Si­ria acu­sa a Is­rael del ata­que con mi­si­les con­tra un ae­ro­puer­to mi­li­tar

To­do apun­ta a que el Tsahal des­tru­yó un ar­se­nal de ar­mas des­ti­na­das a Hiz­bu­lah

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - HEN­RI­QUE CYMERMAN BENARROCH

Se­gún Al Ara­bi­ya, ocho al­tos mi­li­ta­res si­rios mu­rie­ron en el ata­que al ae­ró­dro­mo, a las afue­ras de Da­mas­co

El jue­ves por la no­che se oye­ron fuer­tes ex­plo­sio­nes en el ae­ro­puer­to mi­li­tar si­rio de Mez­ze, cer­cano a Da­mas­co y a po­cos ki­ló­me­tros del pa­la­cio del pre­si­den­te, Bas­har el Asad. Al pa­re­cer, se tra­ta­ba de mi­si­les tie­rra-tie­rra que ex­plo­ta­ron en al­ma­ce­nes de ar­ma­men­to. El Go­bierno si­rio acu­só de in­me­dia­to a Is­rael de ha­ber lan­za­do los pro­yec­ti­les des­de los al­tos del Go­lán, he­cho que se ha re­pe­ti­do por ter­ce­ra vez en po­co tiem­po. En el lu­gar bom­bar­dea­do se re­gis­tra­ron fuer­tes in­cen­dios y acu­die­ron mu­chas am­bu­lan­cias y, se­gún la ca­de­na ára­be Al Ara­bi­ya –iden­ti­fi­ca­da con la opo­si­ción–, ocho al­tos car­gos del ejér­ci­to per­die­ron la vi­da, en­tre ellos uno de la 4.ª di­vi­sión.

El ejér­ci­to si­rio ad­vir­tió de “las re­per­cu­sio­nes de es­ta ofen­si­va fla­gran­te” y el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res y su em­ba­ja­dor en la ONU, Bas­har Yaa­fa­ri, pre­sen­ta­ron una pro­tes­ta al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU. Fuen­tes mi­li­ta­res ci­ta­das por los me­dios si­rios de­fi­nie­ron el ata­que co­mo “par­te del apo­yo is­rae­lí a or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas en un in­ten­to de me­jo­rar su mo­ral”. En un do­cu­men­to en­via­do al nue­vo se­cre­ta­rio de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres, los si­rios se­ña­lan que se tra­ta del úl­ti­mo de una ca­de­na de ata­ques is­rae­líes “des­de el prin­ci­pio de la gue­rra con­tra el te­rror”, re­fi­rién­do­se a la gue­rra ci­vil que em­pe­zó en Si­ria en el 2011. El Go­bierno si­rio car­gó a su vez con­tra las in­te­li­gen­cias fran­ce­sa, bri­tá­ni­ca y nor­te­ame­ri­ca­na por su su­pues­to apo­yo al ata­que. Tam­bién acu­só a Ara­bia Sau­dí, Tur­quía y Qa­tar de in­ten­tar am­pliar su con­trol so­bre el te­rri­to­rio si­rio.

En el ba­rrio de Mez­ze, en el su­r­oes­te de la ca­pi­tal, se ha­llan va­rias em­ba­ja­das ex­tran­je­ras y la uni­ver­si­dad de Da­mas­co. El ejér­ci­to is­rae­lí se ne­gó a con­fir­mar o des­men­tir el ata­que. Sin em­bar­go, una fuen­te mi­li­tar con­sul­ta­da por es­te dia­rio ma­ni­fes­tó: “Los úl­ti­mos años he­mos de­mos­tra­do que in­ter­ve­ni­mos en la gue­rra si­ria so­la­men­te en dos cir­cuns­tan­cias: cuan­do des­cu­bri­mos que ar­mas es­tra­té­gi­cas ira­níes o si­rias es­tán a pun­to de ser en­tre­ga­das al gru­po li­ba­nés Hiz­bu­lah, que nos ame­na­za ya con 150.000 mi­si­les, o cuan­do es ne­ce­sa­ria nues­tra in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria en la fron­te­ra”.

En los úl­ti­mos años, el Tsahal acos­tum­bra a per­mi­tir la en­tra­da de am­bu­lan­cias des­de te­rri­to­rio si­rio, tras­la­dan­do he­ri­dos de gue­rra al hos­pi­tal mi­li­tar crea­do en el nor­te del país con mé­di­cos y en­fer­me­ros re­ser­vis­tas, o a los hos­pi­ta­les de las ciu­da­des de Sa­fed, Naha­ri­ya o Afu­la. Mi­les de si­rios han si­do tra­ta­dos en Is­rael, sien­do de­vuel­tos lue­go a su país.

No es la pri­me­ra vez que la fuer­za aé­rea is­rae­lí ata­ca es­te ae­ro­puer­to, des­de el que se­gún fuen­tes he­breas se tras­la­da a Hiz­bu­lah to­do ti­po de ar­ma­men­to. El pa­sa­do abril, el pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Be­nia­min Ne­tan­yahu, ad­mi­tió pú­bli­ca­men­te por pri­me­ra vez que en los úl­ti­mos años Is­rael ata­có en de­ce­nas de oca­sio­nes con­voys de ar­mas si­rias e ira­níes des­ti­na­das al gru­po li­ba­nés, alia­do de Da­mas­co y Tehe­rán.

OMAR HAJ KADOUR / AFP

Ee­fec­tos de un bom­bar­deo ayer del ejér­ci­to si­rio so­bre Bin­nish, en las afue­ras de Id­lib

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.