Un tras­la­do sim­bó­li­co

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - Xa­vier Mas de Xa­xàs

El Go­bierno pa­les­tino y va­rios es­ta­dos ára­bes han ini­cia­do las mo­vi­li­za­cio­nes con­tra la in­ten­ción de­cla­ra­da por Do­nald Trump de tras­la­dar la em­ba­ja­da de EE.UU. de Tel Aviv a Je­ru­sa­lén, una de­ci­sión que su­pon­dría un es­pal­da­ra­zo a los hal­co­nes del Es­ta­do is­rae­lí.

El pró­xi­mo vier­nes, con el Ca­pi­to­lio de fon­do y la má­xi­ma so­lem­ni­dad, Do­nald Trump ju­ra­rá el car­go de pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. La ce­re­mo­nia es la más sa­gra­da de la de­mo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na y, re­trans­mi­ti­da en di­rec­to a to­do el mun­do, in­ten­ta­rá nor­ma­li­zar lo abe­rran­te, la lle­ga­da de un fas­cis­ta a la Ca­sa Blan­ca. Us­te­des pue­den ma­ti­zar el tér­mino fas­cis­ta con el pre­fi­jo que quie­ran y tam­bién pue­den pen­sar que til­dar a Trump de fas­cis­ta es una sim­pli­fi­ca­ción, una exa­ge­ra­ción o una pro­vo­ca­ción por­que es im­po­si­ble que en las de­mo­cra­cias li­be­ra­les y me­nos aún en la nor­te­ame­ri­ca­na, la pri­me­ra y más só­li­da de to­das, su­ce­da al­go así. Es nor­mal. Ad­mi­tir­lo sig­ni­fi­ca­ría re­co­no­cer que no só­lo la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se es­tá ame­na­za­da, sino tam­bién las eu­ro­peas, vul­ne­ra­bles to­das a la idio­tez de un elec­to­ra­do in­ca­paz de ver lo más ob­vio y, mu­cho me­nos, de to­mar las de­ci­sio­nes que exi­ge una de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va.

Re­co­noz­co que fas­cis­ta es una mar­ca blan­ca que en ca­da país ad­quie­re una for­ma de­ter­mi­na­da, una pre­sen­cia a prio­ri na­tu­ral, di­fí­cil de apre­ciar co­mo abe­rran­te. Trump, por ejem­plo, es una ce­le­bri­dad de la te­le­vi­sión, un mag­na­te de ca­si­nos, ho­te­les y to­rres muy al­tas, un hom­bre de éxi­to, grue­so, bron­cea­do y bien pei­na­do: 70 años y ni una ca­na. A mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses les gus­ta­ría ser co­mo él.

A Um­ber­to Eco, en 1942, cuan­do era un ni­ño y vi­vía en un pue­blo cer­ca de Mi­lán, le fas­ci­na­ba tan­to el ré­gi­men fas­cis­ta que un día ga­nó un pre­mio de re­dac­ción so­bre el te­ma ¿De­be­mos mo­rir por la glo­ria de Mus­so­li­ni y el des­tino in­mor­tal de Ita­lia? Era lis­to y di­jo que sí. Mu­chos años des­pués, en 1995, arro­pa­do por la fa­ma y el pres­ti­gio in­te­lec­tual, es­cri­bió un ar­tícu­lo en el New

York Re­view of Books que ti­tu­ló Ur-Fas­cism, y que ha­cía re­fe­ren­cia al fas­cis­mo pri­mi­ge­nio, una ano­ma­lía que las de­mo­cra­cias con­tem­po­rá­neas no han po­di­do erra­di­car de la prác­ti­ca po­lí­ti­ca.

Eco re­su­mía en 14 pun­tos la es­truc­tu­ra bá­si­ca de es­te pro­to­fas­cis­mo y el otro día, con mo­ti­vo de una char­la en el Ate­neu Bar­ce­lo­nès, los uti­li­cé pa­ra de­mos­trar que Trump cum­ple con to­dos ellos.

1. Tra­di­cio­na­lis­mo. El fas­cis­ta se aga­rra a una ver­dad na­cio­nal, ori­gi­nal e in­ape­la­ble, que mar­ca los lí­mi­tes del pen­sa­mien­to. Trump, co­mo buen fas­cis­ta, glo­ri­fi­ca una ar­ca­dia na­cio­nal a la que pro­me­te “vol­ver a ha­cer gran­de”.

2. Re­cha­zo de la mo­der­ni­dad. No de la tec­no­lo­gía, pe­ro sí del es­pí­ri­tu de la Ilus­tra­ción. El fas­cis­ta en­sal­za el pa­sa­do y Trump pro­me­te vol­ver a los cin­cuen­ta del si­glo XX, a la Amé­ri­ca blan­ca y con­su­mi­do­ra de los elec­tro­do­més­ti­cos ma­de in USA.

3. Irra­cio­na­li­dad. Sin Ilus­tra­ción y de­li­mi­ta­do el mar­co in­te­lec­tual por la ver­dad ab­so­lu­ta, el fas­cis­ta es un hom­bre de ac­ción. No hay que pen­sar, so­lo ac­tuar. Trump no lee ni re­fle­xio­na. Pro­me­te ac­cio­nes de to­do ti­po y lo ha­ce con un pro­gra­ma in­cohe­ren­te, con­tra­dic­to­rio y ven­ga­ti­vo.

4. Pen­sa­mien­to úni­co. La dis­cre­pan­cia es trai­ción. El fas­cis­ta des­con­fía del in­te­lec­tual y Trump des­con­fía de la pren­sa crí­ti­ca, a la que lla­ma des­ho­nes­ta.

5. Ra­cis­mo. Ex­plo­tar el mie­do a la di­fe­ren­cia. Si en los dis­cur­sos de Trump sus­ti­tui­mos las pa­la­bras me­xi­ca­nos y mu­sul­ma­nes por ju­díos, no es­ta­re­mos muy le­jos de la re­tó­ri­ca na­zi en la Ale­ma­nia de 1934.

6. El fas­cis­ta ape­la a la cla­se me­dia, que se sien­te mar­gi­na­da por el po­der po­lí­ti­co, ade­más de ame­na­za­da por la pu­jan­za de las cla­ses in­fe­rio­res, es­pe­cial­men­te de los in­mi­gran­tes. Trump cen­tró su cam­pa­ña en es­tas per­so­nas, la cla­se tra­ba­ja­do­ra blan­ca que te­me per­der su iden­ti­dad na­cio­nal, su par­ce­la pe­que­ño­bur­gue­sa en una geo­gra­fía cos­mo­po­li­ta y glo­ba­li­za­da.

7. El fas­cis­ta es­tá ob­se­sio­na­do con las cons­pi­ra­cio­nes y Trump, por ejem­plo, in­sis­tió en que las elec­cio­nes es­ta­ban ama­ña­das y que só­lo res­pe­ta­ría el re­sul­ta­do si ga­na­ba.

8. El fas­cis­ta ex­plo­ta la hu­mi­lla­ción del pue­blo an­te los ri­cos y Trump, el mul­ti­mi­llo­na­rio que aho­ra se ha ro­dea­do de fi­nan­cie­ros, cri­ti­có du­ran­te la cam­pa­ña la ava­ri­cia de Wall Street, su pre­emi­nen­cia en la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma.

9. El fas­cis­ta lu­cha per­ma­nen­te­men­te con­tra enemi­gos in­te­rio­res y ex­te­rio­res. Trump ha da­do va­rios ejem­plos de es­ta be­li­co­si­dad. Ha­ce unos días aún in­sis­tía en que Hi­llary Clin­ton “es más cul­pa­ble que el de­mo­nio” por uti­li­zar un ser­vi­dor de co­rreo pri­va­do cuan­do fue se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

10. Des­po­tis­mo ilus­tra­do. To­do pa­ra el pue­blo pe­ro sin el pue­blo. El fas­cis­ta tie­ne to­das las so­lu­cio­nes y el di­rec­tor ge­ne­ral Do­nald Trump anun­cia: “Se­ré el más gran­de ge­ne­ra­dor de em­pleo que ha­ya crea­do Dios”.

11. En el pa­raí­so fas­cis­ta to­do el mun­do es un hé­roe y en la Amé­ri­ca de Trump cual­quie­ra pue­de con­tri­buir a su gran­de­za. Bas­ta con de­nun­ciar a un in­mi­gran­te sin pa­pe­les.

12. El fas­cis­ta es ma­chis­ta y Trump pa­vo­nea de po­der ha­cer lo que quie­ra con una mu­jer, in­clu­so for­zar­la se­xual­men­te.

13.Al fas­cis­mo le va la ma­sa, no el in­di­vi­duo. No hay ciu­da­da­nía, so­lo pue­blo. Trump, por ejem­plo, se niega a pu­bli­car la de­cla­ra­ción de la ren­ta por­que “só­lo in­tere­sa a la pren­sa, no al pue­blo”. El Es­ta­do de de­re­cho y las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les son un con­cep­to re­la­ti­vo y siem­pre ne­go­cia­ble en el ima­gi­na­rio po­lí­ti­co de Trump.

14. El fas­cis­ta uti­li­za un vo­ca­bu­la­rio po­bre y una sin­ta­xis ele­men­tal pa­ra im­pe­dir el ra­zo­na­mien­to com­ple­jo y crí­ti­co. Trump se co­mu­ni­ca por tuits hos­ti­les, in­de­cen­tes y fal­sos, que mu­chos to­man por ver­da­de­ros y re­ve­la­do­res.

La ce­re­mo­nia del pró­xi­mo vier­nes, con Trump ju­ran­do con so­lem­ni­dad que res­pe­ta­rá y ha­rá res­pe­tar la Cons­ti­tu­ción, se­rá la pri­me­ra prue­ba con­tra la re­sis­ten­cia de las ins­ti­tu­cio­nes de la re­pú­bli­ca. ¿Aguan­ta­rán? Es­ta es la gran in­cóg­ni­ta y la gran ame­na­za que hoy na­die pue­de res­pon­der.

Um­ber­to Eco des­cri­bió 14 ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­to­fas­cis­ta y Trump cum­ple con to­das ellas

LU­CAS JACK­SON / REUTERS

¿En­ga­ño? Trump ase­gu­ró es­ta se­ma­na en Nue­va York que es­tas car­pe­tas con­te­nían los do­cu­men­tos que acre­di­tan el tras­pa­so de sus ne­go­cios a sus dos hi­jos, pe­ro es­tán sin mar­car y pa­re­ce que los fo­lios es­tán en blan­co. No per­mi­tió que la pren­sa les echa­ra un vis­ta­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.