la éli­te. No se de­be ol­vi­dar que, co­mo di­jo Jean Mon­net, “los in­tere­ses na­cio­na­les no son sino los in­tere­ses de las éli­tes na­cio­na­les”. Con el re­sul­ta­do fi­nal de que, pa­ra es­ta po­pu­lis­ta ver­sión del con­ser­va­du­ris­mo nor­te­ame­ri­cano, la de­fen­sa de los va­lo­res de mu­chos es la coar­ta­da pa­ra la pre­ser­va­ción de los in­tere­ses de al­gu­nos. Sin ol­vi­dar que, ba­jo el man­to del lais­sez fai­re, pre­va­le­cen la in­tri­ga, el so­borno, la co­rrup­ción y la fuer­za en to­das sus for­mas. Siem­pre, eso sí, con el pre­tex­to de que el pro­gre­so eco­nó­mi­co, cual­quie­ra que sea su pre­cio y sus be­ne­fi­cia­rios in­me­dia­tos, con­du­ce en úl­ti­ma ins­tan­cia a un re­sul­ta­do bueno pa­ra to­dos. Eso di­cen.

JOR­DI BAR­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.