El cha­vis­mo des­plie­ga una nue­va ola in­ti­mi­da­to­ria con­tra la opo­si­ción

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - RO­BERT MUR

La olla a pre­sión ve­ne­zo­la­na hier­ve por enési­ma vez. Se re­pi­te el guión: el cha­vis­mo pro­vo­ca a la opo­si­ción des­pués de que es­ta to­ma­ra una me­di­da con­tra el Go­bierno, la “des­ti­tu­ción” par­la­men­ta­ria del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. Un brin­dis al sol que re­abre la per­se­cu­ción: en el pun­to de mi­ra es­tá aho­ra Li­lian Tin­to­ri, la em­ble­má­ti­ca es­po­sa del en­car­ce­la­do Leo­pol­do Ló­pez.

Tin­to­ri fue vin­cu­la­da el jue­ves por el Go­bierno con un su­pues­to in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do. El mi­nis­tro de In­te­rior y Jus­ti­cia, Nés­tor Re­ve­rol, di­fun­dió gra­ba­cio­nes te­le­fó­ni­cas in­co­ne­xas en­tre Tin­to­ri y el dipu­tado Gil­ber Ca­ro pa­ra con­cluir que es­tá en mar­cha “un plan te­rro­ris­ta des­es­ta­bi­li­za­dor”. Tin­to­ri de­nun­ció que vehícu­los del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia ro­dea­ron su ca­sa. Ca­ro, miem­bro de Vo­lun­tad Po­pu­lar (VP), el par­ti­do de Ló­pez, es­tá de­te­ni­do e in­co­mu­ni­ca­do des­de el miér­co­les, acu­sa­do de te­nen­cia de ar­mas y ex­plo­si­vos.

La nue­va teo­ría cons­pi­ra­ti­va fue apo­ya­da por el dipu­tado Diosdado Cabello –nú­me­ro dos del cha­vis­mo–, que acu­só a VP de in­ten­to de gol­pe y que­rer pro­vo­car una “ma­sa­cre” en las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­vo­ca­das pa­ra la se­ma­na que vie­ne. Cabello tam­bién apun­tó al es­col­ta de Tin­to­ri, Wal­ter Mén­dez, que jun­to a Ca­ro li­de­ra­ría “una es­truc­tu­ra de cho­que in­te­gra­da por cé­lu­las pa­ra­mi­li­ta­res co­lom­bia­nas”.

El ob­je­ti­vo del su­pues­to gol­pe se­ría li­be­rar a Ló­pez, con­de­na­do a ca­si 14 años de cár­cel por in­ci­tar a las pro­tes­tas del 2014 don­de mu­rie­ron 43 per­so­nas. Tin­to­ri no só­lo ne­gó esa cons­pi­ra­ción, sino que ayer de­nun­ció a Cabello y Re­ve­rol an­te la fis­ca­lía por acu­sa­cio­nes fal­sas.

La de­ten­ción de Ca­ro se su­ma a la de otros miem­bros de VP, en las úl­ti­mas ho­ras. El Go­bierno de­ci­dió el re­in­gre­so en pri­sión del ge­ne­ral Raúl Ba­duel –exa­lia­do de Chá­vez y con­de­na­do por co­rrup­ción– que es­ta­ba en li­ber­tad con­di­cio­nal. Y pa­ra­le­la­men­te, el cha­vis­mo avan­za en la in­ha­bi­li­ta­ción del ex­can­di­da­to pre­si­den­cial Hen­ri­que Ca­pri­les.

La nue­va ola in­ti­mi­da­to­ria ha­cia la opo­si­ción se en­mar­ca en las ac­cio­nes del Co­man­do Na­cio­nal An­ti­gol­pe crea­do por Ma­du­ro tras nom­brar la se­ma­na pa­sa­da a Ta­reck El Ais­sa­mi vi­ce­pre­si­den­te del país. El Ais­sa­mi di­ri­ge es­te co­man­do y se­ría el sus­ti­tu­to de Ma­du­ro si di­mi­tie­ra o fue­ra des­ti­tui­do en el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio que la opo­si­ción ya no tie­ne in­te­rés en pro­mo­ver, pues des­pués del 10 de enero el cha­vis­mo no tie­ne obli­ga­ción de con­vo­car elec­cio­nes si per­die­ra el ple­bis­ci­to.

A pe­sar de to­do, ayer es­ta­ba pre­vis­ta una nue­va reunión de los me­dia­do­res del Va­ti­cano con Go­bierno y opo­si­ción, aun­que al cie­rre de es­ta edi­ción no se con­fir­mó si se ha­bía ce­le­bra­do. No obs­tan­te, el pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Ve­ne­zue­la, Die­go Pa­drón, re­co­no­ció ayer que hay “una ola de re­pre­sión con­tra los di­si­den­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.