Un ase­sor de Trump tu­vo va­rios con­tac­tos con el em­ba­ja­dor ru­so

El fu­tu­ro con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad pre­pa­ra la te­le­ci­ta del nue­vo pre­si­den­te con Pu­tin

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - JOR­DI BARBETA

Una ley de 1799 prohí­be a los ciu­da­da­nos de EE.UU. ne­go­ciar por su cuen­ta con go­bier­nos ex­tran­je­ros

Do­nald Trump no qui­so res­pon­der es­ta se­ma­na a la pre­gun­ta de si él o al­guno de sus su­bor­di­na­dos ha­bía man­te­ni­do con­tac­tos con Ru­sia an­tes o du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. Lo que tras­cen­dió ayer fue que Mi­chael Flynn, de­sig­na­do por Trump pa­ra el im­por­tan­te car­go de con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, ha man­te­ni­do con­tac­tos fre­cuen­tes con el em­ba­ja­dor ru­so en Was­hing­ton, Ser­guéi Kis­liak, al me­nos des­pués de las elec­cio­nes.

Exis­ten dos ver­sio­nes de los con­tac­tos de Flynn con el di­plo­má­ti­co ru­so. Fuen­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma re­ve­la­ron al co­lum­nis­ta Da­vid Ig­na­tius, del dia­rio que Mi­chel Flynn ha­bló por te­lé­fono va­rias ve­ces con el em­ba­ja­dor Kis­liak el 29 de di­ciem­bre, es de­cir, el mis­mo día que la ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma anun­ció la ex­pul­sión de 35 fun­cio­na­rios ru­sos y otras me­di­das en represalia por los ata­ques in­for­má­ti­cos. Mos­cú se bur­ló de la me­di­da adop­ta­da por Oba­ma y evi­tó re­pli­car­las. “No nos re­ba­ja­re­mos al ni­vel de una di­plo­ma­cia de co­ci­na, irres­pon­sa­ble, sino que con­tri­bui­re­mos a res­ta­ble­cer las re­la­cio­nes ru­so-es­ta­dou­ni­den­ses te­nien­do en cuen­ta la po­lí­ti­ca que apli­ca­rá la Ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Trump” .

La su­ce­sión de los he­chos per­mi­te sos­pe­char que la co­mu­ni­ca­ción en­tre el equi­po de Trump y el di­plo­má­ti­co ru­so pu­do ser­vir pa­ra apa­ci­guar los áni­mos con Mos­cú, pe­ro Flynn to­da­vía no for­ma par­te de la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se y una ley de 1799 prohí­be ex­pre­sa­men­te a los ciu­da­da­nos de EE.UU. ne­go­ciar por su cuen­ta con go­bier­nos ex­tran­je­ros so­bre asun­tos ob­je­to de dispu­ta bi­la­te­ral.

Cuan­do tras­cen­die­ron los con­tac­tos de Flynn, el equi­po de tran­si­ción de Trump con­fir­mó los con­tac­tos con el em­ba­ja­dor ru­so, pe­ro pun­tua­li­zan­do que las lla­ma­das se rea­li­za­ron an­tes de las san­cio­nes y que no se ha­bló de los ci­be­ra­ta­ques, sino que te­nían co­mo ob­je­ti­vo fe­li­ci­tar las Na­vi­da­des y ex­pre­sar con­do­len­cias a Kis­liak por la muer­te en aten­ta­do del em­ba­ja­dor ru­so en An­ka­ra el 19 de di­ciem­bre. El 28 de di­ciem­bre se con­tac­tó con el em­ba­ja­dor ru­so pa­ra ex­pre­sar­le tam­bién las con­do­len­cias por el de­rri­bo de un avión ru­so en Si­ria, pe­ro en es­ta se­gun­da lla­ma­da Flynn plan­teó los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra que Do­nald Trump y Vla­dí­mir Pu­tin pue­dan te­ner una pri­me­ra con­ver­sa­ción ofi­cial por te­lé­fono o te­le­con­fe­ren­cia des­pués de la to­ma de po­se­sión del 45.º pre­si­den­te pre­vis­ta pa­ra el 20 de enero.

In­clu­so las con­ver­sa­cio­nes de cor­te­sía ge­ne­ran con­tro­ver­sia, pues­to que Flynn no tie­ne to­da­vía nin­gu­na atri­bu­ción ins­ti­tu­cio­nal y su ac­tua­ción en un mo­men­to tan con­flic­ti­vo de las re­la­cio­nes en­tre Was­hing­ton y Mos­cú equi­va­le a puen­tear a la au­to­ri­dad le­gí­ti­ma de Es­ta­dos Uni­dos. Si a ello se aña­de la tra­yec­to­ria co­no­ci­da de Flynn, las con­je­tu­ras se dis­pa­ran.

Mi­chael T. Flynn es un ge­ne­ral re­ti­ra­do que ha te­ni­do víncu­los em­pre­sa­ria­les con Ru­sia. Has­ta aho­ra era co­men­ta­ris­ta ha­bi­tual del ca­nal de te­le­vi­sión Rus­sia To­day, que la CIA con­si­de­ra el prin­ci­pal ins­tru­men­to de pro­pa­gan­da del Krem­lin. En el 2015 Flynn fue in­vi­ta­do a una ga­la en Mos­cú y se sen­tó a la me­sa jun­to a Pu­tin co­mo in­vi­ta­do de ho­nor.

KATHY WILLENS / AP / ARCHIVO

Mi­chael Flynn, de­sig­na­do con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.