El ar­te de la es­ta­fa

El sor­pren­den­te fa­llo so­bre el ma­yor de­frau­da­dor de la V Re­pú­bli­ca, re­cu­rri­do ayer

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - ÓS­CAR CA­BA­LLE­RO

La jus­ti­cia fran­ce­sa ha vis­to có­mo se le es­cu­rría en­tre las ma­nos, por un mal­di­to res­qui­cio le­gal, la con­de­na a Guy Wil­dens­tein, he­re­de­ro de una es­tir­pe de ga­le­ris­tas de ar­te que a lo lar­go de los años han prac­ti­ca­do to­do ti­po de ro­bos, ama­ños y des­fal­cos re­la­cio­na­dos con el mun­do del ar­te y la hí­pi­ca, con unos be­ne­fi­cios de mi­les de mi­llo­nes de eu­ros.

La pa­la­bra fa­llo en sus dos acep­cio­nes –sen­ten­cia y error –flo­tó el jue­ves so­bre el más im­por­tan­te tri­bu­nal de Pa­rís que ab­sol­vió a los Wil­dens­tein, gran­des mar­chan­tes des­de el si­glo XIX, no sin ca­li­fi­car­los de “im­pre­sio­nis­tas del frau­de fis­cal” y “pro­ta­go­nis­tas del ma­yor frau­de de la V Re­pú­bli­ca”. Por al­go el juez de­jó es­cri­to que “es­ta de­ci­sión to­ma­da en nom­bre del pue­blo fran­cés pue­de cho­car al sen­ti­do co­mún del pue­blo”. El fa­llo fue re­cu­rri­do ayer.

La his­to­ria em­pie­za en 1875 cuan­do Nat­han Wil­dens­tein, hi­jo de un ra­bino al­sa­ciano, re­fu­gia­do en Pro­ven­za cin­co años atrás, cuan­do Al­sa­cia pa­só a ser ale­ma­na, em­pie­za a com­prar y ven­der an­ti­güe­da­des y lue­go se es­pe­cia­li­za en pin­tu­ra del si­glo XVIII.

Con éxi­to. En 1890 com­pra un pa­la­ce­te en la ca­lle La Boé­tie, de Pa­rís, por en­ton­ces la de los ga­le­ris­tas. En 1902 abre otra en Nue­va York, lue­go en Lon­dres (1925) y en Bue­nos Ai­res (1929). En 1934, cuan­do mue­re, ya las galerías las lle­va su hi­jo Geor­ges (1892-1963), quien ade­más de tra­tar­se con Pi­cas­so, Da­lí, Max Ernst, los su­rrea­lis­tas (“hom­bre de una dis­tin­ción es­pi­ri­tual ra­ra”, lo de­fi­ne An­dré Bre­ton), cu­bre to­dos los cam­pos de la his­to­ria del ar­te.

En 1940 hu­ye de la Ocu­pa­ción ale­ma­na con su hi­jo Da­niel y su nieto Alec. Guy, se­gun­do hi­jo de Da­niel, na­ce­rá en Es­ta­dos Uni­dos en 1945. Geor­ges vuel­ve a Pa­rís –don­de tie­ne un enemi­go de pe­so, An­dré Mal­raux: le acu­sa de ha­ber sa­ca­do un La Tour con per­mi­so pro­vi­sio­nal de ex­por­ta­ción y ha­ber­lo ven­di­do al MoMA–. Ade­más de con­ver­tir­se en uno de los gran­des do­nan­tes a mu­seos fran­ce­ses, di­ri­ge el Ins­ti­tut Wil­dens­tein, edi­tor de ca­tá­lo­gos.

El su­ce­sor, Da­niel, am­plía su ges­tión a los ca­ba­llos de ca­rre­ras. Con­ser­va la dis­cre­ción fa­mi­liar has­ta que la es­po­sa de su hi­jo ma­yor, en jui­cio de di­vor­cio, pa­re­ce per­der el otro, el que los psi­quia­tras tra­tan, por­que ai­rea se­cre­tos de fa­mi­lia. Y no ba­na­les: por ejem­plo (lo des­ta­pó Le Mon­de en 1999) Geor­ges ha­bría rea­li­za­do pin­gües ne­go­cios de ar­te con los na­zis ocu­pan­tes.

Cher­chez la fem­me: el si­guien­te es­cán­da­lo lo pro­ta­go­ni­za, ya viu­da, la pro­pia es­po­sa de Da­niel, que no en vano Syl­via Roth fue, de jo­ven, sub­ofi­cial del ejér­ci­to is­rae­lí. Mo­ti­vo: sus yer­nos la ha­brían des­po­ja­do, con en­ga­ños, de sus ca­ba­llos.

Más se­rio: en 2005, cua­tro años des­pués de la muer­te de Da­niel un tri­bu­nal re­ve­la que, sin ru­bo­ri­zar­se, el ar­chi­mi­llo­na­rio de­cla­ra­ba in­gre­sos de 500 eu­ros men­sua­les. El 11 de enero del 2010 los ins­pec­to­res del OCBC fran­cés, con­tra el trá­fi­co de bie­nes cul­tu­ra­les, po­nen pa­tas arri­ba los lo­ca­les del Ins­ti­tut Wil­dens­tein y, en ar­ma­rios, baú­les y só­ta­nos ha­llan “un au­tén­ti­co mu­seo clan­des­tino”. En­tre las obras maes­tras, un

Chau­miè­re en Nor­man­die, de Bert­he Mo­ris­sot, sus­ci­ta otro plei­to: ese cua­dro des­apa­re­ció en 1993, jun­to a otros cua­ren­ta de si­mi­lar im­por­tan­cia, cuan­do Da­niel Wil­dens­tein in­ven­ta­ria­ba la su­ce­sión de la fa­mi­lia Rouart. Y ha­brá más plei­tean­tes. Por­que otros óleos que dor­mían sin per­mi­so en el ins­ti­tu­to se ha­bían caí­do mis­te­rio­sa­men­te de si­mi­la­res in­ven­ta­rios con­fia­dos al marchante.

Ter­ce­ra mu­jer: Clau­de Du­mont-Beg­hi, abo­ga­da de Roth, de­ja a los otros he­re­de­ros un re­ga­lo de re­yes ex­plo­si­vo: el 6 de enero del 2016 pu­bli­ca Les mi­lliards ca­chés des Wil­dens­tein (Los mi­les de

mi­llo­nes de los Wil­dens­tein; L’Ar­chi­pel) don­de des­nu­da sen­de­ros de la eva­sión, en­tre trust ban­ca­rios re­fu­gia­dos ba­jo los co­co­te­ros y ca­jas de se­gu­ri­dad en Sui­za pa­ra los Ma­tis­se, Pi­cas­so, Bon­nard o

El ga­le­ris­ta mi­llo­na­rio, que de­cla­ra­ba 500 eu­ros al mes, de­frau­dó al fis­co cen­te­na­res de mi­llo­nes

Van Gogh. Si Guy Wil­dens­tein de­bie­ra de­jar su man­sión del Up­per East Si­de, el ba­rrio más re­si­den­cial de Nue­va York, don­de un pa­la­ce­te aco­ge tam­bién su ga­le­ría y aban­do­nar sus pro­pie­da­des pa­ri­si­nas de si­mi­lar es­ta­tus, siem­pre po­dría op­tar por las 30.000 hec­tá­reas que po­see en Ke­nia. O ins­ta­lar­se en la bahía de las Is­las Vír­ge­nes que Da­niel com­pró en el año 1981.

Pe­ro no co­rre prisa: el tiem­po es oro pa­ra sus abo­ga­dos que, ale­ga­ción tras ale­ga­ción, has­ta le han evi­ta­do pa­gar los 550 mi­llo­nes de eu­ros de rectificación fis­cal a la que le con­de­na­ron el 2014.

El jue­ves, el juez cul­pó a los le­gis­la­do­res. “Aun­que los mon­ta­jes fi­nan­cie­ros a tra­vés de trust tie­nen ju­ris­pru­den­cia des­de 1880, has­ta 2011 no se vo­tó una ley al res­pec­to”. Pre­ci­sa­men­te: si el fis­cal pe­día 250 mi­llo­nes de mul­ta y pri­sión pa­ra Guy Wil­dens­tein, los he­chos juz­ga­dos eran an­te­rio­res.

En fin, ya La Fon­tai­ne de­jó fá­bu­la so­bre la jus­ti­cia y los po­de­ro­sos. Y Guy Wil­dens­tein no só­lo fun­dó el par­ti­do con el que go­ber­nó Ni­co­las Sar­kozy, sino que ad­mi­nis­tra una for­tu­na de –di­cen– tres mil mi­llo­nes de eu­ros. Ama­sa­da por amor al ar­te.

CHESNOT / GETTY / ARCHIVO

El ga­le­ris­ta Guy Wil­dens­tein aban­do­nan­do el tri­bu­nal de Pa­rís con sus abo­ga­dos, du­ran­te el jui­cio del pa­sa­do día 6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.