El Go­bierno lle­va al TC su con­flic­to con la opo­si­ción en el Con­gre­so

El Par­la­men­to tra­mi­tó pro­po­si­cio­nes de ley a las que se opo­nía el Eje­cu­ti­vo

La Vanguardia - - POLÍTICA - CARMEN DEL RIE­GO Ma­drid

Los diez me­ses de in­te­ri­ni­dad po­lí­ti­ca en la que vi­vió Es­pa­ña, los que van des­de la ce­le­bra­ción de las elec­cio­nes del 20 de di­ciem­bre del 2015 has­ta que el 29 de oc­tu­bre del 2016 Ma­riano Ra­joy fue in­ves­ti­do pre­si­den­te, han de­ja­do mu­chos pe­los en la ga­te­ra y al­gu­nos con­flic­tos aún sin re­sol­ver, pe­se a que se ha­ya ins­tau­ra­do la nor­ma­li­dad po­lí­ti­ca. Por ello, el Eje­cu­ti­vo quie­re que esos con­flic­tos se acla­ren, y que lo ha­ga el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC), por si se vuel­ven a dar las mis­mas cir­cuns­tan­cias.

Pa­ra ello, el Con­se­jo de Mi­nis­tros de­ci­dió ayer pre­sen­tar dos con­flic­tos de atri­bu­cio­nes an­te el TC por la ad­mi­sión a trá­mi­te por par­te de la Me­sa del Con­gre­so de dos pro­po­si­cio­nes de ley que el Go­bierno ha­bía ve­ta­do por con­si­de­rar que su­po­nían un in­cre­men­to del gas­to, mo­ti­vo por el cual la ley au­to­ri­za al Go­bierno a ve­tar la tra­mi­ta­ción de una ini­cia­ti­va par­la­men­ta­ria de la opo­si­ción.

Las dos pro­po­si­cio­nes de ley so­bre las que el Go­bierno ha­bía mos­tra­do su dis­con­for­mi­dad y la Me­sa del Con­gre­so tra­mi­tó, a pe­sar de ello, afec­tan al ca­len­da­rio de im­plan­ta­ción de la Lom­ce a las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res sub­con­tra­ta­dos, plan­tea­das en oc­tu­bre pa­sa­do, an­tes de que hu­bie­ra nue­vo go­bierno. En am­bos ca­sos, la Me­sa del Con­gre­so con­si­de­ró que el Go­bierno “no jus­ti­fi­ca­ba de for­ma ob­je­ti­va y su­fi­cien­te el au­men­to de cré­di­tos o dis­mi­nu­ción de in­gre­sos”, sin ma­yo­res ex­pli­ca­cio­nes, se­gún se­ña­la el acuer­do de ayer del Con­se­jo de Mi­nis­tros.

La Me­sa del Con­gre­so re­cha­zó a fi­na­les de di­ciem­bre la pre­ten­sión del Go­bierno, mo­ti­vo por el cual el Con­se­jo de Mi­nis­tros de­ci­dió adop­tar ayer los acuer­dos de con­flic­to de atri­bu­cio­nes, al con­si­de­rar que las ra­zo­nes de la Me­sa del Con­gre­so su­po­nen una in­frac­ción del ar­tícu­lo 134.6 de la Cons­ti­tu­ción, “al frus­trar el ejer­ci­cio de una fa­cul­tad que la Cons­ti­tu­ción re­co­no­ce ex­pre­sa­men­te al Go­bierno: la de opo­ner­se a la tra­mi­ta­ción de las pro­po­si­cio­nes de ley que su­pon­gan un au­men­to de gas­tos o dis­mi­nu­ción de in­gre­sos pre­su­pues­ta­rios”.

El mi­nis­tro Por­ta­voz, Íñi­go Mén­dez de Vi­go, de­jó cla­ro que el re­cur­so al Cons­ti­tu­cio­nal no su­po­ne po­ner en cues­tión los te­mas de fon­do a los que se re­fie­ren las dos pro­po­si­cio­nes de ley, y co­mo mues­tra de ello sub­ra­yó que una de las pro­po­si­cio­nes de ley, la re­fe­ri­da al ca­len­da­rio de la Lom­ce, ya ha si­do asu­mi­da en un de­cre­to ley apro­ba­do por con­sen­so tras la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy.

El in­te­rés del Eje­cu­ti­vo es “con­tro­lar” y ase­gu­rar el de­re­cho que tie­ne el Go­bierno de opo­ner­se a cual­quier ini­cia­ti­va que im­pli­que au­men­to de gas­to o dis­mi­nu­ción de in­gre­so, por­que “es una re­gla esen­cial del par­la­men­ta­ris­mo”. A jui­cio del Mén­dez de Vi­go, se tra­ta de “sal­va­guar­dar de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les” que es bueno que acla­re el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal has­ta dón­de lle­gan. El Al­to Tri­bu­nal tam­bién tie­ne pen­dien­te de re­so­lu­ción un con­flic­to de atri­bu­ción de com­pe­ten­cias en­tre el Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo, in­ter­pues­to por el Con­gre­so de los Dipu­tados, y que se re­fie­re al con­trol par­la­men­ta­rio or­di­na­rio a un Go­bierno en fun­cio­nes.

Du­ran­te la le­gis­la­tu­ra frus­tra­da de las elec­cio­nes del 20 de di­ciem­bre, que no con­si­guió ele­gir pre­si­den­te, los gru­pos de PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, con ma­yo­ría en la Me­sa del Con­gre­so pre­si­di­da por Pat­xi Ló­pez, de­ci­die­ron que, aun­que el Go­bierno es­tu­vie­ra en fun­cio­nes, de­bía so­me­ter­se al con­trol del Par­la­men­to, al­go a lo que se ne­gó el Eje­cu­ti­vo de Ra­joy, por con­si­de­rar que te­nía li­mi­ta­das sus fun­cio­nes y no po­día adop­tar de­ci­sio­nes de ca­rác­ter po­lí­ti­co. Y co­mo el Ga­bi­ne­te de­bía cir­cuns­cri­bir­se al des­pa­cho or­di­na­rio de los asun­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, no se po­día ejer­cer so­bre el Go­bierno en fun­cio­nes un con­trol po­lí­ti­co. El Cons­ti­tu­cio­nal de­be­rá acla­rar­lo.

El Cons­ti­tu­cio­nal to­da­vía de­be acla­rar si el Con­gre­so pue­de con­tro­lar a un go­bierno en fun­cio­nes

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

El por­ta­voz del Go­bierno, Mén­dez de Vi­go, jun­to a la mi­nis­tra Fá­ti­ma Bá­ñez, tras el Con­se­jo de Mi­nis­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.