Ce­rro­jo a los cu­ba­nos

Oba­ma qui­ta los pri­vi­le­gios mi­gra­to­rios y de­ja a mi­les de per­so­nas en el lim­bo

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - ELISABET SABARTÉS Mé­xi­co. Co­rres­pon­sal

La úl­ti­ma ac­ción eje­cu­ti­va del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, sa­cu­de a los cu­ba­nos den­tro y fue­ra de la is­la. El re­ga­lo fi­nal del je­fe de la Ca­sa Blan­ca en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior apun­ta de nue­vo a Cu­ba, con una de­ci­sión po­lé­mi­ca aun­que es­pe­ra­da, tras el des­hie­lo en las re­la­cio­nes en­tre Was­hing­ton y La Ha­ba­na ini­cia­do en di­ciem­bre del 2014.

La di­vi­sión de opi­nio­nes es pro­fun­da an­te la de­ci­sión de Oba­ma, que el jue­ves pu­so fin a la nor­ma mi­gra­to­ria de pies se­cos, pies mo­ja­dos, un me­mo­ran­do de la ley de Ajus­te Cu­bano que en las úl­ti­mas dos dé­ca­das ha fa­ci­li­ta­do a cien­tos de mi­les de is­le­ños ins­ta­lar­se en EE.UU. El re­gla­men­to per­mi­tía a los cu­ba­nos la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner la re­si­den­cia per­ma­nen­te un año des­pués de lle­gar a sue­lo es­ta­dou­ni­den­se, in­clu­so si lo ha­cían de for­ma ile­gal, siem­pre y cuan­do lo­gra­ran to­car tie­rra sin ser in­ter­cep­ta­dos en el mar, ca­so en el que eran de­por­ta­dos a su país. Ba­jo ese es­ta­tu­to es­pe­cial, im­ple­men­ta­do en 1995 tras el éxo­do ma­si­vo de bal­se­ros que se desató a prin­ci­pios de los años no­ven­ta, los cu­ba­nos ob­te­nían be­ne­fi­cios mo­ne­ta­rios, so­cia­les y sa­ni­ta­rios mien­tras aguar­da­ban su re­gu­la­ri­za­ción mi­gra­to­ria.

El cam­bio en las re­glas de jue­go no ter­mi­na aquí. El pre­si­den­te sa­lien­te tam­bién re­sol­vió can­ce­lar el pro­gra­ma es­pe­cial de aco­gi­da pa­ra mé­di­cos cu­ba­nos que da­ba vi­sas a los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud en­via­dos a tra­ba­jar a otros paí­ses por el ré­gi­men de La Ha­ba­na, y que fue es­ta­ble­ci­do por su pre­de­ce­sor en el car­go, Geor­ge Bush, en el 2006. La ex­por­ta­ción de mé­di­cos es la prin­ci­pal fuen­te de en­tra­da de di­vi­sas pa­ra la eco­no­mía cubana (unos 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, se­gún es­ti­ma­cio­nes no ofi­cia­les), pe­ro en los úl­ti­mos años cien­tos de doc­to­res en mi­sión ex­te­rior de­ci­die­ron de­ser­tar, apro­ve­chan­do las ven­ta­jas que les ofre­cía EE.UU.

En una de­cla­ra­ción, Oba­ma pre­sen­tó su re­so­lu­ción co­mo un pa­so im­por­tan­te “pa­ra lo­grar una ma­yor con­sis­ten­cia” en las nor­mas mi­gra­to­rias es­ta­dou­ni­den­ses y ar­gu­men­tó que la po­lí­ti­ca de pies se­cos, pies

mo­ja­dos es­ta­ba “di­se­ña­da pa­ra una era di­fe­ren­te”. Con es­te man­da­to, “es­ta­mos tra­tan­do a los emi­gran­tes cu­ba­nos de la mis­ma ma­ne­ra que tra­ta­mos a los mi­gran­tes de otros paí­ses”, sub­ra­yó.

En La Ha­ba­na, el ré­gi­men que pre­si­de Raúl Cas­tro lo ca­li­fi­có co­mo un “im­por­tan­te avan­ce en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les”. La eli­mi­na­ción de los pri­vi­le­gios mi­gra­to­rios ha­cia los cu­ba­nos era una de las prin­ci­pa­les exi­gen­cias del Go­bierno de la is­la en sus ne­go­cia­cio­nes con Was­hing­ton. Cons­ti­tuían “un es­tí­mu­lo a la emi­gra­ción irre­gu­lar, al trá­fi­co de emi­gran­tes (…) Su im­ple­men­ta­ción y la de otras po­lí­ti­cas pro­vo­có cri­sis mi­gra­to­rias, se­cues­tros de na­ves y ae­ro­na­ves y la co­mi­sión de de­li­tos, co­mo (…) la tra­ta de per­so­nas, el frau­de mi­gra­to­rio y el uso de la vio­len­cia con un im­pac­to ex­tra­te­rri­to­rial des­es­ta­bi­li­za­dor cre­cien­te so­bre otros paí­ses de la re­gión”, di­jo Cu­ba en un co­mu­ni­ca­do. Tam­bién aplau­dió la eli­mi­na­ción del plan de re­fu­gio pa­ra doc­to­res, al que con­si­de­ra­ba “par­te del ar­se­nal pa­ra pri­var al país de mé­di­cos, en­fer­me­ros y otros pro­fe­sio­na­les del sec­tor, en una vir­tual ope­ra­ción in­ter­na­cio­nal de ro­bo de ce­re­bros (…) y un aten­ta­do con­tra las mi­sio­nes mé­di­cas hu­ma­ni­ta­rias y so­li­da­rias de Cu­ba en paí­ses del Ter­cer Mun­do, que tan­to lo ne­ce­si­tan”, pre­ci­só la de­cla­ra­ción ofi­cial.

El fin de am­bos re­gla­men­tos lle­na de in­cer­ti­dum­bre a mi­les de cu­ba­nos en el ex­te­rior y en la is­la. De­ja en un lim­bo le­gal a to­dos aque­llos que se en­cuen­tran via­jan­do ha­cia EE.UU., ya sea en ru­ta por Mé­xi­co, cru­zan­do Cen­troa­mé­ri­ca o a pun­to de ini­ciar su via­je des­de al­gún país de la cuen­ca ca­ri­be­ña de Amé­ri­ca del Sur. Se­gún el Pew Re­search

El exi­lio de Mia­mi cri­ti­ca que el pre­si­den­te con­ce­da la me­di­da al ré­gi­men sin exi­gir na­da a cam­bio

Cen­ter, que ci­ta da­tos ofi­cia­les del ser­vi­cio de adua­nas es­ta­dou­ni­den­se, en los diez pri­me­ros me­ses del año pa­sa­do 46.635 cu­ba­nos se be­ne­fi­cia­ron de la me­di­da que Oba­ma aca­ba de eli­mi­nar. Su de­ci­sión tam­bién es un bal­de de agua fría pa­ra to­dos aque­llos is­le­ños que, ha­bien­do ven­di­do to­das sus pro­pie­da­des y con las bal­sas lis­tas pa­ra zar­par, pla­nea­ban aban­do­nar su país en el 2017. “La co­sa se pon­drá ca­lien­te por­que era la úni­ca vía de es­ca­pe que te­nía­mos”, co­men­ta­ron al­gu­nos ha­ba­ne­ros ba­jo ano­ni­ma­to. De igual for­ma, abre in­cóg­ni­tas so­bre có­mo su su­ce­sor, Do­nald Trump, in­cor­po­ra­rá es­te nue­vo ele­men­to en su po­lí­ti­ca ha­cia Cu­ba cuan­do lle­gue a la Ca­sa Blan­ca el vier­nes.

En Mia­mi, el exi­lio cu­bano se de­ba­tía a fa­vor y en con­tra de la re­so­lu­ción, más que por el fon­do por la for­ma en có­mo Oba­ma la lle­vó a ca­bo, sin exi­gir nin­gu­na con­ce­sión al ré­gi­men cu­bano, le­gi­ti­man­do así su ca­rác­ter au­to­ri­ta­rio y an­ti­de­mo­crá­ti­co. La opo­si­ción en la is­la an­ti­ci­pa con­se­cuen­cias de ines­ta­bi­li­dad, pe­ro tam­bién de una ma­yor con­cien­cia­ción po­lí­ti­ca. “La re­pre­sión es la úni­ca fór­mu­la que tie­nen pa­ra tra­tar de pa­ra­li­zar o re­tar­dar ma­ni­fes­ta­cio­nes de des­con­ten­to de la po­bla­ción que ya no va a es­tar pen­san­do en ven­der sus ca­sas pa­ra echar­se al mar o pa­ra via­jar a un ter­cer país y atra­ve­sar te­rri­to­rios pe­li­gro­sos”, ob­ser­vó Jo­sé Da­niel Fe­rrer, coor­di­na­dor na­cio­nal de la Unión Pa­trió­ti­ca de Cu­ba. “Va a te­ner un gran efec­to. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal del cu­bano se ha­bía con­ver­ti­do en es­ca­par. Aho­ra lo se­gui­rán ha­cien­do, in­du­da­ble­men­te, pe­ro va a ser un po­co más di­fí­cil. Eso trae­rá por con­se­cuen­cia que el ciu­da­dano cu­bano ten­ga que mi­rar ha­cia den­tro”, apun­tó An­to­nio Ro­di­les, coor­di­na­dor del Fo­ro por los De­re­chos y Li­ber­ta­des.

REUTERS

Un jo­ven cu­bano con pan­ta­lo­nes de la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se mi­ra al horizonte en una ca­lle de La Ha­ba­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.