Tres años de li­ber­tad con­di­cio­nal pa­ra la pe­rio­dis­ta que agre­dió a re­fu­gia­dos

La Vanguardia - - INTERNACIONAL -

Las au­to­ri­da­des hún­ga­ras han con­de­na­do con tres años de li­ber­tad con­di­cio­nal a Pe­tra Lász­ló, la pe­rio­dis­ta que en sep­tiem­bre del 2015 fue fil­ma­da po­nien­do la zan­ca­di­lla y pa­tean­do a re­fu­gia­dos que en­tra­ban en Hun­gría des­de la fron­te­ra ser­bia, en unas imá­ge­nes que die­ron la vuel­ta al mun­do.

La re­por­te­ra ha si­do ha­lla­da cul­pa­ble de van­da­lis­mo por un juez de Sze­ged, en el sur del país, que ha de­cre­ta­do que el com­por­ta­mien­to de Lász­ló es­tu­vo “en con­tra de las nor­mas so­cia­les”. El juez re­cha­zó el ar­gu­men­to de su abogado, que ar­gu­yó que ha­bía ac­tua­do en de­fen­sa pro­pia, pre­sa del pá­ni­co al ver a cien­tos de per­so­nas co­rrien­do ha­cia ella. El si­rio Osa­ma Ab­dul Moh­sen y su hi­jo, que ca­ye­ron al sue­lo por las zan­ca­di­llas, fue­ron aco­gi­dos más tar­de en Es­pa­ña.

Lász­ló si­guió la se­sión por te­le­con­fe­ren­cia, llo­ró en va­rias oca­sio­nes y ase­gu­ró que re­cu­rri­rá la sen­ten­cia. El juez, sin em­bar­go, tam­bién se­ña­ló que no es de­mos­tra­ble que “el ori­gen de las víc­ti­mas o el he­cho de que se tra­ta­ra de in­mi­gran­tes” in­flu­ye­ra en su reac­ción. Su ac­ción des­per­tó una gran con­mo­ción en el país y Lász­ló, que es­ta­ba me­di­tan­do emi­grar a Ru­sia con su ma­ri­do una vez ter­mi­na­do el jui­cio, fue des­pe­di­da in­me­dia­ta­men­te por la ca­de­na de te­le­vi­sión N1, cer­ca­na al par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha hún­ga­ro Job­bik.

La sen­ten­cia lle­ga ape­nas un día des­pués de que el Go­bierno de Vik­tor Or­bán desafia­ra a Bru­se­las al anun­ciar la de­ten­ción sis­te­má­ti­ca de los mi­gran­tes que lle­guen a su país en cen­tros de in­ter­na­mien­to mien­tras se re­suel­ven sus pro­ce­di­mien­tos. “No po­drán mo­ver­se de for­ma li­bre por el país, no po­drán aban­do­nar el país o sa­lir de las zo­nas de trán­si­to”, de­cla­ró el mi­nis­tro de Go­ber­na­ción hún­ga­ro, Já­nos Lá­zár.

Or­bán afir­mó lue­go que es cons­cien­te de que es­ta me­di­da va “abier­ta­men­te en con­tra de la UE”, pe­se a que Hun­gría es un gran be­ne­fi­cia­rio de los fon­dos estructurales europeos. El de­re­cho eu­ro­peo es­ta­ble­ce que só­lo se pue­de im­pe­dir el li­bre mo­vi­mien­to de per­so­nas de for­ma in­di­vi­dual si su­po­ne un ries­go de­mos­tra­do pa­ra la se­gu­ri­dad.

Has­ta aho­ra, Hun­gría ya man­te­nía una du­ra po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción al de­jar en­trar só­lo 30 per­so­nas al día por los dos pa­sos fron­te­ri­zos con Ser­bia, en Hor­gos y en Ke­le­bia. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal o Mé­di­cos sin Fron­te­ras han de­nun­cia­do la vio­len­cia de­li­be­ra­da de la po­li­cía hún­ga­ra ha­cia los so­li­ci­tan­tes de asi­lo con ata­ques de pe­rros y gas pi­mien­ta, así co­mo cor­tes por em­pu­jar­los a las alam­bra­das. Fuen­tes del Go­bierno hún­ga­ro ne­ga­ron las acu­sa­cio­nes a es­te dia­rio.

Se­gún Bu­da­pest, en el 2016 un to­tal de 29.400 per­so­nas so­li­ci­ta­ron asi­lo en Hun­gría. Se con­ce­dió pro­tec­ción a 438.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.