En el pun­to de mi­ra de Mos­cú

Des­apa­re­ce el exa­gen­te del MI6 au­tor del in­for­me so­bre Trump y otro so­bre el Mun­dial 2018

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - MAR­TA AL­TU­NA Lon­dres. Ser­vi­cio es­pe­cial

Co­mo si de una pe­lí­cu­la de es­pías se tra­ta­ra, el mis­te­rio si­gue sien­do la no­ta do­mi­nan­te en el ca­so de Ch­ris­top­her Stee­le, el ex­miem­bro del MI6 (los ser­vi­cios ex­te­rio­res de in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­cos) que pre­sun­ta­men­te pre­pa­ró los me­mo­rán­dum en los que se ex­pli­ca que Ru­sia tie­ne ma­te­rial com­pro­me­te­dor del pre­si­den­te elec­to de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Y es que Stee­le si­gue en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do des­de que a prin­ci­pios de es­ta se­ma­na se le nom­bra­ra co­mo au­tor de es­te dos­sier.

Aun­que se des­co­no­ce su pa­ra­de­ro, po­co a po­co va apa­re­cien­do más in­for­ma­ción so­bre su ac­ti­vi­dad. Es­ta vez la pren­sa bri­tá­ni­ca ha pu­bli­ca­do que el exex­pía fue con­tra­ta­do por la or­ga­ni­za­ción que pre­sen­ta­ba la can­di­da­tu­ra de In­gla­te­rra al Mun­dial de Fút­bol 2018 y que re­co­lec­tó in­for­ma­ción so­bre la FI­FA y so­bre los dis­tin­tos paí­ses que op­ta­ban a ser se­de de es­te cam­peo­na­to, prin­ci­pal­men­te de Ru­sia.

Un por­ta­voz del Co­mi­té de Cul­tu­ra de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes re­co­no­ció que se ha­bía con­tra­ta­do “a un agen­te del MI6 del que no se pue­de dar su nom­bre” por­que se que­ría co­no­cer qué era lo que ofre­cían los otros paí­ses en sus can­di­da­tu­ras. Por el mo­men­to, se des­co­no­ce si la pre­sun­ta in­for­ma­ción de Stee­le ver­sa­ba tam­bién so­bre la co­rrup­ción en la di­rec­ción de la FI­FA, pe­ro se sa­be, se­gún la agen­cia Reuters, que sus con­clu­sio­nes fue­ron pre­sen­ta­das al FBI. De acuer­do con es­ta agen­cia, el he­cho de que el FBI co­no­cie­ra ya a Stee­le hi­zo que el dos­sier de Trump ga­na­ra en “cre­di­bi­li­dad”.

Y mien­tras en Gran Bre­ta­ña no se ha­bla de otra co­sa, el exes­pía si­gue sin apa­re­cer. Tan­to él co­mo su es­po­sa y cua­tro hi­jos aban­do­na­ron su ho­gar, de­ja­ron con las pri­sas las lu­ces en­cen­di­das y le pi­die­ron a uno de los ve­ci­nos que cui­da­ra de sus tres ga­tos. Es por lo que se cree que pue­da es­tar es­con­di­do en un lu­gar se­gu­ro apo­ya­do por el MI6.

Son mu­chos los que pien­san que su vi­da co­rre pe­li­gro, en­tre ellos Ma­ri­na Lit­vi­nen­ko, la viu­da del exes­pía ru­so Ale­xán­der Lit­vi­nen­ko, que fue en­ve­ne­na­do en Lon­dres. “Creo que se en­cuen­tra en una si­tua­ción muy pe­li­gro­sa, par­ti­cu­lar­men­te des­pués de la muer­te de mi ma­ri­do por­que si uno tie­ne una in­for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca, so­bre to­do cuan­do es­ta se re­fie­re a gen­te muy po­de­ro­sa, pue­de ser fá­cil­men­te ase­si­na­do”, di­jo.

De mo­men­to pa­re­ce que las re­la­cio­nes en­tre Ru­sia y Gran Bre­ta­ña se en­frían ca­da vez más. En la cuen­ta de Twit­ter de la em­ba­ja­da ru­sa en Lon­dres se pu­bli­có un tuit en el que se ase­gu­ra que Stee­le se­guía tra­ba­jan­do pa­ra el MI6 y que in­for­ma­ba “a am­bos la­dos” tan­to con­tra Trump co­mo con­tra Mos­cú.

Des­de el Go­bierno bri­tá­ni­co no ha ha­bi­do im­pli­ca­ción al­gu­na en es­te asun­to. Un por­ta­voz de la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, ex­pli­có que el Eje­cu­ti­vo no iba a co­men­tar las acu­sa­cio­nes con­tra Trump y que se li­mi­ta­ba a de­cir que los pre­sun­tos au­to­res del do­cu­men­to eran “an­ti­guos em­plea­dos”del Go­bierno.

El me­mo­rán­dum atri­bui­do al exes­pía ex­pli­ca que las au­to­ri­da­des ru­sas tie­nen una gra­ba­ción de video en el que se pue­de ver a Trump en la sui­te pre­si­den­cial del ho­tel Ritz en Mos­cú acom­pa­ña­do de pros­ti­tu­tas. A la vez con­ten­dría tam­bién in­for­ma­ción com­pro­me­te­do­ra so­bre los ne­go­cios del mag­na­te.

Stee­le ha­bía tra­ba­ja­do en el pa­sa­do en va­rias se­des di­plo­má­ti­cas, en­tre ellas en Pa­rís y la em­ba­ja­da del Reino Uni­do en Mos­cú. En la ac­tua­li­dad Stee­le tie­ne una con­sul­to­ra lla­ma­da Or­bis Bu­si­ness In­te­lli­gen­ce que ofre­ce con­se­jos so­bre có­mo ha­cer ne­go­cios en Ru­sia. Fue fun­da­da en el 2009 por ex­pro­fe­sio­na­les de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia y ofre­ce, se­gún su pá­gi­na de in­ter­net, “con­se­jos es­tra­té­gi­cos” e “in­ves­ti­ga­cio­nes trans­fron­te­ri­zas”. Lo que es­tá cla­ro es que las pes­qui­sas so­bre Trump han tras­pa­sa­do las fron­te­ras, aun­que sin la apa­ri­ción de Stee­le que­dan to­da­vía mu­chas pre­gun­tas por re­sol­ver.

ARCHIVO

Ima­gen de Ch­ris­top­her Stee­le en un ac­to de eti­que­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.